Rompiendo estereotipos a 12 centímetros del suelo

“En la danza se crea un entorno ‘paralelo’ a la vida real en el que puedes sentirte tú mismo y expresarte como tú quieras, sin prejuicios”. Alberto Parra, estudiante y bailarín profesional, es uno de los pocos chicos que, con apenas 17 años, se desenvuelve como pez en el agua sobre unos tacones a la hora de bailar ‘High Heels Dance’, un estilo de danza que aúna la sensualidad del ‘strip-dance’ con el ritmo que aporta la combinación de otros estilos como el ‘jazzfunk’, ‘hip-hop’, el ‘pop’ o el baile ‘urbano’. Todo ello, por supuesto, a 12 centímetros del suelo.

El ‘High Heels Dance’, también conocido como ‘sexy style’, es un estilo de baile que surgió a finales del siglo XX en Nueva York (Estados Unidos) y que poco a poco se ha ido abriendo camino también en Europa durante los últimos años. La energía, estética, fluidez y dinamismo forman parte de su esencia junto con el elemento más característico, y del que recibe el nombre: los tacones sobre los que se realizan las coreografías. Pero los tacones también son el elemento de la discordia.

“Fuera de las grandes ciudades no hay prácticamente ningún chico que baile ‘heels dance’ en España”

A pesar de que, como relata Alberto, en el mundo del baile nunca se ha visto mal que un chico baile con tacones y, de hecho, entre ellos se admiran y animan a practicar estos estilos alejados de los estereotipos sociales, todavía son muy pocos los que se atreven a romper con estos cánones: “En grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, estaríamos hablando de un 20% de chicos frente a un 80% de chicas que bailan sobre tacones. Sin embargo, fuera de estas zonas, no hay prácticamente ningún bailarín que practique ‘heels dance’”.

’Heels dance’ es uno de los estilos mas complejos: equilibrio, estabilidad y coordinación varían mucho sobre unos tacones

Pero estas cifras, según Alberto, no les desaniman: “Al contrario, bailar supone algo liberador, pero combinado con algo socialmente ‘no aceptado’ te da una sensación revolucionaria y de realización personal”.

Y no es para menos. Este estilo de baile es uno de los más complejos ya que el equilibrio y la estabilidad cambian mucho sobre unos tacones: “Al estar más alto y tener un centro de gravedad diferente, necesitas aprender a tener una mayor conciencia corporal, saber cómo jugar con el equilibrio y conocer a la perfección tú cuerpo y su comportamiento”. Sin embargo, una vez superadas estas dificultades es un estilo de lo más completo y a través del cual se trabaja mucho la coordinación y se ejercitan ciertos músculos, como las piernas, el abomines o los glúteos, de una forma más intensa.

En Madrid se encuentran las mejores escuelas de ‘heels dance’ del país, y poco a poco esta modalidad de baile se va abriendo camino en el resto de España: “prácticamente todas las escuelas del país imparten ya este estilo”. Pero ello no evita que todavía ver a un hombre bailar con tacones no sea aceptado por gran parte de la sociedad, sobre todo en redes sociales: “tu trabajo, al fin y al cabo, es de cara al público y se muestra mucho en redes sociales, que llegan a ser peores que la vida real. Por ello, para bailar en tacones, tienes que estar preparado, saber quién eres y a dónde quieres llegar, para que nunca nadie te pueda hacer dudar sobre ti”.

About Víctor Díaz

@itsvictordiaz | Estudiante de 4º Periodismo en Universidad Villanueva.