El nuevo periodismo se entiende con El Español

El león es símbolo de fortaleza, de coraje; un animal autoritario, sin miedo, respetado y reconocido por muchos como el rey de la naturaleza. No le hace falta ser el más grande para ser venerado y respetado por todos. Un símbolo ligado a la historia de España desde antes de Alfonso X y de los Reyes Católicos y que perdura en la actualidad hasta el punto de que dos ejemplares custodian la puerta de nuestro Congreso de los Diputados, donde se decide el futuro de este país a diario.

Naranja, un color que representa el entusiasmo de quien emprende algo nuevo, de quien solamente tiene miras para un futuro donde no existan las injusticias o donde al menos se peleé por éstas. Un naranja mezcla de los dos colores que porta nuestra bandera, el rojo y el amarillo mezclados en una paleta dan como resultado el naranja, un naranja español. Un símbolo de ambición que está por venir y un recuerdo de esas alegrías que ya tuvimos en el triunfo pasado, y que nos motivan por encontrar el triunfo futuro.

El color naranja y el león fueron los dos símbolos elegidos por el ex director del El Mundo, Pedro J. para que abanderaran su nuevo proyecto de El Español. Un nombre muy nacional, representado por un color y un animal que llevan en su ADN y en su tradición la palabra fuerza.

“Debemos dar informaciones que los medios gratuitos no tengan y que al lector le merezca la pena pagar”

Macroproyecto de crowdfunding

Esta fuerza es la que demostró Pedro J. desde el primer día que se propuso la formación de este nuevo periódico, que pretendía ser pionero en este país en pago por contenidos, mediante el ofrecimiento de un producto diferenciado y de calidad. Viendo la situación actual de plataformas como Netflix o HBO, no parece tan descabellada la idea que tuvo Pedro J.

Apoyos no le faltaron a este nuevo medio desde el primer día: 6.324 inversores y un capital de más de 3,6 millones de euros aportados mediante crowdfunding, una cifra que destrozó todos los récords mediante este tipo de financiación en este país. Y la mayor inversión fue la que realizó de su propio bolsillo su fundador y director Pedro J Ramírez Codina.

Su lanzamiento se produjo el 14 de noviembre de 2015, y hoy sirve como inspiración y como referente para todos los alumnos de Villanueva C.U. que asisten a este medio por las jornadas de First Steps in Journalism.

Tras la imagen del león que se sitúa en la séptima planta del edificio de la Avenida de Burgos 16, se encuentra una redacción dividida en diferentes secciones independientes, que luchan día a día por alzar a El Español como una referencia del periodismo moderno.

Encuentro con los trabajadores

Leticia Lombardero, la directora del área del marketing, fue la encargada de ir presentado a los alumnos a diferentes trabajadores de distintos ámbitos y sectores, que ofrecieron a los alumnos una visión de la situación actual del periódico y de sus pretensiones para el futuro.

Sus primeras palabras sirvieron para situar a los jóvenes periodistas en cómo se lanza un nuevo proyecto, y en concreto cómo fue este de crowdfunding. Defendió la idea del periódico de la financiación mediante suscriptores, pese a afirmar que “en España no hay mentalidad de pagar por contenidos”.

Solamente un 2-3% de los 36 millones de lectores que tienen al año leen más de 25 noticias al año, lo que que habla de que su publico mayoritario no es un público fiel, como el que tienen otros periódicos con más tradición.

El siguiente de los trabajadores que se reunió con los alumnos de Villanueva fue Daniel Montero, jefe de investigación, quien definió la diferencia de El Español con otros medios a través de los temas de segunda velocidad. Temas que van más allá de contar la rigurosa actualidad. “Hay que meterse en el barro y alejarse de la visión altruista, ya que las buenas fuentes están metidas hasta las trancas”, explicó.

Se apoyó en el hecho de que desde su punto de vista “la exclusiva ha desaparecido” al ser replicada de manera inmediata en otros medios con una diferencia de 10 minutos, no con 24 horas como antes que hasta la próxima edición no se podía replicar la misma información.

“Hay gente que ve al periodista desde un punto de vista muy altruista, pero hay que meterse en el barro”

Habló también de la “dicotomía entre el trabajo periodístico y el empresarial”, ya que la empresa lo que quiere es que se consuma, no la calidad de la información. Por eso se ven obligados a darle más importancia a noticias de ocio externas a su medio, como temas viralizados que estén en la calle como GH o OT. Hay que “buscar el equilibrio entre lo que hay que informar y lo que la gente quiere”. Por eso el punto ideal a su juicio es la buena información de los temas que le interesan a la gente.

