El vino también estudia en la universidad

Vino

Probar vinos es como una lotería, todos prueban y el azar decide quién acierta. En una sala con vistas al campo unas 10 personas se acercan la copa de tinto a la nariz y olfatean. “Huele a mora”, dice una chica rubia. Están catando el vino Muga de una bodega familiar desde 1932.

Toneles de 15 mil litros de capacidad

El vino de las Bodegas Muga

En el interior hay toneles del tamaño de siete personas con una capacidad de hasta 15 mil litros. La guía explica los diferentes tipos de fermentación. La alcohólica que se hace de forma natural por el azúcar que contiene la uva y que se va transformando lentamente en alcohol. Esta bodega dispone de 4 salas de fermentación con 90 tinas de madera.

Una vez realizada la fermentación alcohólica, el vino llevará a cabo de forma natural la segunda fermentación, la fermentación maloláctica. Posteriormente, los vinos comienzan la crianza en barrica, pudiendo oscilar ésta entre 24 y 36 meses según la categoría del mismo. “La madera del roble es como la universidad del vino, se producen en la barrica una serie de reacciones químicas que culminan en el vino que conocemos”, explica Iara, la guía.

“La madera del roble es como la universidad del vino”

“Yo noto roble”, añade un hombre con la copa en la mano. Es precisamente en roble centenario donde se barrican estos vinos. La bodega Muga es la única que cuenta con un maestro tonelero en España, es un arte que se aprende de padres a hijos, no hay escuela.

El roble centenario francés

El mejor sabor que aporta la madera al vino se obtiene con el roble francés, según el enólogo Isaac Muga.  Ese roble descendiente de los bosques plantados por Colbert, ministro del Rey Sol, Luis XIV de Francia, al que le debemos los mejores vinos que se beben hoy, y que son gestionados por la Oficina Nacional de Bosques de Francia. El rango de edad idónea de estos árboles para la elaboración de barricas es de 200 a 350 años.

Se necesitan robles de 300 años

Esta bodega riojana lleva años trabajando con un explotador forestal, la familia Canadell, de origen catalán que se dedica al negocio maderero en Francia desde hace cuatro generaciones.

Los árboles son elegidos previamente por la Oficina Nacional de Bosques que marcan los robles y pasan a los explotadores un informe con la posición GPS de cada árbol. Se consiguen a través de una subasta y se llegan a pagar hasta 40 mil euros por roble. Para la elaboración de las barricas, dónde se creará el vino, sólo se aprovechan unos metros de madera, aquellos que son más rectos y limpios, sin nudos, es decir, alrededor de un 30%.

Los robles españoles no sirven, porque debido a la tala indiscriminada son muy pocos y están protegidos, pero además crecen con el tronco torcido lo que dificultaría la creación de toneles. Estos árboles crecen lentos y para que el vino realice esa mutación química con la madera esta debe tener al menos 300 años. Por lo tanto, ¿se pueden acabar alguna vez los robles centenarios franceses?

Cuatro países producen la mitad de todo el vino del mundo

Sector vinícola

Cuatro países producen la mitad de todo el vino del mundo y cinco países se beben la mayor parte. Italia, Francia, España y EE UU lideraron en 2017 la producción mundial. En la lista de los principales consumidores, además de Italia, Francia y EEUU se encuentran Alemania y China. España queda en el séptimo lugar. Los datos proceden de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV).

En el mundo se produjeron 250 millones de hectolitros de vino

En el mundo se produjeron 250 millones de hectolitros de vino en 2017, un 8,4% menos que el año anterior. La OIV atribuye la cifra a las condiciones meteorológicas desfavorables que afectaron a la producción especialmente en Europa. Italia se coloca como el principal productor de vino del mundo.

España es el líder mundial en ventas de vino, con 22,1 millones de hectolitros el año pasado, pero lo vende muy barato, a 1,25 euros el litro; los franceses, sin embargo, a unos seis euros de media.

El sector vinícola español mueve alrededor de 500 millones de euros

El sector vinícola español mueve alrededor de 500 millones de euros según statista. El vino español necesita al roble francés, pero ¿se pueden acabar alguna vez estos árboles centenarios franceses? La clave para que el ciclo continúe es: por cada muerte de uno, el nacimiento de otro. Además, en Francia tienen claro que quien planta un roble está beneficiando a sus bisnietos.

Quizá todo comenzó con el objetivo de construir navíos para combatir a los ingleses, o incluso calentar la casa en invierno o tal vez para construir algún mueble que decorara una mansión de hace ya muchos siglos, pero esa madera centenaria ha terminado aquí, en España.  Ahora, hace vino en una bodega en el barrio de la estación de Haro, en la Rioja, donde participa en la liga de los mejores caldos del mundo.

La guía echa una copa, ahora de vino blanco, y todos los catadores acercan su nariz al borde del cristal”.¿Huele a manzana?”, pregunta uno; “a mí me parece piña”, zanja otro.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.