Las noticias que “bombardearon” las elecciones de Estados Unidos

3 de noviembre, fecha que lleva resonando en la cabeza de todo el planeta, sobre todo en la de los norteamericanos y los candidatos a presidir la nación más poderosa del mundo. Estas elecciones han sido, probablemente, las más disputadas en mucho tiempo. La sociedad está altamente dividida. La polarización de los medios se nota al igual que la mentalidad ciudadana, unos apoyan a un candidato otros a la alternativa. En ambos casos, la población está dispuesta a creer lo que se dice de un candidato o de otro con tal de ver sus ideas consideradas como ciertas.

Los méritos ya no sirven. No importa cuán bien hayan hecho su trabajo tiempo atrás, importan los errores y ahí están los medios para destacarlos y situarlos en el ojo del huracán convirtiéndolos en vox populi y destrozando sus reputaciones.

Según Javier Hernando Masdeu, experto en política estadounidense y profesor en la Universidad Villanueva, “las noticias bomba pueden afectar o no a la población a la hora de decidir su voto. Para algunos que piensan que detrás de todo hay una conspiración les ayuda, otros en cambio dejan de creer todo lo malo que oigan de su candidato. A Donald Trump por ejemplo le vino bien en su campaña electoral en 2016”.

Según los datos obtenidos de los pronósticos que ofrece el mercado de apuestas políticas, recogido por Real Clear Politics podemos observar subidas y bajadas pronunciadas de la probabilidad de ganar de cada candidato, todas ellas correspondientes a informaciones negativas que se publicaron de ambos, ninguno subió por méritos propios, el motivo de las subidas fue la caída del adversario.

Fue a finales de mayo cuando se produjo la gran caída del hasta hace unos días presidente de EEUU, Donald Trump. Esto sucedió porque Anonymous publicó información que relacionaba a Trump con Jeffrei Epstein, quien estaba en el ojo del huracán. Esto no gustó al ciudadano americano que vio a Biden con mejores ojos, decantándose por el candidato demócrata. En este caso los medios se limitaron a mantener la noticia bomba.

Siguiendo la línea de tiempo fue el 28 de septiembre cuando se conoció la noticia bomba de la evasión de impuestos de Trump tal y como informó The New York Times, el republicano volvió a caer, tras unos meses de subida regular. Los medios se hicieron eco de la noticia y la población volvió a vislumbrar a Biden como favorito para ganar las elecciones. Trump no iba bien, Biden parecía tener mejor suerte.

Entonces llegaron dos sucesos separados en el tiempo, publicados como noticias bomba en el horizonte mediático en contra del demócrata. El 14 de octubre, The New York Post y Daily Mail publicaron informaciones tras hayar un portátil de Biden. En ellas se apuntaba a Biden como parte del foco que señalaba a su familia por un caso de corrupción con Ucrania. No obstante, esta noticia no supuso una caída demasiado considerable, más bien ligera y breve, produciría un equilibrio hasta el siguiente problema para el candidato demócrata.

Biden presiono a los funcionarios de Ucrania para despedir a un fiscal que investigaba a su empresa

La noticia giraba alrededor del contacto que mantuvieron Joe Biden y un ejecutivo de una compañía de energía de Ucrania. Joe Biden era entonces vicepresidente de Barack Obama. Esta información explosiva, faltando solo 18 días para las elecciones, podría tener un impacto similar al anuncio del FBI sobre las investigaciones hechas a la entonces candidata republicana Hillary Clinton.

En dicho artículo se recoge un correo electrónico que demostraría que el hijo de Biden presentó a un ejecutivo ucraniano un año antes de que éste, en su papel de vicepresidente, presionara a los funcionarios de Ucrania para despedir a un fiscal que investigaba a su empresa. Esta noticia inició una vorágine política a pocas semanas de la elección presidencial.

El 28 de octubre otra caída de Biden con China para ganar millones, descubierta por Fox News, de trasfondo azota las encuestas, que igualan a ambos candidatos. Era el momento, la recta final.

En general la prensa americana ha visto con mejores ojos, desde el principio, al candidato demócrata. Han apuntado con fuerza a Trump haciendo hincapié en sus errores. La prensa internacional no se queda lejos respecto a esta postura, también ejerció mayor presión sobre el republicano..

“Si eres negro o feminista no votes a Trump”

Cabe destacar la gran polarización de los medios en los EEUU y Europa. Se trata de una prensa poco o nada independiente que fijaba su crítica en Trump y hablaba poco de los logros de su mandato. El candidato Biden era descrito por la mayoría de los medios como la opción centrada y algunos medios lo consideran un salvador. Frente a las políticas racistas de Trump, el candidato republicano es la esperanza de los negros en EEUU. Se logra además crear una conciencia social común en un sector de la población; el más progresista. “Si eres negro o feminista no votes a Trump”, con esta afirmación se podría resumir la idea.

Los diarios del mundo se llenaron con miles de titulares que cubrieron la actividad diaria de ambos candidatos. Pero no podemos olvidar que los políticos y sus campañas se basan hoy en los estímulos necesarios para moldear el pensamiento de los votantes. Una dominación indirecta que busca el efecto mediante rumores y escándalos.

Como se ha explicado y visto hasta ahora, los medios y sus noticias bomba han sido decisivos de cara a las elecciones, finalmente Biden salió vencedor de una lucha “encarnizada” entre medios, población, redes sociales y, por supuesto, con Donald Trump.

Con la colaboración de José Manuel Abad y Nicolás de los Ríos

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.