Animó a los alumnos a luchar una información todas las veces que haga falta porque puede que en un momento tus fuentes no te den más información, pero con el paso del tiempo y el alejamiento del hecho de estudio la gente sea más flexible a informarte de ese tema.

De una periodista al uso como lo hemos entendido a lo largo de la historia, pasamos a un miembro del “nuevo periodismo”. Laura Sanz es una trabajadora del área de usabilidad y diseño, un perfil más atento a los datos y el tráfico que a las noticias en sí.

Afirmó que cada vez hay menos gente que lee un periódico por las mañanas y que el 80% de su trafico es a través de Google. Esto les hace tener debates con los periodistas porque les “hacen” retocar noticias y titular según las lea mejor Google, porque el objetivo a su juicio es que la mayor cantidad de gente vea ese producto.

Habló de la elevada edad media del público de El Español, en parte atraídos por Pedro J., y sus dificultades que tienen para acercarse al mercado joven, pese a intentarlo de todas las maneras posibles.

“Nos cuesta captar a los jóvenes para que interaccionen con nosotros”

Julián Povedano fue el siguiente en pasar por la sala donde los alumnos estaban recibiendo la sucesión de charlas, que permitía entender el normal funcionamiento del periódico sin tener que paralizar ninguna sección durante la visita. Es miembro del área encargada del branded content, el periodismo para empresas, o como él mismo lo define “la evolución del publirreportaje”. Es contar lo que una empresa quiere que se cuente pero filtrado por el juicio de periodistas, es un trabajo que requiere originalidad, y mostrar a cada empresa con enfoques distintos.

El enfoque que le dan los periodistas hace que sea más productivo que si lo hace un publicista, al ser una publicidad disfrazada de noticia que podría estar en diversas secciones del periódico.

“A día de hoy se prefiere el branded content a la publicidad normal”

La juventud de gran parte de la redacción se puede ver claramente en el rostro de Brais Cedeira, de la sección de reportajes, la más exitosa del periódico. Llegó como becario a los pocos años de acabar la universidad, y por su constancia y su entrega con enfoques distintos consiguió hacer un hueco en la redacción a los pocos meses, pero ya con trabajo fijo. Él define la clave del éxito en el periodismo con una palabra: especialización. Tener al mejor en cada campo y aprovechar eso, y contar historias peligrosas aunque se salgan de la línea editorial porque lo importante es el enfoque que se le da y cómo se disfraza o envuelve esa noticia.

Recomendó a los alumnos una mentalidad abierta y estar dispuestos a experimentar y probar secciones hasta que encuentres en la que mejor encajas, y en cuanto a contenidos recomienda tener los ojos bien abiertos porque una idea puede llevar a otra, y un reportaje ser totalmente distinto al que se tenía en mente al comienzo.

“Las prácticas son un aperitivo antes de empezar a estar en el mercado”

Para finalizar la responsable de la sección de salud y ciencia Ainoa Iriberri habló del “nuevo periodismo” que nos ha tocado vivir, un periodismo rápido, que se puede hacer de otra forma, marcando los plazos tú mismo a través de la especialización.

Los lectores no se dirigen a un solo medio, se dirigen a contenidos y es mucho mas fácil diferenciarse en un área especializada que en lo habitual que cubre todo el mundo.

Y por último mencionó la transformación que están sufriendo las tradicionalmente llamadas secciones blandas, en secciones duras, y la flexibilidad de adaptar estas noticias en cualquier parte del periódico.

¿Cómo será El Español en el futuro?

Con Iriberri acabó una visita que sin lugar a dudas dejó a los estudiantes con una visión nueva de lo que es El Español, y con un punto de vista más amplio del periodismo de hoy en día, basado en la unión del periodismo al uso con el de empresa, y las ocupadas agendas que tienen los periodistas hoy en día. Este hecho impidió que Pedro J. diera unas palabras a los estudiantes que pusiera el culmen final a una visita muy constructiva en uno de los medios más novedosos y a su vez uno de los que tienen mayor capacidad de crecimiento en los próximos años.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.