Centennials: la COVID-19 también trajo el virus de la obesidad

Obesidad infantil en España
La crisis de la COVID-19 ha provocado que nuestras vidas cambien de forma radical, adaptándonos así a la ‘nueva normalidad’. El último estudio de la plataforma de seguridad y bienestar digital para familias, Qustodio,  bajo el nombre ‘Centennials: el antes y el después de una generación marcada por el Covid-19’, ha analizado cómo esta nueva situación está afectando a los menores españoles en la obesidad y qué aspectos de su vida se han visto más afectados en relación a esta.

Preocupación por la salud infantil

El análisis ofrecido por Qustodio refleja que para 7 de cada 10 las familias españolas los hábitos de consumo y la actividad física de los menores es una de las mayores preocupaciones desde la aparición del virus. Y es que a pesar de las advertencias de los expertos sobre los hábitos saludables en los menores, ahora la situación se agravó debido a la pandemia. En este sentido, la OMS (Organización Mundial de la Salud) afirma que el 80% de los menores no cumplen con el objetivo recomendado de deporte, traducido en una hora al día. Esto explica que ya no sólo la falta de deporte se haya convertido en un impedimento, sino también factores como ir andando a las escuelas o jugar en los parques se han visto truncados. El estudio explica que, debido a la situación actual, el 67% de los menores practican menos deporte, traduciéndose en el 72% de los encuestados son niños, y el 65% niñas. Además, el 30% de ellos no llegaba a pasar una hora al día al aire libre.

La alimentación como dilema

Por otro lado, la plataforma afirma que el 10% de las familias españolas asegura que los hábitos alimenticios se han visto modificados desde que comenzó la crisis sanitaria en el mes de marzo. En este sentido, 1 de cada 5 asegura que sus hijos han aumentado la ingesta de alimentos. Pero, ¿en que se podría traducir este hecho? Son muchos los que lo relacionan a problemas de obesidad infantil, aumentando así otros problemas como el abuso escolar o la baja autoestima. En este sentido, según el último análisis realizado por el Estudio Nutricional de la Población Española, el 40% de los menores españoles sufre obesidad o sobrepeso siendo en niños más alta que en las niñas. La OMS refleja que España es el tercer país europeo con mayor prevalencia de obesidad infantil y juvenil, traducido en un 14% del total. En esta situación crítica, sólo se encuentra por detrás de Grecia (18%) e Italia (15%).
Por último, cabe destacar que, según María Guerrero, psicóloga experta en tecnología y familias de Qustodio, es importante asegurarnos de que los menores adquieran hábitos alimentarios sanos y equilibrados y combinarlos con una actividad física adecuada, ya que estos se mantendrán en su vida adulta. “No se trata solo de controlar la cantidad, debemos apostar por una dieta basada en alimentos de calidad, aumentar la ingesta de frutas y verduras, evitar las bebidas azucaradas, intentar comer en familia alejados de pantallas”, afirma Guerrero. Concluyendo que, “una rutina sana reporta beneficios fisiológicos, sociales y psicológicos, además del desarrollo integral de la persona”. Con información de Paul Lecumberri