José Luis Concejero (Cope): el típico “accidente” que reaviva tu profesión

José Luis Concejero

Alumnos de segundo, tercero y cuarto de periodismo de la Universidad Villanueva han acudido a la ciudad de las noticias, Bruselas, donde cada día hay algo nuevo que escribir y donde el buen periodismo se hace notar.

Uno de los principales protagonistas de este viaje, José Luis Concejero, corresponsal de COPE en Bruselas, ilusionó a los futuros periodistas sobre lo que significa trabajar fuera del país de origen, con sus respectivos pros y contras, aunque confiesa que su vida como corresponsal “fue todo un accidente”.

“Nunca me imaginé ser corresponsal, de hecho, nunca me planteé salir de España” aseguró. Primero la televisión de Castilla–La Mancha, luego Londres, como corresponsal de la cadena Cope y desde hace tres años en Bruselas. Recibe a los alumnos de Villanueva junto a los corresponsales de Telecinco, Ana Núñez-Milara, y El País, Álvaro Sánchez.

Una vacante le abrió las puertas de Bruselas, y ahora admite que está feliz con su trabajo

La corresponsalía en Bruselas

Londres supuso para el periodista una gran oportunidad para aprender inglés y para adquirir nuevos conocimientos respecto a su carrera profesional. Sin embargo, una vacante libre le abrió las puertas para conocer nuevas ciudades. En este caso, Bruselas. Aunque reconoce que muchas veces sigue preguntándose cómo ha llegado a parar allí, admite que está muy feliz y asegura que no tiene ninguna intención de moverse de allí.

[Lea todas las informaciones del viaje de los alumnos de Periodismo de la Universidad Villanueva a Bruselas]

Concejero no es mucho de moverse, y aunque no lo parezca asegura que es de los que piensan que “el movimiento se demuestra andando. Hay que equivocarse e ir poco a poco” y no le supone ningún reparo reconocer que a día de hoy sigue cometiendo errores. “Cuando llegué, a pesar de ser el nuevo, tenía que dar a los espectadores la sensación de seguridad en lo que relataba” confesó. Como es de esperar, y como bien sabe Concejero, el oyente de radio no tiene por qué asumir que hay una nueva persona en el cargo, y por ello recomienda siempre mantener la calma y estar seguro de ti mismo.

“El movimiento se demuestra andando. Hay que equivocarse e ir poco a poco”

La información europea es densa, complicada y en ocasiones aburrida. Así nos lo transmitía el corresponsal con humor, y aunque parezca que los periodistas lo saben todo, no es así. Al lector que lee esto… ha de saber que la humildad es muy importante, y más en esta profesión.

“A veces hay que tocarle el brazo a tu compañero y pedir ayuda, muchas veces no terminamos de controlar toda la información que nos llega, y por ello hay que ser humilde y ayudar al que tienes a tu lado”, comentó el corresponsal. De hecho, tal y como explicó, se atrevería a decir que todos los periodistas que han llegado a Bruselas alguna vez han desconocido algún tema.

La información

La tendencia en Bruselas cuando vas entrando poco a poco en esa burbuja de información que rodea la ciudad es que vayas teniendo relación con portavoces, funcionarios o diplomáticos y caigas en la información comunitaria. “Tu mismo comienzas a tener tu idea propia de lo que puede ser el proyecto comunitario y a la hora de volcar esa información en la antena, te pierdes”, aseguraba.

Uno de los riesgos principales es terminar haciendo información para las propias instituciones comunitarias. Por ello aconseja que no caigamos en la tentación de pensar que estamos pisando tierra, ya que eso crea un círculo de informaciones que solo entenderán los de tu comunidad, no los que te escuchen desde otros lugares del mundo.

“Siempre hay que saber qué contar, pero siendo consciente de a quién te estás dirigiendo”

La radio son muchas horas, boletines, y programas, y un corresponsal tiene que estar pendiente a todas horas. “La radio es un medio comprometido, y la ley de Murphy ocurre. Si algo tiene que pasar, pasará. Y sorprendentemente pasa más cuando te vas de vacaciones”, relataba entre risas.

Es habitual que en un medio como la radio estén constantemente pidiendo crónicas de todo tipo y condición. “Cualquier cosa que pase tendrás que darla te guste más o menos, porque la información es lo que tiene”, afirmó. Por eso para ser corresponsal de radio, Concejero tiene muy claro que te tiene que gustar más la radio que la propia información.

“Para trabajar en la radio, tiene que gustarte más esta que la propia información”

De esta tertulia quedaron claras dos cosas. Que los accidentes -como a Concejero- ocurren cuando menos te lo esperas, y que si quieres ser periodista, procura que no te gusten las vacaciones. Sin embargo, hacer periodismo no está pagado. Cada uno que lo entienda como quiera.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.