España apenas representa el 3,7% de la agricultura orgánica europea

El cultivo orgánico en Europa

El cambio climático y los nuevos hábitos de consumo han provocado un cambio en la mentalidad empresarial que comienzan a sucumbir a la forma tradicional de cultivo agrícola, la agricultura orgánica. En Europa, este tipo de producción comienza a hacerse un hueco entre los agricultores que ven el futuro en el movimiento “zero waste”, aquel que promueve la reutilización de otros desechos durante un proceso. Por ahora, España representa el 3,7% del área europea de explotación orgánica.

El volumen dependerá del tipo de explotación y si es mejor un tipo de producción u otra

La agricultura orgánica vive ahora su momento álgido debido a la preocupación por el cambio climático y el calentamiento global. Sin embargo, existen diferentes métricas para conocer si es mejor un tipo de producción u otra como: emisión de gases de efecto invernadero, uso de la energía, niveles de nutrientes en la tierra, uso del suelo, acidificación, etc. En cuanto al volumen, dependerá del tipo de explotación y si es mejor un tipo de producción u otra.

Agricultura convencional en Europa

En cuanto a la huella ecológica, la agricultura convencional caracterizada por el uso de químicos como pesticidas y fertilizantes, resulta más perjudicial en la tierra ya que altera sus propiedades naturales tales como su enriquecimiento en nutrientes, por otras supuestamente más beneficiosas para la producción en volumen. Además, cabe destacar la importancia de la alta contaminación resultado de la propia fabricación de estas sustancias químicas utilizadas para uso agrícola.

Francia, Alemania, Grecia, Portugal y España entre los países que más utilizan fertilizantes

Como se puede observar en el siguiente gráfico, en Europa entre 2015-2017 los países que más hicieron uso de estos químicos fueron Francia, Alemania, Grecia, Portugal y España entre otros. Además, como se puede apreciar, apenas existe una disminución de su uso a lo largo del tiempo, sin embargo habrá que esperar a finales de año para la publicación de las últimas cifras.

¿Qué implica la agricultura orgánica?

La agricultura orgánica es aquel tipo de cultivo que en todos sus procesos es respetuosa con el medioambiente utilizando recursos naturales tales como agua, semillas no tratadas e insectos beneficiosos, entre otros, rechazando todos aquellos que contengan elementos sintéticos: fertilizantes, pesticidas, etc.

Objetivos: disminución de gases de efecto invernadero y transmisión de químicos en alimentos

El objetivo de este tipo de producción es en primer lugar disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, así como la transmisión de químicos a los alimentos producidos para consumo humano.

Agricultura orgánica en Europa

La situación en Europa es bastante llamativa ya que Austria, Suecia y Estonia son los países que mayor terreno destinan a la producción orgánica. Esto puede deberse a un ineficiente uso de las tierras de cultivo orgánico ya que aquellas que hayan sido tratadas con químicos anteriormente pierden sus propiedades primarias y por tanto su categoría de orgánicas. Este tipo de cultivo está siempre limitado por las reglas de la naturaleza y por tanto de sus características.

La representación del cultivo orgánico en Europa es bastante reducida con respecto al gran volumen de fertilizantes y pesticidas que se emplean. De este modo, es importante informar a la sociedad de la necesidad de llevar a cabo unas políticas agrarias responsables tanto para el medioambiente como para la salud de la humanidad. De la mano de la ciencia, en el equilibrio de los hábitos de consumo y las distintas formas de producción, se encontrará con el tiempo la respuesta.

About María Gancedo

Estudiante de Villanueva C.U.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.