El cuento que Tiana le robó a Meghan Markle

Meghan Markle

“Fueron felices y comieron perdices…”, salvo que seas negro. Esta mítica frase que ha cerrado tantos cuentos de forma feliz, no se ha cumplido para la duquesa de Sussex, Meghan Markle. En estos últimos años, parece que Disney ha procurado mejorar su imagen mediante la normalización colectivos afectados socialmente, ya que anteriormente se enfrentaba a polémicas por excluirlos o apoyar los estereotipos establecidos.

Paralelismo entre Tiana y Meghan Markle

En 2009, la empresa lanzaba ‘Tiana y el sapo’, la primera película protagonizada por una princesa negra. Una joven que empezó como camarera y abrió su propio restaurante y acabó siendo princesa. Parece un paralelismo en la vida de Meghan Markle, no solo por la raza que comparten, sino que empezó como actriz en Estados Unidos y acabó siendo parte de la Familia Real inglesa. Lo que le diferencia de Tiana es que Markle no tuvo un final de cuento como los que nos hace creer Disney.

El pasado 8 de marzo salió a la luz la entrevista de la periodista estadounidense Oprah Winfrey a los duques de Sussex, en la que el príncipe Harry y Meghan Markle afirmaban haber recibido actos racistas en torno al que era el futuro hijo de la pareja. “En los meses en los que yo estaba embarazada, hubo preocupaciones y conversaciones (en la familia real) sobre lo oscura que podría ser su piel cuando naciera”, afirmaba la duquesa.

Estas duras declaraciones para la Familia Real británica han desatado las redes sociales y de nuevo han puesto en jaque el debate sobre la necesidad de la monarquía a día de hoy. Esta polémica ha causado que las opiniones se dividan. Hay gente que ha decido apoyar las ideas de Markle, mientras que otros, por lo contario, se han puesto en contra, incluso acusándola de romper el lazo de los hermanos de la Familia Real.

El debate de la familia Markle

La propia familia de Meghan Markle se ha mostrado en contra de las acusaciones de la duquesa, tachándola de narcisista y al príncipe Harry de padecer Síndrome de Estocolmo. “Lo siento por Harry. Fue víctima de su propia negligencia, y yo lo llamaría sociopatía… Ella lo alejó de su familia, de todos sus amigos, de la vida que conocía. Me recuerda a esas víctimas de secuestro que se enamoran de sus captores”, confesaba Samantha Markle, hermana de la actriz.

Lo que para Disney es una apuesta segura el crear princesas, y además inclusivas, la realidad es que la discriminación por parte de esta misma sociedad hace que tiemble la monarquía y se vea apurada por su estancia.

Con información de Ana Vera