La huella del coronavirus en Madrid (4): “Antes trabajaba en una teleco. Ahora vendo chuches”

Son las 9.30 de la mañana de un día laborable en la Plaza Castilla de Madrid. Típico fresquito mañanero que suele hacer en otoño, pero no tan frío como para ponerte un abrigo. Sorprendentemente no hay tanta gente como es de esperar tanto por fuera como por dentro del intercambiador de autobuses de Plaza Castilla, un lugar con muchísimos trabajadores de diferentes oficios con muchas cosas que contar.

Estamos en plena segunda ola del coronavirus y, sin embargo, no hay prácticamente gel para manos en el lugar. Eso sí, continuamente suena un recordatorio para mantener la distancia de seguridad que la gente a veces cumple.

El coronavirus es un tema muy preocupante en la actualidad, y a todo el mundo le ha afectado en mayor o menor medida, como a Marta, que perdió el trabajo por la pandemia en una conocida empresa de comunicación o a muchos autónomos o vendedores a quienes les ha afectado la pandemia negativamente en sus negocios.

Reducción drástica de los ingresos

Olga, autónoma, explica que tiene miedo porque la tienda le va mal, y se nota cómo sus ingresos se han reducido drásticamente porque entre que los niños no van porque tienen clases virtuales y que los adultos teletrabajan la afluencia de clientes ha bajado.

Marta, la más malparada por la pandemia a la que entrevista cuv3, relata cómo perdió el trabajo en una empresa de telecomunicaciones, de la que no quiere revelar su nombre, y ahora su primo le ha dado trabajo en un puesto de chucherías en Plaza Castilla. Ella cuenta que tiene miedo a perder su trabajo porque los ingresos han bajado.

Miedo a contagiarse

Un patrón que se repite entre la gente entrevistada es que sus ventas han bajado porque la gente casi ya no viene y por lo tanto no compra. La culpa… la palabra miedo. La gente tiene miedo de salir de casa y contagiarse, la gente tiene miedo de perder el trabajo, la gente tiene miedo de pillar el virus. La gente tiene miedo.

En el caso del transporte público, Marcos, conductor de autobuses, relata cómo el coronavirus le ha afectado bastante. La afluencia de viajeros que va en transporte público se ha reducido bastante y hay un ratio mayor de autobuses que de Metro.

El número de viajeros en los autobuses se ha reducido bastante desde que empezó la pandemia

Como en todos lados, hay negacionistas que piensan que esto es una falsa pandemia, y esta no iba a ser la excepción. Arancha Fernández, revisora de Metro y antigua estudiante de Biología, no se cree nada de esto y sostiene que incluso tuvo que mirar si de verdad Fernando Simón era médico porque no se lo creía.

Es, curiosamente, la única de los habituales de la Plaza de Castilla que no tiene miedo. El resto es consciente de la huella que dejará el coronavirus en sus vidas.

Con información de Jorge Ansaldo

(*): Este reportaje forma parte de un proyecto de los alumnos de 1º de Periodismo de la Universidad Villanueva en la asignatura de Redacción Periodística

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.