¿Botellón o discoteca?: nadie puede competir con una copa a 3 euros

Telemadrid /licencias creative commons

Desde el mismo lunes, jóvenes como Ana y sus amigos comienzan ya a planificar su fin de semana y más ahora que en la actualidad, por la situación pandémica por la que pasamos, los lugares de ocio nocturno son más restrictivos con el aforo, mesas y precio. Aquí se crea el problema… ¿Discotecas o botellones? Siempre hay diversas opiniones.

“Depende de la situación, pero prefiero discoteca, ya que la música me llama más y bailo más”, explica Ana, mientras que otro joven comenta que prefiere ir a un botellón, ya que “es más barato”.

Ciudad Universitaria, Parque de Berlín, Parque del Oeste, Plaza del Dos de Mayo… son algunas de las localizaciones donde estas últimas semanas hemos encontrado una mayor concentración de jóvenes que acudían a botellones. Grupos masificados, peleas, vandalismo o robos han sido el desenlace de estas concentraciones que se repiten cada vez con más frecuencia en ciudades como Madrid o Barcelona.

Tras estas convocatorias, la Policía Municipal se ha visto sobrepasada y en ocasiones, como la de ciudad universitaria, declaraban al periódico El Mundo que, sin un previo aviso por parte de la universidad, el operativo correspondiente no pudo ser preparado por lo tanto “disolver a unas 25.000 personas era tarea casi imposible”.

¿Por qué los jóvenes acuden a los botellones?

Tras estos meses con el ocio nocturno paralizado, sin poder salir o por miedo al contagio, los jóvenes más que nunca sienten esa necesidad de volver a disfrutar de las fiestas que anteriormente tenían restringidas, pero que, tras verse una notable mejora en la situación sanitaria, pueden volver a aprovechar.

María es una joven de 19 años que cuenta que el mayor problema para salir actualmente de fiesta es el alto precio que piden las discotecas, así como la organización que conlleva el que ahora se tenga que reservar con una semana de antelación, ya que por el contrario “te quedas sin sitios o suben más los precios por mesas”. “Debido a esto buscamos la fiesta en otros lugares que no sean únicamente discotecas”, afirma uno de ellos mientras planea dónde ir con sus amigos.

“Buscamos la fiesta en otros lugares que no sean únicamente en discotecas”

Las discotecas madrileñas volvieron a partir del 20 de septiembre a estar más cerca de la normalidad gracias a que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, suprimió las restricciones horarias permitiendo así que lugares como las discotecas abrieran hasta las seis de la mañana. Además, a partir del 4 de octubre Madrid ya no tendrá limitaciones en el aforo de cines, teatros, discotecas… Poco a poco se van reduciendo las limitaciones.

“El tema de acudir al botellón es principalmente el dinero porque de ambiente a mí me gusta más el de una discoteca”, comentaba otra joven. El problema económico es la principal causa de que los jóvenes quieran acudir a otro lugar.

“3 pavos y va que chuta, porque además luego te cobran la entrada”, se lamenta María. Y es una pena, porque lo que se ahorran en el bolsillo lo pierden -en algunos casos- en la posibilidad de socializar y conocer a gente más afín.

About Beatriz Alonso de Medina Vivar