Elane: el rap y sus promesas

Elane, promesa del rap, es parte de una nueva generación de artistas que se abren paso en un mundo en el que todavía prevalecen los hombres. Aunque el dominio masculino se tambalea gracias a que, desde hace tiempo, cada vez son más las mujeres se animan a subir al escenario, los prejuicios tácitos que han sido interiorizados por toda la sociedad siguen siendo un obstáculo a superar. La rapera confiesa las dificultades que se encontró al principio.

Sus comienzos

Pregunta: ¿Encontraste algún tipo de dificultad por ser mujer cuando comenzaste?

Respuesta: Hombre pues sí. Pero no me dijeron directamente que no podía por ser mujer. Esta idea está intrínseca en la sociedad, está dentro. Entonces, tu como mujer ya no te ves capaz ¿sabes? Siempre ha sido complicado. Por ejemplo, yo conocí a Santa Salut en un micro libre, y allí había muchas pavas que querían rapear pero, claro, tu veías a los tíos que salían ahí con to’ su poderío, cogían el micro y te empezaban a rapear en la cara. Y tu pensabas “¿ahora como voy a salir yo aquí?” ¡Tu misma! Lo que ha hecho la sociedad es que no te valores. La cuestión es empoderarse y decir “a la mierda. Me da igual lo que tenga entre las piernas. Igualmente voy a salir ahí y voy a cantar”. Yo siempre he tenido dificultades: siempre he tenido vergüenza, siempre he tenido coraza, siempre he tenido… Jo, siempre me ha costado un montón más por ser mujer, claro que sí. Pero no porque me hayan machacado, simplemente es el funcionamiento de la sociedad, que yo misma acabé por interiorizar. Así que creía que no podía, y ya está.

Siempre me ha costado un montón más por ser mujer

Pero pudo. Aunque comenzó a escribir música desde una temprana edad, no fue hasta que se mudó a Barcelona cuando, junto con sus compañeros de piso, formó parte de un grupo llamado Cuarto Segunda, gracias al cual se dio a conocer. Más tarde, en 2018, se animó a publicar su primer tema en solitario “Féminas”, una breve pero poderosa oda al feminismo.

P: En tu reciente entrevista con Factotum afirmabas empezar a rapear a los 17. Sin embargo, en tu tema “Hiprofenia” dices que haces música desde los 16 ¿que hacías a esta edad?

R: Una cosa es escribir y otra cosa es tener el poder para sacarlo.  Empecé a escribir como a los 15 años, más o menos, coincidiendo con cuando empecé a escuchar rap. En Factotum me referí a mis 17-18 años, que fue cuando fui a Barcelona y vi que podía tomármelo un poco más en serio, ¿sabes? Antes eran simples esbozos de un párrafo o dos. Más o menos oscila entre esas edades, no hubo un cambio repentino, sino que he ido progresando.

P: ¿Cómo empezaste a escuchar rap? ¿Por qué te interesó este género?

R: Supongo que por mi entorno. Por la gente con la que iba y las horas que pasábamos en las plazas. Allí no poníamos reggaetón, se escuchaba rap. Yo creo que el estilo de música que escuchas está relacionado con la vida que llevas. Entonces, el mío estaba relacionado con el rap. Supongo que fue por eso: por mis compañías, mis amigos y todo mi entorno. Yo creo que me llegó, simplemente me llegó. No lo fui a buscar.

“El rap llegó a mi, no lo fui a buscar”

P: ¿Qué tiene este género que no tienen otros? ¿Qué aporta?

R: Primero, considero que es un género que nació de la reivindicación. O sea, de la necesidad de gritar lo que a ti te molesta o de expresarte. Igual otros géneros no han nacido así. Otra razón es la facilidad de escribir poesía. Tiene que tener un contenido, el mensaje es muy importante para mí. Aunque a muchos nos pasa, a veces, que no tenemos ganas de escribir cosas serias y queremos escribir otras cosas, también se puede hacer. Pero a mí lo que me encanta es que si quieres, y te apetece, puedes escribir realmente buen contenido y puedes transmitir un mensaje.

El rap es un género que nació de la reivindicación

Su futuro

Sus letras, aderezadas con referencias autobiográficas, están plagadas de mensajes profundos y con carga ideológica. En su contenido huye de lo superfluo. La realización audiovisual de sus videoclips es también impecable y lleva su sello. Es posible que este trabajo, a parte de su talento natural y su estilo, hayan sido la clave de su éxito. Pero nadie podría acertar con exactitud cómo nace la fama. Lo que sí esta claro es que tiene el terreno allanado para dedicarse a esto indefinidamente.

P: ¿Piensas dedicarte a esto como profesión?

