Ser diabético cuesta 130€ al mes

Necesidades de un diabético

“Corría el año 1975 y mi hermana de cuatro años ingresó en La Paz estando en coma. Afortunadamente pudo contarlo. Ahí descubrieron que era diabética. Un año después me lo diagnosticaron a mí”, afirma Carlos Gómez, profesor de Lengua y entrenador de baloncesto. “Yo soy diabético desde los 12 años, por suerte, los tiempos han cambiado, con las nuevas tecnologías es imposible que pase esto, es más fácil que te lo diagnostiquen, se ve en un simple análisis”, asegura.

“Mi hermana ingresó en coma con cuatro años, por fortuna pudo contarlo”

La diabetes es una enfermedad que afecta al 13% de los españoles y a casi un 10% de la población mundial, según la Fundación de Diabetes en España. Carlos padece diabetes de tipo 1, su sobrino y su hermana Gema también lo tienen desde pequeños. “Desde que te lo diagnostican te conviertes en una persona ordenada, hace tres años tenía que ‘pincharme’ en el dedo hasta 6 veces diarias para medirme la glucosa”.

“Antes me pinchaba 6 veces diarias, ahora una vez cada 3 días”

Los avances tecnológicos ya son una realidad. Ahora el panorama es diferente: “En la actualidad me pincho solamente una vez cada tres días gracias al infusor de insulina“, afirma Carlos. Además, asegura que el ser diabético no te impide hacer una vida normal: “Puedo comer dulces con moderación y hacer deporte”.

¿Cuánto dinero cuesta el tratamiento de un diabético?

El aspecto económico cobra mucha importancia cuando nos referimos a personas diabéticas ya que cada persona tiene su caso. Siempre decimos que la tecnología mejora la vida de las personas, y no nos falta razón. Sin embargo, para eso hay que poder permitírselo, y no todos pueden. “El sensor que mide la glucemia me cuesta 120€ al mes. En total me gasto unos 130€ mensuales”, asegura Carlos Gómez.

“Me gasto unos 140€ mensuales en el tratamiento”

Otras muchas personas no se gastan casi dinero porque directamente no pueden pagarlo: “Antes no nos gastábamos casi nada y ahora tenemos más control y más facilidades pero a coste de un determinado precio. No todo el mundo puede pagarlo”. Las únicas personas exentas de pagar son los menores de 18 años y aquellas que sufren patologías o consecuencias graves (ceguera, amputación…) debido a la diabetes.

Desigualdades entre Comunidades autónomas

Uno de los principales problemas es el la desigualdad en las ayudas y en el trato a los pacientes diabéticos entre las diferentes Comunidades autónomas. “Personalmente he pedido en el Congreso de los Diputados que se eliminen las diferencias”, comenta Carlos. Los precios de los sensores de glucosa varían según la Comunidad autónoma, por lo que hay pacientes que pagan más simplemente por ser de un lugar diferente al de otros.

“He pedido en el Congreso de los Diputados que se eliminen las diferencias entre CCAA”

Sin embargo, no todo son malas noticias ya que el CISNS (Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud) se ha comprometido a financiar las ayudas a los adultos diabéticos antes del 31 de diciembre de 2020.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.