“Somos mercenarios del periodismo. Debemos defender la profesión”

Miguel Ángel Moncholi

Ser periodista no es lo que la gente comúnmente piensa, no se trata únicamente de ponerse a escribir. Miguel Ángel Moncholi tiene mucho que decir sobre esto y afirma que una persona que se pone a escribir es escritor, no periodista. El cronista taurino quiere dejar claro, desde el principio, que por salir en televisión o escribir en un periódico no te convierte en periodista: “Belén Esteban es una colaboradora, no una periodista”. 

En los pasillos del Centro Universitario Villanueva nos encontramos a una persona que ha sido becario, ayudante de cámara, redactor, profesor, y esto son solo algunos de los puestos que han hecho que Miguel Ángel Moncholi se convierta en uno de los comentaristas taurinos más reconocidos del panorama televisivo. Una trayectoria profesional que comenzó en 1970 en la radio y que, a día de hoy, aún no ha terminado. 

Los problemas del periodismo hoy en día

Uno de los principales problemas de los periodistas de hoy en día, admite, es la dependencia que se tiene del autocue y la falta de improvisación, algo que no ocurría en los años 70, ya que no existía. Hay una falta de preparación y conocimiento por parte de los profesionales hacia los temas que se tratan, provocando que haya errores garrafales, como por ejemplo el sonado caso de Beatriz Pérez Aranda. 

Se debe comunicar con actitud y, sobre todo y más importante para el cronista, “hacerlo aunque no tengamos ganas, y en eso se basa nuestra profesionalidad”. El conocimiento es un rasgo fundamental que no puede faltar en los mejores periodistas y, para ello, “hay que leer, leer, leer, ver, y escuchar todo”. Además, el profesor de distintos postgrados de algunas universidades como la Rey Juan Carlos, San Pablo-CEU de Madrid y Francisco Vitoria, asegura que ninguno de sus alumnos lee o ve las noticias y, sin eso, ¿cómo se puede comunicar?

“Los medios de comunicación son un servicio público y deberían dar ejemplo”

Él, como Decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Camilo José Cela, reconoce que a esto se le debe sumar que la sociedad se está acostumbrado a este tipo de periodismo por lo que ven a través de las principales cadenas de televisión, de las que Moncholi dice que “son un servicio público y deben dar ejemplo”. Él, sin embargo, es de la escuela de formar, informar y entretener y, difícilmente se puede hacer eso “con las chorradas que salen en los medios de comunicación”, asegura. 

¿Qué ha cambiado?

Como profesional ha visto cómo la profesión de los periodistas se ha ido deteriorando y pasando a un segundo plano, dejando en primer lugar a las redes sociales. Para volver a conseguir el prestigio y reputación que siempre ha tenido el periodismo se necesitan profesionales y, quien no quiera serlo, “que se dedique al teatro, no al periodismo”, añade Moncholi. En una sociedad donde todo está organizado y legislado, la libertad de expresión permite programas como ‘Aquí hay tomate’, recuerda Moncholi, que lo único que hacen es rebajar el nivel que tiene España. “Yo tengo obligación como comunicador de subir el nivel, no de bajarlo”, afirma el cronista. 

“Hay programas que solo rebajan el nivel de España”

Es una persona que, como norma, no quiere estar a favor de la mala comunicación. Es una profesión con mucha competencia. Cada año salen miles de licenciados, y donde además “hay muchos intrusos y no deberíamos permitirlo”, manifiesta el profesor. Pero, sobre todo, Miguel Ángel Moncholi destaca que uno de los principales dilemas de los estudiantes de periodismo es que no están convencidos de que es una carrera necesaria para ejercer la profesión. 

“Los estudiantes de periodismo no están convencidos de que es una carrera necesaria”

Luchando por el buen periodismo

Es necesario que la sociedad vuelva a ser consciente de la necesidad de la figura del periodista en una sociedad democrática. La crisis que vive España no es sólo de los políticos, sino que está también parte de culpa en los medios de comunicación, considerados el quinto poder. A esto Moncholi tiene mucho que decir, ya que sobre todo denuncia no estar orgulloso de cómo se gestionan los medios hoy en día. El periodismo no debe ser ideología y, como cuenta Moncholi, “he trabajado en la Cadena SER y en Telemadrid, pero yo soy el mismo profesional al margen de lo que pida la línea editorial”. Y, lo que es aún peor para el periodista es que “en España no hay censura, hay auto-censura”. 

“En España no hay censura, hay auto-censura”

El mensaje fundamental al que llega Miguel Ángel Moncholi es que “somos mercenarios del periodismo”. Una profesión en la que, más que en cualquier otra, los soldados deben defenderla, luchar porque todo se haga de forma correcta para no venderse, para no ser un mercenario más que baja el listón en vez de subirlo. 

About Raquel Cerrudos

Estudiante de Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.