En la RAE hay palabras muertas a “tutiplén”

El tuit más compartido del año modificado para que emplea palabras olvidadas

Es menester recordar que la RAE realizó un zafarrancho del diccionario hace un año. Creó un cementerio donde yacerían las palabras que fueran baladí o vetustas o que se usaran antaño. Para muchos esto fue deleznable y dantesco porque, así de sopetón, perdimos casi 3.000. Esto se convirtió en una tarambana y dejamos de ser faustos. Aunque mediante triquiñuelas dandis algunos quisieron cortejar a las palabras para que las volviéramos a adamar. Trataron de cambiar su sino.

De 77 palabras empleadas en el párrafo anterior 16 están enterradas en el cementerio que se creó en 2019, en ese mismo año la RAE eliminó casi 3000 palabras por estar en desuso y Rosalía consiguió escribir el tuit más compartido. Esos 280 caracteres han sido modificados en la imagen destacada para sustituir algunas palabras por 7 de las que han sido olvidadas.

Por ello, la artista zaragonaza Marta PCampos ha construido un camposanto para las casi 2.800 palabras del español perdidas en el último sigloEstán guardadas en un libro grueso cuyas páginas hay que hojear con guantes. Se titula 1914-2014: diccionario cementerio del español. Las palabras olvidadas también han ocupado unos nichos en la pared de la Caja de las Letras, la cámara secreta que esconde tesoros culturales en el sótano del Instituto Cervantes.

No entiendo qué necesidad hay de enterrar palabras en un cementerio. Me parece un poco como meter a los abuelos en una residencia de mala muerte”, comenta Alfonso Martínez EL MORA, cómico, youtuber, productor y videógrafo. Ha realizado numerosos vídeos relacionados con la RAE; uno de ellos es El Rap de las Palabras Olvidadas.

“Me parece como meter a los abuelos en una residencia de mala muerte”, comenta Alfonso Martínez

“Creo que los criterios para excluir palabras del diccionario son completamente arbitrarios. El principal es el desuso y hay palabras que han quitado que yo uso y seguiré usando como: democráticamente, pilluelo… ¡titilante! ¿Cómo leches describo ahora la llama de una vela? Pero lo que me parece más canalla es que hayan quitado astutamente la palabra escritorzuelo ¿cómo describiremos ahora a muchos miembros de la RAE?”, bromea EL MORA.

¿Usamos realmente todas las palabras?

Según Promximity Barcelona, un agencia de publicidad y creación de contenidos, los españoles utilizamos a diario solo el 2,1% de las palabras que contiene el diccionario, unas 2.000 de las 94.000 disponibles. “La verdad es que me parece una pena que como sociedad no nos preocupemos un poquito de hablar con propiedad y riqueza de vocabulario. La humanidad se diferencia del resto de especies en nuestra capacidad intelectual, pero estoy convencido de que si no tuviéramos además la capacidad y necesidad de comunicarnos, nuestra especie se habría extinguido hace millones de años” dice Alfonso Martínez EL MORA, a lo que añade bromeando “cosa que, por otro lado, hubiera sido ideal para el planeta y el resto de especies… “.

“Las RRSS han puesto en duda la capacidad de parar y reflexionar”, dice Ramón Besonías

Por otro lado, los jóvenes tan solo usan 240 palabras. Es curioso que 280 sean los caracteres para escribir un tuit. “Ahora tenemos que hacer arqueología emocional con intención educativa para recuperar la riqueza verbal por la irrupción de internet, porque es cierto que las redes sociales han puesto en duda la capacidad de parar y reflexionar, pero si se enseña pueden ser muy creativas, como los profesores que crean microrelatos en Twitter”, dice Ramón Besonías, profesor de filosofía en un instituto y experto en Visual Thinking.

Acciones para desenterrar las palabras

“Leyendo la prensa me enteré de la iniciativa y pensé que el rap de un viejuno como yo iría que ni pintado, así surge El rap de las palabras olvidadas”, dice Alfonso Martínez. En este rap emplea 44 palabras en desuso definiéndolas de forma sencilla y entrelazándolas con mensajes antidrogas, de sexo seguro o incluso políticos.

En su tercer mes la tienda había vendido 168 mil palabras

Alfonso participó con su canción en una campaña publicitaria altruista del equipo de Proximity: La Tienda de las Palabras Olvidadas. “Inauguramos un comercio donde las palabras en desuso se convirtieron en productos de consumo que cualquier usuario podía comprar con un simple gesto: compartiéndolas. Así, cada compra contribuía en su difusión”. Es decir, el único precio por conseguir la ilustración de una de esas palabras desenterradas es colocarla en una red social.

En dos semanas, la tienda recibió 32.000 visitas, se compartieron más de 4.500 palabras y se registraron 9.600 tuits. En su tercer mes, la tienda había vendido más de 168.000 palabras, y la iniciativa había alcanzado al 20% de la población hispanohablante, generando un incremento del 44% en el uso de las palabras en redes sociales.

“La idea no era solo rescatarlas sino establecer un vinculo emocional”, dice Ramón Besonías

Ramón Besonías también quiso colaborar y creó un movimiento que consiste en que los nietos preguntan a los abuelos por una palabra que ya no se usa y después la anotan, escriben un cuento o la comparten de alguna forma. Una idea que surgió para sus clases, se extrapoló a las redes sociales y consiguió que muchos se unieron a la cadena.  “La idea no era solo rescatarlas sino  establecer un vinculo de relación emocional”, dice Ramón y a lo que añade, “esto surge de mi experiencia con mi propia abuela, yo pensaba que estaba loca porque para mí se inventaba palabras, pero no, usaba palabras que yo no conocía”.

Por otro lado, inició en Twitter e Instagram el dibucedario, que consiste en garabatear cada día algo inspirado una en letra del abecedario “quería recuperar lo analógico y digital para que la gente se parase a disfrutar”, explica Ramón.

Redes sociales: ¿amigas o enemigas?

Hay muchas corrientes, sobretodo en educación, que consideran que las redes sociales están perjudicando a la comunicación. Para Alfonso Martínez, youtuber, el problema no son las redes sino la falta de conciencia de que el uso del idioma y la comunicación entre personas es vital. “Hablando es la única manera de solucionar los conflictos”, comenta.

“La irrupción de internet nos ha puesto a prueba”, comenta Ramón

Ramón Besonías, profesor, considera que hay que educar en la herramienta porque “la irrupción de internet nos ha puesto a prueba, pero en la vida hay muchas cosas que nos ponen a prueba”.

En cualquier caso, la palabra favorita de Alfonso seguirá siendo tutiplén, aunque esté en el cementerio, porque en el diccionario hay o había palabras a tutiplén. “Ya que parece que a la RAE no le preocupa, sí que espero que exista gente a la que sí le mueva”, dice.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.