Alegoría de Kierkegaard

Cuando Kierkegaard entusiasmaba y no era una búsqueda en Google

“Al día siguiente corríamos a la biblioteca para descubrir los libros del filósofo danés olvidado, pues ignorar algo extraño que otro conocía constituía para nosotros un descrédito”, narra Stefan Zweig en su mundo de ayer cuando un compañero de café -de ese típico café europeo donde nació una primitiva democracia– exponía la idea del egotismo del […]