Teruel existe, Podemos no: así sería el Congreso con el sistema electoral de EE.UU.

Congreso de los diputados

Existen diferentes sistemas electorales alrededor del mundo. Desde los sistemas proporcionales como la ley D’hondt o el método Sainte-Laguë hasta sistemas uninominales mayoritarios como es el caso de Reino Unido o Canadá. Incluso hay países en los que se realiza una segunda vuelta como ocurre en Francia. Todos tienen sus pros y contras, pues estos sistemas no siempre son lo proporcionales que se espera.

En 2018, Ciudadanos y Podemos propusieron reformar la ley electoral en España

En el caso de España el sistema electoral que se utiliza en las elecciones generales es la ley D’hondt, un sistema que intenta buscar la proporcionalidad entre los votos obtenidos y el reparto de los 350 escaños entre las diferentes 52 circunscripciones, una por provincia, con las que cuenta el país. Pero también es un sistema muy criticado por los partidos más pequeños, pues es necesario obtener un 3%  de los votos válidos emitidos en cada circunscripción para tener representación parlamentaria. De hecho, en 2018 los dos nuevos partidos emergentes por aquel entonces, Ciudadanos y Unidas Podemos, volvieron a abrir el debate público acerca de reformar la ley electoral.

Sin embargo, en Estados Unidos el sistema electoral es completamente diferente al español. Allí no se vota directamente al Presidente, si no que se realiza de forma indirecta. Además, por tradición, al ganador en un estado se le otorgan todos los votos electorales (en España, los escaños) correspondientes a ese estado. Por ello, y apenas unos días después de las agónicas elecciones de Estados Unidos que han tenido al mundo en vela, hemos querido saber si este método electoral funcionaría en España, a qué partidos beneficiaría y perjudicaría, y cómo quedaría el Congreso de los Diputados siguiendo el modelo de Estados Unidos.

Elecciones generales 10-N

Después de que las negociaciones mantenidas desde las elecciones generales del 28 de abril del año pasado no dieran ningún fruto y los números no diesen para investir a nadie como presidente, los españoles nos vimos abocados a unas nuevas elecciones el 10 de noviembre de ese mismo año. Eran ya las cuartas elecciones en apenas cuatro años, periodo en el que se celebraron además dos mociones de censura, una de ellas fue la primera en prosperar en la historia de la democracia de España y acabó con Mariano Rajoy fuera del Gobierno. Y todo ello con la crisis catalana como telón de fondo por el intento de los soberanistas de lograr la independencia.

Un agitado panorama político que dejó como resultado un mapa teñido de rojo otorgando la victoria al PSOE, aunque con tan sólo con 120 escaños y muy lejos de la mayoría absoluta, y a un PP como principal partido de la oposición con 23 escaños más que en abril, pero todavía uno de los peores resultados electorales de su historia con sólo 89 escaños. Por su parte Vox irrumpía en el panorama nacional consiguiendo ser la fuerza más votada en Murcia y Ceuta, y ocupando 52 de los escaños del Congreso siendo la tercera fuerza política más votada a nivel nacional. Esta vez, Ciudadanos y Podemos no conseguían el triunfo en ninguna provincia, quedando como cuarta y quinta opción en prácticamente todas las circunscripciones en las que obtuvieron votos.

Por otro lado, los nacionalistas catalanes y vascos se hicieron con los votos de las provincias de sus comunidades autónomas, a excepción de Barcelona donde el PSOE consiguió ser la fuerza más votada. Sin embargo, sorprendente fue la llegada al Congreso de partidos regionalistas más pequeños como Navarra Suma, que fue la fuerza más votada en Navarra y consiguió 2 escaños, y el Partido Regionalista Cántabro con 1 escaño. Aunque la gran sorpresa la dio el partido regionalista Teruel Existe, consiguiendo ser la fuerza más votada en la provincia de Teruel y consiguiendo 1 escaño en el parlamento tan sólo con 19.761 votos de los turolenses.

Así sería el Congreso con el modelo estadounidense

Teniendo todavía recientes las elecciones de Estados Unidos, y un año después de las elecciones generales en España, hemos querido trasladar su sistema electoral a nuestro país para ver cómo habrían sido los resultados de las elecciones de seguir su modelo electoral.

