Día del Libro (8) / Jorge Bustos y la importancia del estilo y la mirada

La Universidad Villanueva ha conmemorado el Día del Libro con la lectura continuada del Quijote, a cargo de varios profesores y alumnos, y una conferencia del columnista, escritor y director de Opinión de El Mundo Jorge Bustos, habitual colaborador también de programas como Herrera en Cope.

Jorge Bustos acudió al Día del Libro a la Universidad Villanueva a presentar “Asombro y desencanto, de la editorial Libros del Asteroide, y compartió su concepción del periodismo y de los relatos de viajes de la mano del profesor de Periodismo de Villanueva Álvaro Lucas.

Explicó que se hizo periodista “por la fuerza de la lectura y la escritura”, pero que estudió Filología y Literatura. “A pesar de todo, tenía algo claro y es que siempre quise ser escritor”, aclara el invitado. Le gustaba leer columnas y en su casa leía siempre las del ABC y El Mundo, por lo que se trazó el plan de entrar en el mundo del periodismo y vivir de él.

Acerca del periodismo

Explica Bustos que el periodismo hace años había cobrado menos importancia y la literatura más, pero ahora se sitúa en un 80 % el periodismo y un 20% la literatura. “Ahora que tenemos el debate si el periodismo tiene futuro con eso de las redes sociales, el periodismo requiere de un aprendizaje del oficio, el propio rodaje te convierte o no en un periodista”, explica el invitado. Para Bustos, el oficio es tan sencillo como aprender de la práctica. “El periodismo se práctica: pateando las calles, teniendo una agenda de contactos, siendo especialista en datos y conociéndolos, plasmándolos y dándoles una buena estructura para que sean atractivos”. Para ser un buen periodista, en definitiva, hay que saber escribir, con honestidad y dejarse llevar por lo que se observa.

El periodismo requiere de un aprendizaje del oficio, el propio rodaje te convierte o no en un periodista

Historia de “Asombro y desencanto”

“Este es un libro de no ficción, de sinceridad, de realidad”, manifiesta Bustos.

La primera parte del libro, nos cuenta el invitado, es un viaje a La Mancha, en el que recorrió los lugares de Azorín y de Cervantes, entre otros. Tenía a Azorín como guía en el viaje e iba solo, con un bloc de notas. “El 80 % es el viaje a la Mancha y el otro 20% es el viaje a Francia”, explica Bustos.

“Viajé a lugares conocidos y tuve la capacidad de mirarlos como si fuese la primera vez” relata el periodista, además de que “el asombro lo descubres e impresionas así al lector y das creatividad a los textos”, expresa.

Cuenta el periodista que pertenece a una generación que se dedica a hacer viajes exóticos” y, sin embargo, a veces lo más cercano es lo más profundo, lo más apasionante”, manifiesta Bustos.

El poder de la mirada

Tal como dice el escritor Andrés Trapiello, lo difícil es aprender a mirar. “La clave para el periodista es la mirada y el estilo- expresa Bustos- si quieres contar algo nuevo, para conseguir el derecho a ser escuchado, hay que construir una nueva mirada hacia los hechos y escribirlos con estilo”, interpreta Bustos.

“Para construir esa mirada hay que leer mucho y atreverse a mirar las cosas sin parecer un palo”, revela.

Un gran ejemplo de mirada -nos cuenta Bustos- son los niños. Cada día descubren algo nuevo. Así, a su juicio, tiene que ser un periodista.

“Hay algunos autores que para mí son más importantes, los que te educan la mirada: los que eligen adjetivos con minuciosidad, los que eligen la libertad a la hora de escribir…Periodistas como Nogales. Obras perfectas de relojería”, cuenta reflexivo Bustos.

Un gran ejemplo de mirada son los niños. Cada día descubren algo nuevo. Así tiene que ser un periodista

Perder el miedo a la crítica

El periodista de El Mundo explica que mucha gente tiene pánico a lo que vayan a opinar de ellos mismos, pero hay que conseguir liberarse de las opiniones y miradas ajenas. Tener audacia. “Se trata de que, aunque tu opinión vaya a ser criticada – expresa- consigas escribirla”.

Ahora son los ciudadanos, mediante las redes sociales, los que aplican la censura. Y, si el periodista no redacta lo que piensa, se reduce su libertad de expresión, explica .

Si el periodista no redacta lo que piensa, se reduce su libertad de expresión

“Hay que tener una línea editorial y una línea discrepante y perder el miedo a la crítica”, aconseja el periodista.

“El Mundo siempre se ha atrevido a dar la vuelta a las cosas. Hay mucha movilidad en el buen sentido. Y esto ha sido una gran escuela para mí”, explica Bustos orgulloso.

Cómo atrapar la atención

Explica Bustos que la atención de un ser humano, según expertos, es de 20 minutos continuados. El periodista lo justifica diciendo que es por el móvil. Cree que los jóvenes tienden a no prestar atención y posturear sobre sus vidas en redes sociales. Pero lanza un mensaje esperanzador, diciendo que confía en los jóvenes y que lo importante es tener buenos periodistas y escritores que les atrapen con sus historias.