Día del Libro (6) / Machista, clasista o solidario: “El Quijote” con los clichés del siglo XXI

Pese a ser el autor español más reconocido, lo cierto es que Cervantes vivió en un pequeño piso del centro de Madrid, en una minúscula habitación del Barrio de las Letras. Esta es la misma situación que la que vive un estudiante del siglo XXI en esta ciudad. Lo cierto es que, aunque todavía siga siendo la obra literaria más traducida después de la Biblia, ¿cómo se interpretaría “El Quijote” si hubiese sido escrito hoy en día? En este Día del Libro te lo explicamos.

Aspectos sociales

Uno de los movimientos sociales actuales más activos es el feminismo. Aquí se abre el debate: ¿Don Quijote era caballeroso y trataba correctamente a Dulcinea o, por lo contrario, podría llegar a considerarse acoso? Parece que las cosas han cambiado mucho en esto últimos 416 años, ya que ahora sería duramente criticado el hecho de que Dulcinea no pudiera ser independiente y necesitase la figura de un hombre que la socorriese. ¿O es que acaso en el año 1605 se pensó en tener un día por las mujeres? Nos preguntamos si Dulcinea hubiese asistido al 8-M.

Algo que se intenta romper son los estereotipos, pero esto se vuelve complicado cuando el autor da tantos detalles que hacen que las imágenes creadas por el lector se vuelvan obligatoriamente peyorativas. El problema nace cuando el protagonista principal se refleja como un hombre alto, esbelto y acompañado de un caballero que, aunque en este caso no fuese del todo elegante, siempre es mejor representado que un burro. Miguel de Cervantes no le dio esta misma ventaja a Sancho Panza, es más, le describió con el prototipo de persona baja, gorda, de peor clase social y siempre bajo la figura de acompañante. Un ejemplo de la evolución de esto lo encontramos en una de las obras más vendidas de los últimos años: Los Juegos del Hambre. Katniss Everdeen, la protagonista, aunque sí que sigue un rol de liderazgo, lo cierto es que sus compañeros de aventura comparten las mismas características que ella.

Cada vez somo más individualistas y menos solidarios

Por si Sancho no tuviera poco, en un fragmento del libro este personaje es manteado y humillado. Este es uno de los múltiples momentos que reflejan la constante violencia de la época, además de la obsesión del hidalgo por luchar contra molinos, ladrones, etc. Menos mal que ese afán bélico se ha perdido en las nuevas generaciones; ahora rehuimos la violencia. Pese a que Cervantes diese visibilidad a las trastornos mentales gracias a su personaje, finalmente quedó retratado como una figura y situación humorística; algo que a día de hoy es impensable.

Sin embargo, no todo está en contra del reconocido autor, ya que algo que se invirtiendo de forma negativa en nuestros días es la solidaridad. Es indiscutible que cada vez somos más individualistas y propensos a recibir una compensación a cambio. Don Quijote, “como buen caballero”, está constantemente buscando el bien social sin intención de recibir una recompensa; a excepción de su satisfacción personal tras haber vencido al enemigo.

Aspectos medioambientales

Seguramente nadie de la Edad Media se habría preocupado por el cambio climático, es más, no sería ni una causa social, o al menos de forma consciente. El caballo en el que suben a Don Quijote es de madera; esta representación del animal hubiese sido aplaudida hoy en día al emplear un material poco contaminante. Otro de los aspectos a elogiar, y que deberíamos utilizar, son los molinos de viento. Es curioso como algo tan precario es utilizado en 2021 para obtener energía renovable, como si fuese algo del futuro.

“En un lugar de La Mancha…” al que no puedo viajar

En los últimos meses, la plataforma de streaming Disney+ ha estado en boca de todos por eliminar películas como Dumbo en las que se refleja el maltrato animal. No queremos pensar que pasaría si se eliminase El Quijote, una obra en la que se hace uso de un burro y un caballo como elementos de transporte hasta la saciedad.

Pero no nos lo pueden quitar porque esta famosa obra literaria es una de las formas que tenemos de viajar por Castilla-La Mancha en 2021, ya que la COVID-19 nos ha arrebatado esta libertad. Además, si Don Quijote hubiese vivido en este año, Pedro Sánchez no le hubiese recorrer la región.

Con información de Paul Lecumberri