Bruselas, la ciudad de los 1.300 periodistas

¿Cuántas veces hemos estado, finalmente, más tiempo del que pensábamos en un sitio? Ese es el día a día de Álvaro Sánchez (El País), José Luis Concejero (COPE) y Ana Núñez-Milara (Telecinco), corresponsales de medios de comunicación españoles en Bruselas. “Mi idea era cubrir la Presidencia española del Consejo Europeo durante 6 meses, debido a una baja por embarazo, pero nunca me imaginé que estaría 10 años”, afirma esta última.

Los tres periodistas fueron los protagonistas del primero de los encuentros profesionales e institucionales que un grupo de alumnos de periodismo de la Universidad Villanueva  mantuvo en Bruselas con una decena de periodistas, diplomáticos y políticos, y que abarcaron desde medios de comunicación, productoras y lobbies hasta sedes diplomáticas e incluso el Parlamento europeo.

[Lea todas las informaciones del viaje de los alumnos de Periodismo de la Universidad Villanueva a Bruselas]

Esta primera mesa redonda tuvo como objetivo que los alumnos comprendieran la importancia de la Unión Europea para España y el día a día de estos periodistas para lograr una información veraz.

En Bruselas hay 1.300 periodistas, de los cuales 60 son españoles

Bruselas, capital del periodismo

Bruselas se conoce como la actual capital del periodismo porque en ella hay una cantidad de información que en otras ciudades no se maneja; por ello, son necesarios tantos periodistas. Sólo Washington puede tener un número de medios tan grande como Bruselas; aquí hay 1.300 periodistas, de los cuales 900 son de prensa, radio y TV, 400 son fotógrafos, cámaras y técnicos audiovisuales. España es el 6º país con más corresponsales en Bruselas, 60, y es un número bueno en relación a la sociedad y lo que está demanda.

“Un periodista debe dar respuesta a todas las preguntas que él mismo se haría”, aconseja Álvaro Sánchez

A causa del elevado volumen de información que genera Bruselas y la dificultad para analizarla, el periodista debe tener en cuenta al lector y, por eso, su función es traducir toda la información que recibe para hacerla didáctica y comprensible. Álvaro Sánchez cree que el mejor consejo que puede dar es que “un buen periodista debe dar respuesta a todas las preguntas que él mismo se haría y si no se sabe un tema, el lector no se va a enterar por mucho que ponga declaraciones y tecnicismos”.

El beneficio de la tecnología

El reconocimiento e importancia que ha obtenido la ciudad belga en gran parte se debe a la tecnología. Esta permite que los corresponsales puedan desempeñar su trabajo con mucha más rapidez y hacerla más llevadera. Ahora es posible realizar un directo desde el Parlamento y, así, el receptor puede comprender mejor lo que se está tratando de explicar.

Las dificultades de ser corresponsal

Todos ellos reconocen que la información de Bruselas es muy compleja y que está en constante cambio, pero también admiten que una de las mejores cosas que tiene trabajar en dicha ciudad es que está repleta de gente dispuesta a ayudar, tanto los compañeros como las instituciones europeas. Debido a la dificultad de la información y al espacio y tiempo limitado del que disponen, uno de los grandes problemas es que no saben si emplear parte de su tiempo o espacio en explicar los conceptos básicos o, por el contrario, darlos por sabidos e informar de un modo más técnico.

“Prefiero contar sólo dos ideas y que estas se entiendan”, declara Núñez-Milara

Ante este dilema, Ana Núñez-Milara, corresponsal de Telecinco, cree conveniente invertir ciertos minutos en aclarar la información y, aunque únicamente se informe sobre lo imprescindible, el espectador tenga la idea clara. “Una vez estuve pensando sobre cómo íbamos a contar las futuras negociaciones comerciales entre el Reino Unido y la Unión Europea. Yo tengo 25 segundos para hacer mi directo y en tan poco tiempo no te puedes poner a contar tecnicismos porque no se va a entender y creí correcto pararme a explicar el concepto de arancel porque prefiero contar sólo dos ideas y que estas se entiendan”, cuenta Núñez-Milara como anécdota.

En Bruselas es imprescindible encontrar un grupo en el que sentirte en familia

Otra de las principales dificultades que destacan es la soledad, pues a pesar de no tener tiempo debido a las continuas asistencias a eventos, ruedas de prensa, encuentros con políticos, briefings, etc, todos ellos echan de menos España; por ello, creen que es imprescindible encontrar un grupo de amigos y trabajo en el que sentirte en familia.

Ana Núñez-Milara y José Luis Concejero agradecen que, aunque de su medio se encuentren ellos solos, se sientan arropados al trabajar en una productora o redacción y compartir el espacio con otros periodistas de su mismo formato. Sin embargo, este factor lo echa más en falta el corresponsal de la Cadena Cope ya que él ofrece sus crónicas desde casa o, en ocasiones especiales, desde la calle, pero siempre solo. “Para estar en este formato de comunicación te tiene que gustar más la radio que el propio periodismo o la información porque te piden cosas con las que tú no cuentas y siempre vas a tener que estar preparado para resolverlo solo”, declara Concejero.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.