“Ahora el aborto parece la pastilla del día después”

Para Manuela, mujer que abortó de manera voluntaria en diciembre del 2006, las causas para abortar se han alejado del derecho a decidir y han pasado a ser una ley carente de sentido. “Cada vez tenemos menos cabeza y las niñas abortan por capricho”, ha detallado. Prueba de que el aborto ha ido normalizándose con el paso de los años son los datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad.

“Cada vez tenemos menos cabeza y las niñas abortan por capricho”

Desde que el aborto fue despenalizado, en 1985, el número de abortos practicados quirúrgicamente aumentó en grandes cantidades pasando de ser 411 en 1986 a 111.482 en 2010. Durante ese periodo exceptuando 1986 el número de interrupciones voluntarias del embarazo no baja de 16.206 alcanzando su máximo en el 2008 con 115.812 abortos.

A partir de 2010 con la ley 2/10 aprobada también durante una legislatura del PSOE, los abortos practicados anualmente no se distanciaron de la cifra de los 100.000. Además el año pasado el partido de Sánchez propuso revisar la reforma llevada a cabo por el PP en 2015 que obligaba a las menores de 16 y 17 años a tener permiso de un tutor legal para abortar. Dicha revisión tiene como fin sacar adelante la propuesta de la Ministra de Igualdad Irene Montero que permitiría a estas menores abortar sin pedir permiso a nadie.

 ¿Todos los ciudadanos de España apoyan estas leyes?

Siguiendo las leyes aprobadas puede parecer que sí, pero la realidad es totalmente diferente. Una gran mayoría de personas se resisten al aborto. Y no solo las personas sino la propia moral y la constitución, que recoge el derecho a la vida, son un continuo estorbo para las leyes que garantizan el aborto y sus seguidores. En 2009 la asociación HazteOir.org presento un manifiesto denominado “La Declaración de Madrid”. En este miles de intelectuales y científicos rechazaban la ley aprobada por Zapatero en 2010. Además ese mismo año el Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla se adhirió al manifiesto. Más a pie de calle, cientos de asociaciones luchan día a día por terminar con esta ley.

Las principales organizaciones en contra del aborto en España son: HazteOir.org, Más Vida, Federación de Asociaciones Provida España, 40 días por la vida, Escuela de Rescate a la madrileña, etcétera. Estas y muchas más se reúnen cada año en una manifestación que envuelve la capital de gritos en contra de la interrupción voluntaria del embarazo.

¿Dónde se encuentra la nueva polémica de esta lucha?

El PSOE ha presentado en junio, en el Congreso de los Diputados, una proposición de ley que recoge que aquellos provida que se acerquen a las clínicas abortivas a “obstaculizar” la intención de abortar de las mujeres puedan ser condenados a penas de cárcel. La Escuela de Rescatadores a la madrileña que este año ha aglutinado frente a la Clínica Dator (la primera en realizar abortos en España) alrededor de 10.000 personas, es la más afectada por esta proposición de ley.

Su dirigente Jesús Poveda (médico psiquiatra) afirma que este intento no es más que “una manera de amenazar barriobajera”. Este mismo, tras hacer frente a la Clínica Dator cada 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, una sentada, siempre termina detenido. Las causas supuestamente de esa detención son alteración del orden público y desobediencia a la autoridad. En todas las ocasiones el médico ha salido de los juzgados sin ningún tipo de condena. “Me da vergüenza hacer esto”, asegura el psiquiatra haber escuchado de agentes que le estaban deteniendo tras las famosas sentadas.

Los grupos que protagonizan actos similares a los de La Escuela de Rescatadores a la madrileña detallan que ellos no acosan a nadie y que simplemente informan a las mujeres de que hay más opciones. Según estos las clínicas no proporcionan dicha información, que la ley obliga a dar a las clientes, porque su único fin es lucrarse realizando el mayor número de abortos posible.

Muchas mujeres como Manuela que han abortado años atrás coinciden con las asociaciones provida en este punto. “Que se piense muy bien lo que va a hacer y darle toda la información que pudiese”, detalla Manuela que le contestaría a una chica que se le acerque para decirle que tiene intención de abortar. Además afirma que no hay buenos ni malos y que este problema va mucho más allá de las ideologías.