Renovarse o morir, el dilema de un quiosquero

Quiosco nº4 de Gran Vía

Imanes para la nevera, banderas, camisetas de fútbol de cada partido, postales, bufandas, abanicos, gorros, paraguas, chicles, llaveros, sudaderas, pulseras, placas personalizadas, mecheros, delantales, bolsos, bebida, patatas fritas, tickets de autobuses turísticos e incluso lotería es lo que ahora puebla los, antiguamente llamados, quioscos de prensa.

Un cubo de chapa de unos cuatro metros y medio de ancho con los laterales desplegados ocupa parte de la acera de la Gran Vía de Madrid bajo las luces navideñas, ya encendidas. Hay cuatro en esta calle, uno de ellos ha tenido que cerrar debido a las pérdidas.

“Al principio eran familiares, pero al transformase en tiendas hemos tenido que contratar a gente”

Al principio eran familiares, explica la dueña del más cercano a Callao, pero al final al transformarse en tiendas de suvenires han necesitado contratar a gente. Hay dos trabajadores por quiosco de media.

Nº de quioscos en Madrid

A finales del año 2000, la Asociación de Vendedores de Prensa Profesionales de Madrid (AVPPM) contaba con 707 quioscos asociados, aunque la red era más extensa. En la actualidad, la cifra ha descendido hasta 400 y en el último año han echado el cierre más de una veintena de ellos.

Cuánto cuesta un quiosco

“La gente ve los quioscos cerrados y nos preguntan si podrían abrirlos”, afirma Artacho, el dueño del quiosco más cercano a Montera. “Pero cuando les contamos las condiciones nos dicen que parece que en vez de un quiosco vayan a montar una boutique de lujo”, lamenta. Ante la falta de demanda, las licencias también están en caída libre: “Hace diez años por un traspaso se pedían 45.000 euros, ahora menos de 15.000”, añade.

“La gente nos dice que parece que en vez de un quiosco vayan a montar una boutique de lujo”

La Agrupación Nacional de Vendedores de Publicaciones (ANVP) calcula que, entre la gestoría, los avales, el canon hacen falta unos 70.000 euros para abrir un quiosco y unos ingresos de 3.500 al mes solo para cubrir costes.

La crisis del papel contra los quioscos

“Ahora el papel no se vende y los quioscos nos estamos reinventando ya no tenemos prácticamente prensa si no que tenemos de todo”, explica la dueña del quisco número cuatro de Gran Vía mientras señala a un lateral. En una repisa de unos 40 centímetros tiene tres de las principales cabeceras españolas de prensa generalista y cuatro de deportes. “Al día, con suerte, vendo unos 20 periódicos”, dice. El resto del quiosco son suvenires.

“Al día, con suerte, vendo unos 20 periódicos”

La OJD informa de que las seis principales cabeceras españolas: El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia, La Razón y Público pierden el 61% de su difusión en una década, es decir, desde el 2007 hasta el 2017.

Los quiosqueros de Gran Vía se han reunido con el pleno del Ayuntamiento para solicitar un cambio en la ordenanza “hemos pedido ampliar la ordenanza, ampliar el tamaño y renovar la construcción, lo que estamos buscando es que nos permitan tener unas instalaciones más cómodas para tener cualquier tipo de producto”, explica y a lo que añade, “el papel está muriendo y hay que renovarse porque lo que no se ve no se vende”.

“El papel está muriendo y hay que renovarse porque lo que no se ve no se vende”

En la reunión, se acordó la creación de una mesa bilateral con el Ayuntamiento con el fin de estudiar fórmulas para abordar los problemas que padece el sector y que sirvan para revitalizar estas pequeñas empresas.

“En 2022 quedarán una cuarta parte de los quioscos si no actuamos para evitar esta escabechina”

“A nosotros no nos importa vender suvenires u otras cosas, al contrario, nos puede beneficiar”, apostilla la quiosquera.  Quedan unos 20.000 puntos de venta en toda España, y pese a la lucha por reinventarse, los vendedores no creen que su futuro dependa de la venta de periódicos: “Nosotros somos los que damos los buenos días a los lectores todos los días, no son un número del EGM, y la realidad es que están dejando de venir”, afirma Artacho, que calcula que en 2022 quedarán, “con suerte”, una cuarta parte de quioscos “como no actuemos rápidamente para evitar la escabechina”.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.