Fernando Andina: “Estaba perdido. Encontré mi sitio en la vida gracias al teatro”

Actor Fernando Andina

Fernando Andina, actor madrileño nacido el 22 de mayo de 1976, ha trabajado tanto en la gran pantalla como en la pequeña. Fue reconocido actor revelación en 2016 por su papel en Un Encuentro, película de 2015. Andina no solo es actor, sino que también ha desarrollado su faceta de empresario junto a unos amigos. Fundó Greener Café, un local para disfrutar de la comida y despejarse del ruido de Madrid, famoso por su ensaladilla rusa y su terraza.

Comenzó interpretando en 2001 a Mateo en Al Salir de Clase; en El Comisario al inspector Lucas Aguilar durante siete años; también ha dado vida a Pablo Santana en Sin Tetas No Hay Paraíso (2009); Enrique Lubían en Física o Química; Javier en Gran Reserva (2013); Rodolfo Loygorri en Seis Hermanas o El Príncipe Juan Carlos en De la Ley a la Ley (2017). También ha participado en programas como Pasapalabra.

Pregunta: ¿Por qué eligió la carrera de actor?

Respuesta: Yo me hice actor cuando acabé el cole en COU, que hice en EE. UU. y necesitabas una serie de créditos para graduarte. A mí antes me habían echado de siete colegios, de cuatro países diferentes, era una bala perdida, y entonces tenía que decidir qué quería estudiar, si es que quería estudiar y se me acababa el tiempo. En ese colegio, me dijo un compi que en teatro me daban 500 créditos por trimestre. La profesora, una señora mayor, me abordó por el pasillo y me dijo que me quería para un papel en la comedia, tenía que representar a un italiano. Yo, que no era ningún amante del cine o del teatro. Hice aquella función y me moló la experiencia. En la siguiente función ya había un poquito más de personaje para mí y luego vino un musical. Aprendí a bailar, a modular la voz… y así fui poco a poco enamorándome de la historia. Cuando llegó el momento de decidir me di cuenta de que donde yo había sido realmente feliz había sido sobre las tablas. Acabé ese año con cuatro funciones y dos musicales las últimas como protagonista.

P: ¿Cómo es Fernando Andina?

R: Fer es un tío muy buen amigo de sus amigos, un poco cabezota, pero te va a caer bien. Y que como buen Géminis tengo días más arriba y días más abajo. Fui un bala perdida pero encontré mi sitio en la vida gracias a esta profesión. Llegas a casa como la seda, porque estaba perdido.

P: ¿Qué cree que aporta a la audiencia? ¿Qué le gustaría aportar?

R: Honestidad. Este tío ama su trabajo, se lo está tomando en serio y nos quiere contar este personaje o esta historia desde la verdad, desde la sinceridad. Quiero que vean profesionalidad, implicación, que me va la vida en ello. Voy a tratar al espectador con respeto.

“En el teatro se descargan muchas emociones, llegas a casa como la seda”

P: ¿Con qué personaje que haya representado se siente más identificado? ¿Con cuál menos?

R: Lucas, en El Comisario. No sé si fue que estuve siete años y que además era un tío muy serio, que quería hacer bien las cosas, con bastante carácter, y que además los guionistas, cuando una serie dura tantos años, van escribiendo según lo que proyecta el actor, se fueron, creo, amoldando a mi forma de ser. Todo eso además del carácter de cómo era Lucas porque no siempre se salía con la suya, pero le ponía mucho coraje a todo lo que hacía. Al que menos me parezco yo creo que es Gabriel, del año pasado en Amar es Para Siempre. Era un tipo bipolar, que se tenía que medicar porque sino sacaba una agresividad brutal. Era un tío violento, con mi compañera María Castro que éramos pareja en la serie tenía episodios violento hasta el punto de llegar al plano físico. Gabriel fue un reto a la hora de representarlo porque estoy muy alejado de cómo era y no tiene nada que ver con lo que soy ni lo que quiero llegar a ser.

“Si el problema es la mascarilla, bendita mascarilla si al menos nos dejan trabajar”

P: ¿Cómo o en qué ha cambiado el mundo de la interpretación con la COVID-19?

