Mujeres frente a Trump desde la revista TIME

Casi tres décadas antes de que Donald Trump accediera al despacho oval, los escándalos sexuales ya le cercaban. Acoso, agresión, besos y falta de consentimiento se discutieron en hasta tres juicios, incluyendo el de su divorcio de su primera esposa, Ivana. Estas demandas fueron rescatadas por la hoy oposición contra el candidato republicano en 2016, pero no le impidió ser elegido presidente. 

Desde su investidura el 20 de enero de 2017 la revista TIME ha aprovechado varias de sus portadas para exponer críticas contra Trump, desde las protestas del Black Lives Matter hasta la controvertida política migratoria del presidente. Una de las principales armas que TIME ha utilizado para hacerle frente al republicano ha sido el poder in crescendo de las mujeres demócratas que se oponen a las políticas de Trump. La primera fue su rival en 2016, Hillary Clinton, que ha protagonizado hasta tres portadas de la popular revista, dos el año que perdió las elecciones -ambas antes de los comicios- y otra en 2017, un año después de su derrota, dando imagen a un reportaje en el que hablaban de “las mujeres que están cambiando el Mundo”. 

La revolución femenina

En 2018 fue el turno de Nancy Pelosi (actual presidenta de la Cámara de los Representantes), una figura de renombre en el Partido Demócrata con quien Trump ha tenido mucha tensión a lo largo de esta efervescente legislatura, y a la que la publicación norteamericana calificó en su portada como “persistente”. Pelosi repitió en 2019 y 2020, siendo escogida para ilustrar el número que recogía a las 100 personas más influyentes del Mundo

Ocasio-Cortez ha enamorado a buena parte del electorado demócrata, especialmente a los más jóvenes

No solo Pelosi protagonizó una portada de TIME en 2019. Otras tres mujeres fueron escogidas para dar voz a ese lado de Estados Unidos indignado con la misoginia de su presidente. La primera fue Alexandria Ocasio-Cortez, una bomba de relojería pro-Bernie Sanders, una joven socialista de carné, hija de inmigrantes de clase trabajadora y pulida como camarera en los bares de Bronx, que ha demostrado un nivel de parlamentarismo envidiable. Ocasio-Cortez ha enamorado a buena parte del electorado demócrata, especialmente a los más jóvenes, y así lo supo recoger TIME en abril de 2019, cuando solo llevaba cuatro meses en el Senado, definiéndola como “el fenómeno”. 

Warren y Harris, la alternativa progresista

En mayo fue Elizabeth Warren, entonces prometedora candidata demócrata que acabó desinflándose frente a Biden, y solo una semana después la activista sueca Greta Thunberg (la única de todas estas mujeres que no pertenece al Partido Demócrata), que con solo 16 años ha conseguido sacar de sus casillas en varias ocasiones al presidente estadounidense, y que incluso escaló hasta la “Persona del año” de 2019. En octubre fue Kamala Harris, hoy flamante candidata a vicepresidenta de mano de Joe Biden, a quien la prensa progresista norteamericana ha encumbrado de cara a las elecciones de noviembre, siendo un perfil mucho más atractivo que el de su compañero de ticket electoral. Toda una declaración de intenciones por parte de TIME, cuyos frutos descubriremos el próximo 3 de noviembre, en unos comicios que podría suponer el fin o la reafirmación de la administración Trump. 

Con información de Laura Muñetón

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.