Especial elecciones Madrid (14) / Así se prepara el 4-M

El 4-M ha pillado a todos con la guardia electoral baja y Madrid se ha visto envuelta en propaganda sin previo aviso. Aunque más de improviso ha pillado en el Ayuntamiento donde desde que se anuncio corren de un lado a otro para que todo salga bien a tiempo.

Estas elecciones han sido duras de organizar. Se han hecho con el tiempo mínimo que marca la ley de cincuenta y cinco días, lo cual puede desencadenar muchos problemas a la hora de la organización. Teniendo en cuenta que el proceso de organización de las elecciones empieza cuando sale el decreto, antes no se puede hacer nada, ya que son temas legales.

Día no lectivo en los colegios

Según explica Paloma Fominaya, empleada de la subdirección general de estadística del Ayuntamiento de Madrid, lo primero que se debe hacer es organizar todos los colegios electorales. Este año se ha complicado más de lo normal, tanto por la COVID como por la tormenta de la Filomena. Ha habido que ir de colegio en colegio revisándolos parar ver si cumplían las medidas COVID de ventilación y espacio tanto como si cumplían las características específicas para que todos los votantes puedan acceder.

Debido a que las elecciones se realizan un martes, muchos colegios rechazaban ser colegios electorales hasta que la comunidad declaró que ese día no será lectivo para aquellos colegios que sean electorales.

Los colegios electorales no son solo instituciones escolares

Los colegios electorales no son solo instituciones escolares, sino que también pueden ser pabellones deportivos, centros de mayores, instituciones de atención a personas con discapacidades… Dependiendo de lo que las juntas municipales vean conveniente para que sea más cómodo el ir a votar y se haga en un lugar apto para la organización de las elecciones.

Todos los colegios electorales tienen un coordinador que se encarga de montar mesas, recibir sobres y colocar todo, cobrando 700 € aproximadamente por la jornada electoral (7 de la mañana hasta después del recuento de votos). Si hay muchas mesas hay un segundo coordinador que cobra menos (200 € aproximadamente). Debido a esta situación, los coordinadores de los colegios se cambian cada poco tiempo, normalmente por razones de la COVID, lo que deja a los que lo organizan informados y con poco tiempo de ponerles al día teniendo que hacer todo a contra reloj.

Su estructura está formada por una habitación para la comisión judicial (formada por un grupo de jueces que se eligen por sorteo y pueden ser de lo penal, de 1a instancia, de lo social, Mercantil, de menores, de Violencia sobre la mujer, existen juzgados titulares y suplentes por si acaso), en la que cuando termina la votación se hace el recuento de votos, se recogen y los llevan a los juzgados y hacer otro recuento. Este año se cuentan con 37 comisiones para 429 colegios electorales que hay en la Comunidad de Madrid.

Puede haber una o dos comisiones judiciales, que se les asignan auxiliares a los cuales se les destina un material para poder trabajar como ordenadores, impresoras… Lo cual ha sido un problema, ya que no había teléfonos para los auxiliares de mesa, explica Paloma Fominaya.

Se ha tratado de reducir el número de votantes por mesa y esto choca con las medidas de seguridad de la COVID

Para organizar cuantas mesas electorales debe de haber se hace un cómputo según el número de electores. Desde la subdirección general de estadística se hicieron cálculos equitativos, aunque este año ha habido más problemas debido a que se ha tratado de reducir el número de votantes por mesa y choca por la capacidad de los colegios y las medidas de seguridad de la COVID.

La organización por parte del Ayuntamiento terminó el domingo 2 de mayo, con la preparación de los sobres de las mesas electorales. Día en el que todos los que hayan trabajado en la organización, voluntariamente, van y pasan el día estructurando todo y haciéndose cargo de que llega todo bien a los colegios electorales. La suerte está echada.