Como se puede apreciar de forma muy visual en la infografía interactiva superior, el Congreso de los Diputados español pasaría de tener la representación de 16 partidos diferentes a tan sólo 7, desapareciendo del mismo la cuarta y sexta fuerzas más votadas ahora mismo, Unidas Podemos y Ciudadanos. Por otro lado, el Partido Socialista, la fuerza más votada, conseguiría la mayoría absoluta de forma muy holgada sumando 139 escaños más hasta los 259, seguido muy de lejos por el segundo partido más votado, PP, que bajaría hasta los 38 escaños.

El doctor en Derecho y licenciado en Historia y Geografía, experto en política y relaciones internacionales Antonio Rubio Plo explica que este modelo trasladado a España “en el fondo sería un bipartidismo alternante, todo sería para PSOE o para el PP, que no necesitarían apoyos de nadie”. Aunque aclara: “Pero esto no funcionaría en la práctica. Históricamente la Restauración (1876-1923) se basó en la alternancia entre conservadores y liberales, a costa de existir corrupción, y fue el pacto de San Sebastián (1930) el que unió a republicanos, socialistas y nacionalistas. Esto acabó con el sistema de la Restauración y por eso vino la Segunda República en 1931″.

Por su parte, Javier Sota Ramos, licenciado en Derecho y experto en política y relaciones internacionales, profesor en Universidad Villanueva, cree que este modelo tiene como positivo que “sería más fácil alcanzar mayorías parlamentarias suficientes, porque eleva muchos los escaños del partido ganador y, por tanto, puede dar más estabilidad política“, pero a su vez se encuentra, según él, el gran problema de que este modelo “reduce mucho el número de partidos presentes en la Cámara, por lo que no me parece un modelo representativo de la situación política en España”.

Teruel Existe con sólo 19.761 votos estaría representado en el Congreso; Podemos, ahora en el gobierno, no

Por otro lado, este modelo beneficiaría a los partidos más pequeños, principalmente los nacionalistas y regionalistas. El Partido Nacionalista Vasco, Esquerra Republicana de Catalunya, Navarra Suma y Teruel Existe sumarían escaños. En el caso de PNV y ERC incluso se impondrían sobre los otros partidos nacionalistas existentes en sus territorios (EH Bildu en el caso del PNV; JxCat y la CUP en el caso de ERC) que no conseguirían representación en la cámara. Javier Sota cree que esta subida de escaños que otorgaría el modelo estadounidense “da un peso excesivo a los partidos nacionalistas que, desde mi punto de vista, ya están sobrerrepresentados en nuestro sistema actual”.

Mención especial merece el caso de Teruel Existe que, con apenas 19.761 votos de los turolenses, con el modelo de Estados Unidos llegaría a conseguir estar representado en el Congreso con hasta 3 escaños, por encima incluso de Unidas Podemos, partido actualmente en el Gobierno, que desaparecería del hemiciclo.

¿Funcionaría en España este modelo?

Ambos expertos coinciden en que este modelo trasladado a nuestro país, no representaría la pluralidad política con la que actualmente contamos. Por un lado, dicen, facilitaría las mayorías, los pactos y la gobernabilidad, aportando a nuestro país la estabilidad política con la que no cuenta desde hace unos años. Pero por otro, creen que este modelo no es un fiel reflejo de nuestra sociedad ni se podría trasladar aquí.

Antonio Rubio: “Las comparaciones con EE.UU. son curiosas, pero solo son comparaciones que ahora están de actualidad”

“Creo que sería muy difícil implantar este modelo en España, porque la realidad y tradición americana es muy diferente a la española. Para Estados Unidos sí es un modelo globalmente eficiente, pero creo que el estadounidense es mejor para Estados Unidos y el sistema español es mejor para nosotros”, dice Javier Sota. Por su parte, Antonio Rubio concluye diciendo que “estas consideraciones hacen que prácticamente a nadie le interese en España un sistema mayoritario. Las comparaciones con Estados Unidos son curiosas, pero solo son comparaciones que ahora están de actualidad“.

About Víctor Díaz

@itsvictordiaz | Estudiante de 4º Periodismo en Universidad Villanueva.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.