“En las facultades de psicología jamás se ha hablado del suicidio”

Luis Fernando López

Cuando una familia o un amigo pierden a un ser querido por un suicidio comienzan una época de sufrimiento y dudas. La figura del psicólogo pasa a ser fundamental, prácticamente indispensable. “Es un proceso tan duro que necesitas de la ayuda de un profesional“, afirma Carlos Soto, padre de Ariadna, una joven que se suicidó en 2014.

Luis Fernando López Martínez es un psicólogo general sanitario y psicoterapeuta, además de socio fundador de la Sociedad Española de Suicidología. Desde hace tiempo se encarga de ayudar y escuchar a los supervivientes que sufren el suicidio de un ser querido. “El duelo por suicidio es uno de los procesos más duros que puede vivir una persona. Es devastador”, explica Luis Fernando López.

Luis Fernando López cuenta qué es lo que más se trabaja en el duelo por suicidio, en el tratamiento que se les da a los supervivientes. La vergüenza y la culpa son los dos sentimientos que se dan con más fuerza en los familiares afectados por este problema.

“El duelo por suicidio es uno de los procesos más duros que puede vivir una persona, es devastador”

“Uno de los aspectos más importantes es mostrarles un lugar donde puedan desahogarse, contar lo que tengan que contar, hablar de lo que sea. Que lo hagan en un sitio donde nadie pueda juzgarles”, sugiere Luis Fernando López.

Además, afirma que el suicidio sigue siendo un tema tabú, y debido a eso los familiares no sienten el apoyo ni el entendimiento de la sociedad. Se ven como personas excluidas.

El suicidio no se trata en las facultades de psicología

El estigma que produce el suicido no solo se ve reflejado en la misma sociedad, también entre los propios psicólogos y supuestos expertos en el tema. “Hasta hace un año en las facultades de psicología jamás se ha hablado sobre suicidio”, apunta Luis Fernando López.

Explica que el duelo por suicidio necesita una gran formación, no es como el duelo que afronta un familiar por la muerte en un accidente de tráfico, enfermedad o por la propia edad.

“Hasta hace un año en las facultades de psicología jamás se había hablado sobre suicidio”

A raíz de esto, Olga Ramos y Carlos Soto, padres de Ariadna, relatan que han estado en sitios donde profesionales de la salud se quedan boquiabiertos cuando se les habla de suicidio, siendo prácticamente su rama y especialidad.

Ahora mismo un psicólogo sale de la carrera sin idea del suicidio y sin saber cómo tratarlo, asegura Luis Fernando López.

Sin embargo, también comenta que a partir del 2014 se estableció la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias en la que se hizo una delimitación entre los psicólogos que podían tratar a determinados pacientes, cada uno tiene su propia competencia.

La situación cambia poco a poco

Luis Fernando López está convencido de que la situación va a cambiar, ya lo está haciendo, el problema es que son avances muy pequeños que apenas se aprecian. Los padres de Ariadna se propusieron como objetivo ayudar a los supervivientes, a las personas que han pasado y pasarán por una situación como la de ellos.

Olga Ramos y Carlos Soto afirman que para que esto cambie todos tienen que poner de su parte, tanto los medios de comunicación como los psicólogos, los cuáles muchos salen de sus carreras sin saber tratar el tema. Muchos factores y muchas cosas tienen que cambiar para que el suicidio no sea un tema tabú, pero se están haciendo avances y confían en que dentro de unos años todo haya cambiado.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.