Diez miradas al coronavirus (IV): desinfectar las calles que antes solo se limpiaban

El coronavirus ha hecho que su trabajo sea más necesario que nunca

Apenas son las 8 de la mañana y ya ha salido el sol. Sin embargo, la jornada de los servicios de limpieza de Palencia ha comenzado mucho antes. Una situación excepcional que no entiende de horarios. Julio Gancedo es el delegado del servicio de limpieza de la empresa Urbaser en la provincia de Palencia, Castilla y León, y el coronavirus ha hecho que su trabajo sea más necesario que nunca.

“Las bolsas de basura que recogemos no sabemos si están o no contaminadas”

Un servicio más necesario que nunca

“Es un servicio esencial en circunstancias normales pero prioritario en las circunstancias actuales”, dice Julio Gancedo y es que, a pesar del confinamiento en los hogares de los ciudadanos, hay que seguir saneando la ciudad. Estos días el trabajo se ha adaptado a la situación de emergencia provocada por la crisis sanitaria, por lo que ahora “el servicio de limpieza de la ciudad se ha modificado para desinfectar las calles”, aclara Gancedo. Sin embargo, no dejan de estar expuestos a peligros ya que “las bolsas de basura que recogemos no sabemos si están o no contaminadas”, explica Gancedo.

Utilizan una disolución desinfectante tres veces más fuerte que la lejía doméstica

En la empresa, todos los trabajos han sufrido cambios, si antes un conductor trabajaba con una barredora, estos días conduce un camión cisterna equipado con una disolución de hipoclorito, tres veces más fuerte que la lejía doméstica, para desinfectar las calles. Mientras que, por otro lado, los barrenderos “salen a trabajar con el carrito de la limpieza y con la mochila equipada con la solución desinfectante y compaginan la limpieza con la desinfección del mobiliario público”. Además, “en el barrido manual, cada operario realiza su recorrido habitual, son los que mejor lo conocen”, aclara.

El coronavirus no entiende de horarios

Sin embargo, estos días la jornada laboral no tiene horario. La desinfección de las zonas de alto riesgo como los hospitales, las residencias de mayores o los comercios de primera necesidad son una prioridad. Cuando se termina esta labor concluye la jornada, así como “con todos los residuos recogidos y trasladados al centro de tratamiento”, explica Gancedo.

La plantilla se ha esforzado mucho en realizar la nueva actividad

La seguridad es clave

Otro de los elementos a tener en cuenta es la seguridad, el escudo que les protege frente al virus. En primer lugar, los trabajadores están formados para prevenir el contagio de este virus. Mientras que, por otro lado, se está llevando a cabo un plan de contingencias especializado en cada servicio en función del grado de afectación que pudiera sufrir la plantilla.

Los equipos de protección en el mercado son escasos

Toda protección es necesaria, es por que ello que “se ha entregado a la plantilla equipos de protección individual (EPI’s) adecuados para su protección personal frente a la posibilidad de contagios, mascarillas, buzos de trabajo y gafas de protección”, explica Gancedo. Además de su reposición en la medida en que se consiguen en el mercado ya que en estas fechas añade “son escasos”.

Lo más importante son las personas

Ahora lo más importante son las personas ya que sin ellas la labor esencial que realizan no sería posible. “La plantilla se ha esforzado mucho en realizar escrupulosamente la nueva actividad, ya que somos conscientes de la urgencia y necesidad de lo que ahora hacemos”, concluye Gancedo.

About María Gancedo

Estudiante de Villanueva C.U.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.