R: En los premios BMW, en el Teatro Real, que se suele llenar siempre tanto si hay ópera como si hay algún concierto o algún evento, éramos un tercio del aforo. El otro día fui al teatro Lara y también solo el 60% del aforo. Como espectador ha cambiado, pero es mejor eso a que se vaya a la mierda la industria. Yo desde el confinamiento no he grabado nada, pero he hablado con amigos que están grabando ahora y me dicen que con la mascarilla todo el día, solo se la quitan los actores a la hora de grabar. Pero el equipo técnico tiene que llevar la mascarilla 12 horas. Pero insisto que todos los problemas sean llevar la mascarilla, bendita mascarilla si nos van a dejar currar.

P: Tras 20 años de carrera profesional ¿tiene pendiente representar algún papel?

R: Cualquier Shakespeare. Fue el autor que yo más leía en Estados Unidos, cuándo empecé en esto, y para mí es el dramaturgo por excelencia. No me quiero morir ni retirar sin hacer uno.

El éxito es seguir trabajando

P: ¿Dónde se siente más cómodo trabajando: TV, teatro o cine?

R: Me siento muy cómodo en un set de televisión, porque todos los días son secuencias diferentes, con situaciones imaginarias diferentes, es muy dinámico ese trabajo, llegar a casa y estudiarte las secuencias del día siguiente es muy divertido, porque estás muy despierto. Pero donde más me he divertido ha sido encima de un escenario, el momento de terminar una función y el aplauso del público; eso no tiene precio, no se puede comparar.

“No me quiero morir sin haber representado a un personaje de Shakespeare”

P: ¿Cuál ha sido el episodio/anécdota más divertido con sus fans?

R:  Lo mejor fue ir a ver en Gijón, en Asturias, a una chica que tenía Síndrome de Down. Era la época de Al Salir de Clase, que era una serie para chavales. Fui a su casa y tenía la habitación forrada con posters míos, fotos entrevistas. Fue un momento muy bonito estuve allí un par de horas. Es lo más gratificante que me ha pasado.

P: Al Salir de Clase fue un bombazo y los adolescentes de la época se veían reflejados. ¿Qué cree que ha cambiado desde entonces?

R: En aquella época se daba cierta importancia al físico, pero ahora se le da más. Los actores por ejemplo, tienen que estar “mazaos”. En mi época, cuando yo empecé, se le daba un poquito menos de importancia. Ahora cuenta más la imagen, la inmediatez, el hashtag, ser más tú. Tu trabajo era lo que te vendía y ahora hay que vender un pack.

P: Si tuviera que representar su vida en, cine, teatro o TV ¿cómo la titularía?

R:  En Busca de la Felicidad. Me sirvo de mi profesión para ser feliz, es una búsqueda constate. El éxito es seguir trabajando.

P: ¿Con qué actor / actriz le hubiera gustado compartir protagonismo?

R:  Mi intérprete favorita es Meryl Streep, creo que está en otra liga. En cualquiera de sus películas, musicales…

P: ¿Su película, serie u obra de teatro favorita?

R:  El Padrino, y la que más he visto en mi vida Regreso al Futuro.

P:  Ha interpretado al Príncipe Juan Carlos. ¿Le gustaría repetir con otro personaje famoso?

R: Sí. Nunca he pensado en alguien en concreto, pero si repetiría, si físicamente puedo parecerme con maquillaje y peluquería y con caracterización y vestuario encajo en el personaje, sí, sí que me gustaría. Los personajes históricos que han dejado huella o han marcado un momento histórico, sí que me gustaría.

P: ¿En qué ciudad del mundo le gustaría vivir que no haya vivido?

R: Nueva York y Los Ángeles. Son la noche y el día. Nueva York es la cuna del teatro anglosajón con Londres. Y Los Ángeles es más cine, playa y sol.

P: En su faceta de empresario ¿tiene en mente algún proyecto?

R: No, con Greener Café ha colmado mis aspiraciones.

Foto: Ana Mañez26

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.