Juan Caño y los cambios en la carrera periodística

El presidente de la Asociación de Prensa de Madrid ha explicado a los alumnos de 2º de Periodismo de la Universidad Villanueva las diferencias entre el periodismo en el que él creció y se especializó y la digitalización de estos nuevos años veinte, dando las claves para conseguir ser unos buenos periodistas y la necesidad, u oportunidad, para formar parte de una asociación periodística.

¿Cómo se informaba la sociedad en el siglo anterior? ¿Cómo era el periodismo hace más de 100 años?  

Remontémonos a 1895 de la mano de Juan Caño Díaz presidente de la Asociación de Prensa de Madrid (APM), ex director, entre otros medios, de “El Caso” y profesor del Centro Universitario Villanueva durante 8 años, para entender la evolución que ha sufrido el periodismo. Hace muchos años la sociedad sólo tenía una forma de consumir información; ir a los que tradicionalmente habían sido los mentideros de la villa, donde se llevaba a cabo una de las principales misiones del periodismo, entretener. Con el trabajo periodístico y la aparición de nuevas técnicas, herramientas y formas de informar surge un inconveniente, un problema que se encontraba floreciendo y culminaría años más tarde conociéndose con el nombre de “fake news”.   

Por aquella época los periodistas sufrían sobre sus cabezas la amenaza de estar haciendo mal su ejercicio profesional. Un ejemplo es el de Vicente Blasco Ibáñez, quien fue encarcelado por cometer un delito, el de emplear su opinión. Ante este suceso 173 periodistas decidieron asociarse, ya que la unión hace la fuerza, y así surgió la APM. Una vez configurada sería esta quien pediría el indulto para el periodista y escritor valenciano. 

La APM, en busca de la verdad  

La APM defiende ante todo la búsqueda de la verdad, la principal misión del periodismo, amparando siempre la lucha por conservar la dignidad de los profesionales y que estos puedan desempeñar correctamente y sin temor las funciones para las que se han formado o en las que han empleado su tiempo y esfuerzo.   

Juan Caño explica que el periodismo en esta nueva década, más digital que en la que él comenzó, ha adquirido una nueva visión y fin al margen de las tres clásicas: opinar, informar y entretener. A estos objetivos hay que añadir ahora la de alentar a las audiencias, una función que sólo aflora en épocas de guerra o en pandemias como la de la COVID-19.   

“El periodismo puede y debe animar a la gente”, explica Juan Caño

Estas palabras intentan personificar lo que Carlos Alsina pretendía conseguir durante el confinamiento y es subir el estado de ánimo de la audiencia y apelar a las emociones ya que son ellas las que hacen que se nos despierte algo en el interior que nos active y nos “haga salir”. Alsina durante el confinamiento realizaba unos monólogos que concluían con una canción que decía Facciamo Finta Che Vada Tutto Bene” (Hagamos como si todo fuera bien) porque si verdaderamente creemos que todo puede ir bien, finalmente irá bien y conseguiría el objetivo del periodista, animar a la audiencia y hacer que se evada.   

Pero, ¿qué ha supuesto el nacimiento de la APM para el Periodismo?  

En la actualidad cuentan con 5.000 socios siendo la asociación con mayor número de socios de toda España. Juan Caño afirma que “la APM ha sido mi amparo en cuestiones materiales y éticas para que los periodistas hayan podido cumplir sus funciones”.  

Se busca periodista polivalente

El presidente de la APM asegura que el perfil de periodistas que se busca en esta nueva década tecnológica en el mundo del periodismo es un perfil polivalente. Personas capaces de mantener las formas tradicionales y básicas de la profesión periodística y poder adaptarse y especializarse en el mundo digital. “Yo no pondría límites al ejercicio de la profesión periodística. Esta profesión no necesita de títulos, necesita de una formación adecuada”, señala.  

También la APM tiene la suerte de dar los premios más antiguos dentro del Periodismo, junto con unos cursos de formación para que los periodistas se especialicen y triunfen en el mundo laboral, porque como dice Juan Caño: “los conocimientos que se aprenden durante la carrera se van a quedar cortos cuando se empiece a trabajar”.  

“El primer empleo es como el primer beso, nunca lo vas a olvidar”

Por eso es importante ser ambiciosos y luchar por encontrar el primer empleo soñado ya que nunca lo olvidaremos. 

Finalmente, Caño respondió a la pregunta de por qué es una buena opción asociarse a la APM afirmando que la razón fundamental es la solidaridad con el periodismo y la lucha por ejercerlo y mostrarlo correctamente.  

Deja una respuesta