La mujer en la música de los Reales Sitios: pasado y presente

Billie Eilish, Rosalía, Shakira… Hoy en día, estos son nombres reconocidos por la mayoría de la población. Estilos musicales como el trap o el reguetón se han puesto de moda y las mujeres son tan o más protagonistas que sus compañeros de profesión hombres. Sin embargo, si echamos la vista atrás a, digamos, dos siglos, ¿reconoceríamos los nombres de las compositoras de música clásica?

Clara Schumann, la pionera

La pianista Clara Schumann escribió en el siglo XIX que “hubo un tiempo en el que yo creía tener talento creativo, pero he renunciado a esa idea; una mujer no debe tener el deseo de componer: si ninguna ha podido hacerlo, ¿por qué iba a poder yo?”. Cuando apuntó estas palabras todavía era Clara Wieck, antes de casarse con Robert Schumann y adoptar su apellido.

Las partituras de Schumann ven ahora la luz dos siglos después de ser escritas

Ella es una de las compositoras femeninas mejor recordadas de aquella época, pero no ocupa el espacio que le corresponde en la Historia, porque su talento, por ser mujer, acabó relegado al ámbito privado de su hogar. Pero esas extraordinarias partituras que se habían quedado atrapadas entre las paredes de la casa de los Schumann ahora ven la luz gracias a la reivindicación de organismos públicos como Patrimonio Nacional.

Autoras atemporales

Patrimonio Nacional es un organismo público que se dedica, entre otras cosas, a la puesta a disposición de los ciudadanos del patrimonio histórico-artístico a través de su uso con fines culturales, científicos y docentes. Este año ha decidido que, por primera vez en la historia de la institución, la mujer sea la protagonista de Temporada de Música Clásica.

María Rosa Coccia, María Luisa Chevalier e Isabel Prota, entre otras, son autoras que no tuvieron el reconocimiento que pudieron tener sus análogos Beethoven, Mozart o Chopen. La presidenta de Patrimonio Nacional, María de los Llanos Castellanos, ha afirmado que “el papel de la mujer ha sido invisibilizado por protagonistas masculinos que querían dejar a la mujer en la sombra (…)”. Ahora tenemos nuevos nombres como los de Marisa Manchado, Zulema de la Cruz que merecen reconocimiento.

Pero son muchas las compositoras que ahora se están haciendo un hueco haciendo este tipo de música, incluso siendo premiadas, como Teresa Catalán (Premio Nacional de Música 2017), Raquel García-Tomás (Premio Nacional de Música 2020) o Elena Mendoza (Premio Nacional de Música 2010).

“El papel de la mujer ha sido invisibilizado por protagonistas masculinos que querían dejar a la mujer en la sombra”

Por tanto, a lo largo del año la programación de Patrimonio Nacional estará enfocada a la realización de más de 45 conciertos en ocho Reales Sitios. De esta forma, se podrá escuchar la obra de autoras contemporáneas como Mercedes Zavala y Consuelo Díaz.

Desde el pasado 18 de marzo hasta el 18 de diciembre de este año se celebrarán todos estos conciertos en la Comunidad de Madrid, Castilla y León y Extremadura. Del mismo modo, se programará también por primera un espectáculo de danza histórica y se incluirá al Monasterio de Las Huelgas como referente de la música medieval femenina.

La mujer en la música clásica a través del tiempo

Susana Castro, Jefa de Redacción de Melómano -revista especializada en música clásica- asegura que “la situación de la mujer en la música clásica en España ha mejorado con respecto a décadas anteriores, sobre todo en lo que a composición y dirección orquestal se refiere, disciplinas en las que la igualdad está muy lejos de conseguirse, pero es evidente que queda un largo camino por andar cuando se analizan las programaciones de las grandes entidades sinfónicas del país”.

Esta afirmación de Castro se puede corroborar comprobando los datos de la asociación Clásicas y Modernas, en colaboración con la Fundación SGAE Mujeres en la Música y Mujeres Creadoras de Música en España, que ha elaborado el estudio «¿Dónde están las mujeres en la música sinfónica?», en el que se analiza el papel de la mujer dentro de esta disciplina; las conclusiones de la investigación son que “tan solo el 5% de los directores de orquesta presentes en las temporadas sinfónicas son mujeres y solo el 1% de las obras programadas son de compositoras”.

“Cuantas menos mujeres haya ejerciendo este tipo de profesiones, menos niñas querrán dedicarse a ellas”

Castro explica también que “las mujeres no se enfrentan a los mismos prejuicios hoy en día con respecto al pasado, pero la falta de oportunidades se convierte en una falta de referentes y al final es la pescadilla que se muerde la cola: cuantas menos mujeres haya ejerciendo este tipo de profesiones, menos niñas querrán dedicarse a ellas porque no se sienten reflejadas”.