“The Chain”, o cómo explotar la creatividad del cine independiente

"THE CHAIN"

Cuando David Martín Porras comenzó a rodar The Chain, no dejaba de preguntarse cómo de determinada está nuestra personalidad. Es indudable que, a lo largo de nuestra vida, las personas que nos rodean ejercen una influencia en nuestra forma de ser que definirá quienes seremos en un futuro. Así le pasó a Mike, el protagonista del largometraje, mientras intentaba desgarrar y despegarse de sus lazos más familiares. Entonces, ¿cómo de libres somos realmente?

Un salmantino en Los Ángeles

David Martín Porras es un director de cine español que comenzó a estudiar el Grado en Comunicación Audiovisual en la Universidad de Salamanca, continuando con él en Alemania a través del Programa Erasmus, y finalizando la andadura estudiantil en Barcelona, donde finalmente se graduó. Tras finalizar sus estudios de Grado, se fue a EEUU a hacer un máster audiovisual de 4 años y, hoy por hoy, sigue allí haciéndose un hueco en el mundo audiovisual. Es conocido, principalmente, por llevar a cabo direcciones de cortometrajes como Inside The Box o de largometrajes como The ChainAdemás, es miembro de la productora LaPanda, ubicada en Los Ángeles, donde vive y trabaja actualmente.

Con motivo del festival de cine Recent Spanish Cinema, celebrado cada año en el Paseo de la Fama de Hollywood, los alumnos del Centro Universitario Villanueva visitaron a este cineasta, quién les mostró en exclusiva The Chain, desarrollando después, en una charla, el proceso por el que pasó hasta llegar a la pieza final.

Se trata de un thriller psicológico inspirado en una entrevista que el director escuchó un buen día por la radio. En la charla, Martín Porras afirma que la entrevista radiofónica le llamó la atención por el contraste de la información. “Una adorable mujer de 90 años, aproximadamente, había asesinado a 20 personas”, cuenta el director.

Como cualquier persona curiosa, este director comenzó a indagar acerca de lo que había escuchado y finalmente comprendió que se trataba de la eutanasia. Esta práctica es ilegal en la mayoría de países del mundo, por lo que esta anciana ayudaba a morir a esas personas que llevaban un largo periodo de tiempo sufriendo y que deseaban paliar para siempre ese dolor. Sin entrar a opinar sobre si está o no de acuerdo con la práctica, lo considera como “un acto de valentía absoluta”.

Thriller psicológico

Mike, el personaje principal de la trama, interpretado por John Patrick Amedori, experimenta una serie de cambios psíquicos a causa de una enfermedad genética, que también padece su padre, y que no le deja hacer con su vida de un modo normal. La película trata el proceso de aceptación que Mike tendrá que afrontar, donde además deberá lidiar con sus traumas infantiles y con su principal miedo: llegar a parecerse a su padre.

Piedad, interpretada por Neus Asensi, es el espejo del protagonista

La película tiene un punto de vista totalmente subjetivo, hasta el punto de que, en múltiples ocasiones, no se puede diferenciar la realidad del mundo paralelo que el personaje crea en su cabeza.  Por otro lado, el director quiso destacar el personaje de Piedad: “Es uno de mis personajes favoritos de la película”. Piedad, interpretada por Neus Asensi, es el espejo humano del protagonista, comenta, ya que también culpa a los demás de las desgracias que le ocurren. Debido a su enfermedad, Mike finalmente decidirá acabar con su vida, aunque con una ayuda adicional que se descubrirá al final de la trama.

La película es honesta porque, desde el principio, cuenta, “te dice que no te puedes fiar del protagonista”. De hecho, David Martin Porras define la película como “trauma”, ya que el protagonista lidia contra muchos de los miedos que las personas padecen.

“Tiene una estructura lógica muy parecida a la del Sexto Sentido”, confiesa el cineasta.

Este tipo de piezas audiovisuales son las conocidas como cine independiente. Para el director, la ventaja es que, aunque no tiene una distribución asegurada, tiene un margen enorme de creatividad, es decir, no te designan la línea que tiene que seguir tu creación, por lo que es mucho más libre.

Curiosidades

El salmantino, además de tener la dirección como vocación, también es muy creativo y desveló a cuv3 algunas curiosidades de la película y del propio rodaje.

La primera imagen de la película se centra en un ojo, representando la vida, y la última escena destaca la palma de la mano, representando la muerte, la huida, colocando así ambas partes del cuerpo en contraposición. Por otro lado, los movimientos de la cámara también son dignos de análisis porque los que están estables, realizados con trípodes, representan la realidad, la verdad de lo ocurrido.

En cambio, los movimientos que pertenecen a la “realidad” de Mike son circulares e inestables. Por último, cabe destacar la tensión e incertidumbre que maneja la película durante todas las escenas, con el objetivo de que te mantengas despierto con ella. Cuando llega el final, el director decide suavizar brúscamente la película y contar lo realmente ocurrido en una última escena final.

Una de las frases favoritas del director pertenece a Calderón de la Barca, “la vida es sueño“, a partir de la cual reflexiona, dando pie a la creación del largometraje: “¿Cómo distinguimos la realidad de lo irreal? ¿Cuánto podemos fiarnos de nuestros sentidos?

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.