Diez miradas al coronavirus (II): cuando el ERTE tiene mombre propio

Resistiré

El Covid-19 no sólo está provocando una crisis sanitaria en el país, sino que millones de personas han tenido que dejar de trabajar de manera temporal por culpa de la crisis económica que acompaña a este virus.

Esta suspensión laboral se conoce como expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) y ya ha afectado a casi tres millones de españoles, según fuentes de la Administración laboral para Cinco Días.

Entre ellos, se encuentra P.G., una diseñadora de moda de una conocida firma española que ha preferido proteger su identidad. Ella, como muchos otros, supieron que la posibilidad de ser suspendidos era cada vez más real: “Soy una persona bastante informada y me gusta seguir las noticias, así que me fui preparado mentalmente” -comenta- “Leyendo medios especializados en moda, me enteré de que varios grupos del sector empezaron a realizar ERTE”.

“Leyendo medios especializados me enteré de que varios grupos del sector empezaron a hacer ERTE’s”

De la posibilidad a la realidad

El expediente de regulación temporal ha sido la herramienta más utilizada por las empresas para ajustar sus plantillas mientras se supera esta crisis. En la firma de moda donde ella trabaja esta opción fue la más comentada: “En mi empresa empezaron a cancelar modelos ya aprobados que estaban produciéndose. Ahí fue cuando me preocupé seriamente, pero, sobre todo cuando me cancelaron un viaje de negocios a Londres por el virus”.

El ERTE ha sido la herramienta más utilizada por las empresas para ajustar sus plantillas

Finalmente, esos indicios de una posible suspensión de trabajo se hicieron realidad y P.G. fue una de las afectadas por el ERTE junto con otros compañeros del mismo departamento: “En teoría, el 75% del sueldo me lo paga el estado y el 25% restante la empresa, pero según he ido informándome esas cifras han variado”, expresa dubitativa.

Incertidumbre y precariedad

Lo que parecía una suspensión temporal de trabajo, recoge más incertidumbre de la que esperaba. P.G. pensaba reincorporarse el día 29 de marzo, pero debido a la ampliación del Estado de Alarma no sabe cuándo volverá a trabajar: “Estoy muy intranquila. Procuro ser positiva porque si no me da ansiedad” -comenta preocupada- “Mi contrato termina en junio y luego no sé qué va a pasar. Además, estoy en un proceso de selección con otra marca y tampoco sé nada.”

Procuro ser positiva porque si no me da ansiedad

La precariedad en el mundo de la moda es habitual, afirma: “Cuando no hay trabajo de lo mío tengo que estar currando de camarera, a pesar de los años de experiencia que tengo en moda”, y está convencida de que esta situación va a desencadenar un bloqueo en el consumo, que provocará la pérdida de creación de nuevos empleos en el sector.

Tiempo libre para otros proyectos

A pesar de esta situación, recalca estar disfrutando del tiempo que está dedicando a un proyecto futuro con el que está ilusionada, a conocerse mejor, a leer, decorar, hacer ejercicio y aprender a estar bien consigo misma.

A lo que suma la importancia de ser positivos durante esta difícil época. “Hay que pensar que de todo se sale. También me tranquiliza pensar en las cosas buenas y saber que tengo un plan B, un proyecto que tiene relación con el mundo del diseño y la artesanía”, comenta ilusionada.

Hay que pensar que de todo se sale

Mantener una rutina también es importante. Levantarse a una hora prudente y organizarse el día para ir desempeñando las tareas: “Siempre tengo cosas que hacer así que me pongo en marcha pero con calma porque tengo todo el día”.

Positividad, ejercicio y espacio para uno mismo

Ella, como muchos otros jóvenes, comparte piso. Esta situación idílica puede tornar difícil en cuarentena si no se sabe respetar los espacios: “Pensaba que lo iba a llevar peor porque soy bastante independiente, pero lo llevamos muy bien. Hacemos “vida de sofá” juntas y luego también estamos separadas. Hay días que no la veo, otros sí y otros poco”.

Compartir piso puede ser difícil si no se respetan los espacios

Cada día es diferente para ella porque se propone nuevas metas y pequeños retos por cumplir, pero también confiesa que a veces se permite no hacer nada porque también es importante. 

About Carlota Galdón

Soy estudiante de 4º de Periodismo de Villanueva C.U.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.