Mariano González: “Mi carrera periodística empezó con la muerte de Franco”

Eran cerca de las seis de la madrugada del 20 de noviembre de 1975 cuando Radio Nacional de España anunció la muerte de Francisco Franco.

Momentos más tarde, el presidente de Gobierno, Carlas Arias Navarro, confirmó la defunción, pronunciado la muy conocida frase: “Españoles, Franco ha muerto”.

“Españoles, Franco ha muerto”. El anuncio de Arias Navarro confirmó la noticia adelantada por Europa Press

Sin embargo, a las 4:58 la agencia Europa Press se había adelantado a todos los medios con un teletipo que decía: “Franco ha muerto… Franco ha muerto… Franco ha muerto”.

Mariano González fue un paso por delante

Detrás de ese teletipo que indicaba la muerte del dictador había un joven y avispado periodista que supo vaticinar el momento en el que algo no estaba yendo bien, Mariano González.

Desde que el dictador ingresó en el hospital el 7 de noviembre, González y otro grupo de periodistas se desplazaron hasta allí para cubrir al detalle la evolución de su estado de salud.

Mariano González supo vaticinar que algo no estaba yendo bien

A los 83 años, tras semanas de agonía, Francisco Franco fue llevado al Hospital de La Paz de Madrid. Fue ingresado después de que hasta ocho enfermedades fueran complicando su salud.

Tres flancos cubriendo la última hora

En ese momento, explica González, la agencia Europa Press, para la que trabajaba, había preparado tres escenarios.

Europa Press había preparado tres escenarios para cubrir la información

El primero fue en el Hospital de La Paz, donde tres periodistas cubrían la información por turnos.

El segundo escenario era la misma agencia de Europa Press, lugar de trabajo de los redactores más veteranos, quienes recibían la información de los periodistas, situados en el primer escenario, para ir actualizando el estado de salud del dictador.

Los redactores mandaban teletipos con los datos de los periodistas del hospital

Y el tercero, el más vital, cubierto por el director de la agencia, Antonio Herrero, encargado de corroborar la información con sus fuentes más prestigiosas, una de ellas, la que fue vital para cubrir la información.

Minuto a minuto informativo

8 de noviembre de 1975. Franco había sido llevado al hospital de La Paz el día anterior y González estuvo desde ese momento en el vestíbulo para cubrir la información de primera mano.

El vestíbulo fue el lugar de encuentro de miembros de la Falange Española, familiares de Franco y periodistas de diversos medios. Todos ellos se reunían allí con la intención de enterarse del estado de salud del dictador.

El vestíbulo fue el lugar de encuentro de seguidores de Franco y familiares

Los periodistas se repartían por turnos. A las once de la noche se despejaba el vestíbulo y era el momento de los reporteros: “Hacer la noche era para los ‘deshechos’” -explica González- “los que estábamos allí éramos plumillas, reporteros de agencia, algún periodista… No éramos la flor y nata del periodismo. Probablemente todo lo contrario”.

El hospital fue su casa durante semanas

Como describe de primera mano el periodista, la situación en el hospital era de todo menos clara. Los médicos les ponían al día de la situación del generalísimo y entre los profesionales de la información se ponían de acuerdo para traducir lo que les habían contado para luego transmitirlo de una forma similar.

Algunos periodistas dormitaban en la sala de prensa, otros jugaban a la ouija tratando de predecir quién sería el siguiente presidente de gobierno y otros, como González, daban vueltas de aquí para allá atentos a cualquier nueva información.

Un detalle que marcó la diferencia sobre la muerte de Franco

La noche del 19 de noviembre fue más especial que el resto. Había determinados aspectos que indicaban que Franco no sobreviviría a aquella fecha.

Como explica González, el trasiego de personas era terrible: ministros, diputados, miembros del Consejo del Reino… Todos acudieron a La Paz a ver al dictador.

Había determinados aspectos que indicaban que Franco no sobreviviría a esa noche

A las tres de la madrugada vio aproximarse a un coche oficial. Tras investigar un poco y acercarse a donde se encontraba aparcado, se percató de que se trataba del coche del Teniente General Sánchez Galiano, jefe de la casa militar.

Ante esa llegada de un alto cargo tan importante como Sánchez Galiano, González supo que algo grave estaba pasando.

Apenas una hora después avistó otro coche oficial, esta vez perteneciente al Teniente General de la Casa Civil de Franco, Fuertes de Villavicencio. Esta fue la pista que necesitaba para percatarse de que Franco podía haber muerto.

Una fuente confirmó lo “inconfirmable”

Tras el segundo vehículo oficial, González acudió corriendo a la cabina telefónica más cercana. Sabía que tenía entre sus manos una gran noticia y que posiblemente nadie lo hubiera deducido antes.

La respuesta de la agencia fue clara: necesitaban recurrir a una fuente clave para confirmar la muerte del dictador.

Sabía que tenía entre sus manos una gran noticia

Auguró que sería una noche larga y decidió ahogar el tiempo en un café. Mientras lo hacía, un compañero periodista le informó que le estaban reclamando desde la cabina telefónica del hospital, una cabina de uso exclusivo para el centro hospitalario. Algo estaba pasando. Cuando llegó, el conocido periodista Manolo Alcalá le preguntó: “¿Eres tú el periodista de Europa Press que ha dicho que Franco a muerto?”.

“¿Eres tú el periodista de Europa Press que ha dicho que Franco a muerto?”, le espetaron

La fuente, el agente de información Juan María de Peñaranda, con quien había hablado Antonio Herrero, había confirmado la defunción del dictador y Europa Press lanzó el teletipo informando sobre ello. Gracias a González y su agudeza visual, Europa Press se posicionó como una gran agencia de noticias y él pasó a ser un periodista reconocido en el ámbito nacional.

(Con información de Ainara Otamendi)

About Carlota Galdón

Soy estudiante de 4º de Periodismo de Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.