ESPECIAL 10N / Vikingos: la otra cara de Vox

Vikingos y Vox

(Quinta entrega de cuvflix, nuestro maratón de series para entender la política)

Vikingos es una serie que ha conseguido cautivar a todo el mundo. Una historia que nos lleva a través de sus personajes históricos a la edad media escandinava, mostrándonos cómo eran los hombres del norte. Una serie basada, principalmente, en las leyendas del vikingo Ragnar Lodbrok, a través del cual cuv3 ha querido hacer un símil con Santiago Abascal y su partido, Vox.

Santiago Abascal, un bilbaíno procedente de una familia de Amurrio, Álava, sociólogo, político español, miembro del Parlamento Vasco, afiliado al Partido Popular y, por último, Vox. Por otro lado, encontramos a su alter ego: Ragnar Lodbrok, un rey vikingo famoso por sus ataques en el siglo IX a Francia e Inglaterra, un ser mitológico y un caudillo muy poderoso entre los años 750 y 860. Ambos, salvando las distancias respecto a las diferentes épocas, comienzan su andadura política en el año 2013 en España, pero, ¿qué tienen en común?

[Consulta nuestro Especial Elecciones 10N]

Santiago Abascal versus Ragnar Lodbrok

Ragnar Lodbrok es la persona que lidera las incursiones a lo largo de la serie, siendo uno de los vikingos más respetados y admirados en su poblado. La trama de la serie, por tanto, gira en torno a su personaje. Perteneciente a la sociedad vikinga, granjero y valorado guerrero, realizará un camino de continua superación, llegando a ser por méritos propios duque y posteriormente rey. Puestos que ha ido ganando progresivamente gracias a sus exitosas incursiones, descubriendo nuevas tierras para su poblado, repletas de riquezas y posibilidades. Ragnar Lodbrok es, además, presentado como un habilidoso guerrero, padre de familia y ávido de curiosidad. 

Santiago Abascal, al igual que el protagonista de la serie, comienza su “conquista” política desde tierras lejanas, en Euskadi, donde nació hace 43 años y vivió hasta los 34. Como Ragnar, tras este momento de estancamiento decidió abandonar su ciudad natal para sumergirse en una nueva aventura en Madrid, donde tras varios desencuentros con el Partido Popular decide darse de baja y se convierte, en el año 2014, en el presidente de Vox.

La conquista política de Santiago Abascal empezó en Euskadi con 18 años

Desde los 18 años ha formado parte de la política, donde comenzó como afiliado del Partido Popular. Con tan solo 23 años obtuvo su primer cargo público como concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Llodio. Su vínculo con la política, en cambio, viene de su padre, Santiago Abascal Escuza, dirigente local del PP alavés y de su abuelo, Manuel Abascal Pardo, alcalde de Amurrio en el Franquismo.

Un equilibrio entre la ferocidad y la fragilidad 

La serie de Vikingos ha conseguido plasmar cómo funcionaba su sociedad: discusiones, muerte y guerra. No eran de esconder a medias una idea y se enfrentaban a los conflictos con mucha determinación, sin temer a la muerte. Así lo vemos relacionado con “la sociedad” de Vox, un partido que nace en el año 2013 como un partido de extrema derecha. Ante esta comparativa, es fácil ver a Vox defiendo, como es habitual en sus mítines, a capa y espada todo aquello que piensan sin importarles las consecuencias. 

Pero los vikingos, a pesar de la dura fachada tras la que se escondían, eran hombres que adoraban y honraban a sus dioses, sus ritos y sus sacrificios, donde las divinidades son consultados en todo momento para guiar al individuo en su camino. A través de esto conseguimos entender que esto es un principio y pilar fundamental dentro del partido de Vox donde defienden, ante todo, la familia, la vida y las tradiciones, siendo capaces de sacar su lado más salvaje para defender su honor, entorno e hijos. 

Los principales pilares de Vox son la familia, la vida y las tradiciones

Paisajes y ambientación 

Al ver esta serie no pasa desapercibido que también tienen en común los paisajes y la ambientación que utilizan. A lo largo de la serie se emplean planos e imágenes cargadas de simbolismo para poder así intimidar y convencer más a los espectadores, consiguiendo introducirte en la serie hasta llegar a pensar que estás allí luchando por su causa y junto a ellos. Con esto también entiendes sus costumbres, su forma de vida y su forma de ser. 

Vox: un partido cargado de imágenes y simbolismo

Es un aspecto fundamental que también es común a Vox: sus mítines son cuidadosamente pensados y llevados a cabo, donde consiguen juntar, en la mayoría de ellos, a más de 5.000 asistentes. En él también se encuentra la fuerza de la ambientación, donde se suele encontrar a Santiago Abascal rodeado por los asistentes y nadie más en el escenario para no distraer así a sus asistentes. Por otro lado, al fondo suelen integrar elementos que defiende el partido, como la bandera de España o una cruz.

Ritmo al galope

Uno de los puntos más fuertes que tiene la serie de Vikingos es la acción, el ritmo constante. Esto es un aspecto imprescindible en las series ya que, sin esto, la gente puede terminar aburriéndose y no terminando nunca la serie. En Vikingos se puede ver constantemente acción, movimientos repentinos en la trama, giros, sorpresas y personajes vivos, al igual que en el partido de Santiago Abascal.

Vox es un partido que, fundamentalmente en los dos últimos años, no ha parado de galopar. Con ello ha conseguido estar siempre presente entre la sociedad española para así no caer en el olvido. Una táctica muy vikinga gracias a la cual consiguió, en las pasadas elecciones en abril, 24 escaños en el Congreso de los Diputados.

Vox tiene 24 escaños en el Congreso de los Diputados

La odisea del hombre

La sociedad que se muestra a través de Vikingos trata, también, sobre el desarrollo del ser humano. Ragnar Lodbrok se muestra como un individuo con una infinita aspiración y ansia por aprender cada día más y poder así lograr el éxito y lo que busca, encontrando así el alter ego del presidente de Vox. Es a través de este enfrentamiento con el mundo lo que le hace describir qué le puede ofrecer la vida y, por tanto, no tener miedo a las consecuencias. 

Ragnar Lodbrok: el alter ego de Santiago Abascal

Es en este momento cuando se puede apreciar, una vez más, a Santiago Abascal como ese hombre que, al no encontrar su sitio en Álava y no lograr aquello que buscaba por más que lo intentaba, comienza una nueva etapa en Madrid que le llevan a unirse, en el año 2014, a Vox. Es aquí cuando el líder del partido encuentra sus verdaderos anhelos como hombre y consigue plasmar en su partido todos aquellos valores que le conforman, como se puede apreciar en su programa electoral, y con los que quiere representar a España.

About Raquel Cerrudos

Estudiante de Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.