R: Esta es una pregunta que me estoy preguntando ahora mismo. Pero no lo tengo claro. Piensa que yo, uf, acabo de pegar el salto al mundo de la música profesional, hace brevemente un mes y medio. Entonces, mi objetivo sí que es dedicarme a esto durante un tiempo, lo que pasa es que también veo cosas que me hacen replanteármelo. Veo muchas mentiras en el mundo de la industria musical, ¿sabes? Hay artistas que están muy quemados. Muchos desearían haber cogido otro camino porque se sienten solos, porque tienen mucha gente pero, en realidad, nadie les conoce. Tienen depresiones o tienen bloqueos mentales causados por un estrés increíble… Entonces, yo con mis 26 años, intento ver lo bueno de cada lado. Estoy un poco en la encrucijada de: ¿quiero o no quiero esta vida? Evidentemente lo voy a intentar. Pero, sí que es verdad que siendo profesora y teniendo otras opciones no voy a dejar de lado absolutamente todo. Puedo dedicarme a esto de forma profesional, pero sin olvidarme de que puede que algún día no quiera ese tipo de vida.

“Veo muchas mentiras en la industria musical”

Su visión

Elane, profesora y alumna, artista y fan, afirmó que los estudiantes escuchan más atentamente a sus cantantes favoritos que a sus profesores.

P: ¿Por qué crees que a los jóvenes les llega más lo que dice la música que lo que dicen en el aula?

R: Porque la música la eligen, las aulas no. Mira, hay mucha gente que no debería estar en un aula porque lo que se le da bien es correr, cantar, bailar, hacer beatbox… Entonces, claro que les interesa más lo de la calle, porque eso y su música es su elección. Realmente, están siendo libres de hacer o escuchar cosas que les gustan. Así que, eso les llega mucho más que algo basado en encerrarte en cuatro paredes y obligarte a escuchar ¿Como va a influenciar más eso? Me refiero a cómo está montada la educación, no digo los profesores (que ole ellos y ole sus méritos). Pero la forma que tenemos de educar no llega. Qué lastima, ¿no? Porque podría hacerse de muchas otras maneras. Por eso dije lo de que creo que les influencia más la música que lo que les puedan llegar a decir en un aula. Aunque también te puede interesar mucho, ¿eh? También puedes estar muy interesado en las matemáticas, y estar ahí en el aula disfrutando como yo disfruto cuando escucho a Kase O.

La forma que tenemos de educar no llega

La mujer en la música

P: ¿Qué piensas que aportan las Trap Queens como Bad Gyal? Por ejemplo en el tema del feminismo.

R: Creo que sí aportan porque, ¿sabes que pasa? Que los hombres siempre han podido hacer lo que les ha salido de los cojones. Entonces para mí, una reivindicación bastante heavy, más allá de lo que pueda decir Bad Gyal en sus temas o lo que sea, es que nosotras podamos hacer lo mismo. Hacer lo que nos salga de los ovarios. Cualquier reivindicación que sea que una mujer haga lo que ella quiera, bueno, pues es su vida y es su cuerpo. Siempre nos han juzgado por cómo hacíamos las cosas. Pues ya no. Creo que con ellas, igual va a mejorar. Igual nos dejan hacer, nos dejan enseñar lo que queramos, nos dejan decir lo que queramos. Porque sí. Porque podemos. Porque somos mujeres y punto. Y no hay más. Y como los hombres lo hacen, tío. Entonces, creo que sí, que cualquier reivindicación de este tipo es buena. Mientras, claro, haya sororidad. Por ejemplo, de lo que he escuchado de Bad Gyal, no se mete con otras mujeres, como se han metido mil hombres. No lo hace. Bad Gyal lo que hace es cantar lo que a ella le apetece . Y si quiere llamarse ella guarra, pues ole.

Las nuevas raperas y, las poderosas Trap Queens, son un ejemplo de cómo las mujeres se han abierto paso en la música, como en otros tantos terrenos, y aún lo hacen superando prejuicios y estereotipos. Luchan constantemente por quitarse la repetitiva y discriminatoria etiqueta “artista femenina”, que solo evidencia la falsa impresión de que ellas juegan en otra liga.

“Los hombres siempre han podido hacer lo que les ha salido de los cojones”

Su consejo

P: ¿Qué consejo le darías a las compañeras que intenten ser raperas?

R: Pues que no tengan miedo. Que no tengan miedo. Parece muy cuesta arriba, pero solo tienes que empezar a caminar. Y, sobre todo, que se rodeen de gente que les apoye. Que van a tirar “p’arriba”. Van a poder hacerlo. Da igual de donde sean o cómo sean. Da igual, que lo hagan. Se que cuesta, que da miedo, pero que lo hagan. Es lo mejor que podrían hacer en su vida, tío. Y, si no, será un intento fallido y ya está, sin más. Pero que lo intenten. Que lo intenten, de verdad. Y que nunca se rindan, tío. Porque, a veces, parece que no te escuchan pero siempre hay alguien escuchándote, aunque sea tu madre. Siempre. Y eso ya vale la pena.

Siempre hay alguien escuchándote

La senda de Elane no ha hecho más que comenzar. La joven promesa cuenta con varias canciones conocidas, en grupo o en solitario, y aún guarda mucho arte para regalarnos. Por eso, en su última maqueta “Son de esas” se aleja del formato single. Próximamente podremos escuchar nuevos temas como el inédito “Miente” y, si las circunstancias lo permiten, podremos verla en Madrid en mayo.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.