Ouka Leele. Supernova: la movida madrileña en su máximo esplendor

“Toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

Esta frase que empleó Pedro Calderón de la Barca en su obra La vida es sueño es aplicable a las obras de la artista Bárbara Allende, más conocida como Ouka Leele. Y es que la artista de la generación de la movida madrileña no deja indiferente a nadie. Las obras vanguardistas que ha ido creando a lo largo de su carrera han incomodado y enamorado a la gente a partes iguales, hasta el punto de haber conseguido, en 2005, el Premio Nacional de Fotografía.

Desde pequeña siempre le gustó dibujar y crear viñetas minimalistas, en las cuales predominaba el texto y llamaba la atención el tamaño de las bocas de los personajes, dando a entender que siempre ha priorizado lo que la gente tenga que decir y no cómo son físicamente. Una declaración de intenciones de lo que vendría después.

Viñetas de su juventud

Se denomina movida madrileña al grupo de artistas (pintores, cantantes, directores de cine…) que, durante la transición, salieron a la luz y rompieron con todos los esquemas impuestos durante el franquismo.

“La fotografía fue una salida. Era la ley del terror”, explica Ouka Lele sobre las medidas impuestas por su pareja

Durante la década de los 80, Ouka comenzó a fotografiar a sus amigos, exagerando las actividades que hacían entre ellos, y creando obras mediante la técnica del collage. Con el tiempo reconoció que dejó de pintar porque su pareja de entonces se lo prohibía. “La fotografía fue una salida; era la ley del terror”, confesaba en una entrevista para “El Obrero”.

Primeras vanguardias

“La gente se toma demasiado en serio mis imágenes”

En 1979 expuso su primera serie de fotos artísticas, “Peluquería”. Leele llegó a la inauguración con un vestido en forma de fuelle de cámara fotográfica y un cochinillo en la cabeza, con bombillas dentro de la cabeza. “La gente se toma demasiado en serio mis imágenes, como si fueran una crítica a la sociedad, y no es así”, declaraba la artista en el evento.

Al ver las obras, queda claro que su intención es crear una sensación en quien las ve. El contraste de colores llamativos y las imágenes grotescas hacen que el receptor se cuestione el por qué de sus obras. Pero absorbe también su atención.

No obstante, su punto de vista e imaginación únicos han hecho que fuese contratada para hacer portadas de discos (“Los Burritos” o “Ilegales”, entre otros grupos) y portadas de revistas, como “La Luna de Madrid”.

Fotografía original y edición para la revista “La Luna de Madrid”

Ouka Leele. Supernova está expuesta en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, hasta el 24 de octubre, en la calle de Alcalá, 42.