El “efecto halo” o por qué nos fiamos de los influencers al comprar

Influencers

Son muchos los beneficios que ha traído internet a la sociedad. Sin embargo, se están empezando a desarrollar comportamientos entre los más jóvenes que aún desconocemos en profundidad, como los hábitos de consumo, en los que la recomendación de un influencer está detrás de 9 de cada 10 decisiones de compra entre estos compradores.

Los influencers

Lo que hoy en día conocemos como influencers es un fenómeno que surge en torno al año 2010, pero que, sin embargo, ya existía previamente a través de los blogs en internet. Se han convertido en la principal herramienta de venta de las marcas más reconocidas. Pero, ¿tienen tanta influencia que han conseguido que el consumo aumente en los jóvenes?

9 de cada 10 consumidores ha adquirido un producto por recomendación de un influencer

Los influencers surgieron como un recurso para ayudar a las marcas a potenciar sus consumidores y ventas. Su trabajo consiste en promocionar, de forma realista, los últimos productos lanzados por las marcas más seguidas y soñadas. Son muchos los jóvenes que siguen y quieren las últimas tendencias que ven a través de Instagram principalmente. Así lo ha concluido un estudio de David Costa, Country Manager de Nominalia, en el que se asegura que 9 de cada 10 consumidores ha adquirido un producto por recomendación de un influencer. Los sectores, por tanto, en los que más consiguen fomentar el consumo son en la moda y en la tecnología.

Investigaciones médicas

Según un estudio realizado por PMC (PubMed Central), una librería digital de artículos especializados en medicina y salud, los productos que muestran o patrocinan los influencers adquieren una credibilidad mucho mayor que se asocia a su éxito en su vida pública. La psicología del marketing lo ha denominado como el “efecto halo”. Es un sesgo cognitivo por el cual hacemos que nuestra percepción general sobre alguien o algo influya sobre el modo en que juzgamos y valoramos a esa persona o cosa.

Esto se ha llegado a comprobar midiendo la reacción en el cerebro de un grupo de personas y su activación en ciertas zonas de manera positiva cuando se les mostraban zapatos asociados a las imágenes de personalidades famosas. Otro estudio de PMC consiguió demostrar que la compra de determinados productos era mayor si este estaba asociado o acompañado de imágenes de personas a las que consideramos expertas en determinados temas. Por tanto, esto podría explicar el motivo por el cual el consumo entre los jóvenes está aumentando exponencialmente a raíz de lo que consumen en Instagram.

¿Cuánto usamos el móvil?

We Are Social, una agencia global con más de 800 expertos en plataformas, publicó un informe de más de 200 países sobre la administración de redes sociales. En España pasamos una media de 5,20 horas diarias en internet. En España, un 57% de los usuarios considera que las nuevas tecnologías tienen más beneficios que riesgos. La principal consecuencia de esto supone que los jóvenes millenials no sepan distinguir entre la vida real y la virtual debido a esta percepción. Esto hace que las principales plataformas como Instagram, Facebook o Twitter tengan un poder alienante en nosotros, y es más notable aún en los jóvenes que están en desarrollo.

En España pasamos una media de 5,20 horas diarias en internet

Según un estudio de del Instituto Nacional de Estadística del año 2015, en España el 64,3% de la población entre los 16 y los 74 años utiliza internet diariamente, lo que supone más de 19 millones de usuarios en nuestro país, según el Estudio Anual de Redes sociales 2017 elaborado por IAB Spain.

Esto despierta una alarma generalizada ya que los jóvenes de hoy en día se introducen antes en internet, redes sociales y televisión, lo que lleva a que tomen como bueno o no sean del todo conscientes para diferenciar lo que ven a través de estas plataformas.

Las vidas de lujo que llevan muchos de estos influencers generan unas falsas expectativas ya que, en realidad, no es todo como parece. Como consecuencia de esto, los jóvenes están expuestos a muchos estímulos en las redes sociales, lo que provoca que luego quieran imitar todo aquello que ven. Uno de las principales efectos, entre otros, es el consumo. Pero, ¿conseguiremos controlar el fenómeno influencer y que los adolescentes no deseen todo lo que ven en internet?

About Raquel Cerrudos

Estudiante de Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.