ESPECIAL CORONAVIRUS / La mascarilla que no te pones para otras enfermedades

Las enfermedades que creías erradicadas pero no

Desde que la noticia del coronavirus llegó a oídos de todos, el pánico se desató en todo el mundo. E incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) tuvo que salir a desmentir las formas de propagación de este nuevo virus y su calificación de pandemia

El nuevo virus mortal ha llegado incluso a cancelar la Mobile World Congress de Barcelona porque las deserciones de grandes empresas como AT&T, Vodafone, Deutsche Telekom, Intel o Facebook pudieron más que la insistencia de las autoridades catalanas sobre la ausencia de riesgo sanitario.

Sin embargo, la epidemia que es capaz de mantener en cuarentena a medio país y que ha provocado más de mil muertes y cerca de 50.000 contagios comienza a descender. Según datos de la Comisión Nacional de Sanidad, durante las últimas 24 horas se han producido 2.015 nuevos casos de contagios, lo que supone un 48,2% menos respecto al martes de la semana pasada y la mayor caída desde el 30 de enero

Puede que el alarmismo generalizado sea exagerado y que tantos focos de atención sobre una misma enfermedad engrandezcan su gravedad, por lo que cabe prestar atención sobre aquellas otras que parecen erradicadas y que no lo son

La peste

La peste negra es una enfermedad del siglo XIV que alcanzó su punto máximo en Europa entre 1347 y 1353, llegando a matar a un tercio de la población europea, unos 25 millones de personas, junto a otros 40 a 60 millones en África y Asia

Pero aunque oír su nombre traslade al pasado, la realidad es que entre 2010 y 2015  se notificaron 3.248 casos en el mundo, 548 de ellos mortales, según la Organización Mundial de la Salud. 

Los focos de la enfermedad se concentran en República Democrática del Congo, Perú y Madagascar, siendo este último el mayor de todos. Desde el pasado mes de agosto ha habido más de 2.267 casos y 195 muertes, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La plaga bubónica se transmite a los humanos por las picaduras de pulgas infectadas que viven en pequeños mamíferos como las ratas. Y la neumónica se propaga a través del aire. La buena noticia es que el suministro de antibióticos en una fase temprana cura la peste fácilmente, pero la falta de ayudas y recursos en países como Madagascar provoca que la enfermedad se propague regularmente. 

Extensión de la peste en el mundo en 2016
Extensión de la peste en el mundo en 2016

Tuberculosis 

La que fuera bautizada como “la enfermedad romántica” en el siglo XIX aún sigue haciendo de las suyas. Según el Ministerio de Sanidad, en 2017 la tuberculosis fue la décima causa de muerte a nivel mundial y la primera por un agente infeccioso. Entre los años 2000 y 2017 se llegaron a estimar más de 1,5 millones de muertes y unos 10 millones de casos confirmados. De este último datos, 1 millón (10%) eran menores de 15 años.  Dos tercios de los casos incidentes en el mundo se concentraron en 8 países: India, China, Indonesia, Filipinas Pakistán, Nigeria, Bangladesh y Sudáfrica. 

Tuberculosis
Las otras enfermedades que no tienes que olvidar por el coronavirus

Ébola

Si tenemos que decir una enfermedad que tuvo en vilo a este país y de la que ya nos hemos olvidado, esa es el ébola. Las redes y los medios se volcaron con el caso de Teresa Romero y su perro Excalibur. Pero ¿ya hemos acabado con esta enfermedad? No. Según Unicef, la enfermedad sigue afectando especialmente en países de África, donde ya se ha cobrado la vida de 10.000 personas y actualmente hay cerca de 25.000 infectados.  Esta mayoría es en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

Hay que resaltar que uno de cada 5 contagios por ébola es en niños. En total son más de 5.000 niños enfermos, lo que constituye un 20% de los casos de infección. Más de esos 16.000 niños se han quedado huérfanos. 

Con información de Carlota Galdón.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.