Luis D’Ors: “El escenario es una catarsis”

El director de teatro Luis D´Ors cree que se debe escapar de los prejuicios sobre los musicales y volver a mover al público con la música y la danza. Afirma, en entrevista con cuv3 y La Correspencia de Villanueva, que el teatro le ayuda a vivir.

[Todos los reportajes de La Correspondencia de Villanueva]

Pregunta: Una obra de teatro de cabecera
Respuesta: Para mí hay una Santísima Trinidad del teatro: Shakespeare, de quien elegiría una obra bastante desconocida, “Cuento del Invierno”; Chéjov, con sus obras “Tres hermanas” y “El jardín de los cerezos”; e Ibsen, de quien seleccionaría “El pato salvaje” y “Peer Gynt”.

El teatro tiene que ser catártico. Si es tragedia, que purifique y si es comedia, hacernos sentir parte de la vida

¿Cuáles son las claves para considerar una obra de teatro como buena?
La mejor definición de teatro que yo conozco es que es lo que sucede. Si lo que ocurre encima de un escenario está realmente sucediendo, entonces podemos hablar de que una obra es buena. Y tiene que ser de alguna manera catártico: si es una tragedia, nos debe purificar y concernir. Y si es una comedia, ha de hacernos sentir parte de la celebración de la vida y de la fiesta, de los errores y vicios humanos, para podernos reconciliar con la vida.

Es director y docente, ¿qué prefiere?
Todo lo que tenga que ver con ver crecer a los actores en el desarrollo de su partitura a mí me produce una gran pasión. El acompañamiento de los jóvenes actores en formación también me apasiona. A mí el teatro me ayuda a vivir, así que agradezco poder dedicarme a ello cada día a través de la enseñanza.

Por supuesto que hay leer teatro, pero aceptando la realidad: es más difícil que leer una novela o un cuento

¿Qué opina de los grandes espectáculos y musicales?
Creo que hay que escapar de los prejuicios. Los musicales tan de moda mueven la energía de una manera más sencilla que el teatro dramático. Hay que volver a que los sonidos y la danza en el teatro muevan al público. De alguna manera los musicales procuran eso de una manera más directa y sencilla. Tenemos mucho que aprender de los musicales.

¿Teatro también leído?
Claro que sí. Pero hay que aceptar la realidad: leer teatro es más difícil que leer una novela o un cuento. En el teatro se produce la elipsis de cómo son los personajes: eso es un campo de interpretación de los actores y del lector cuando lee teatro. Mi recomendación: primero lee narrativa y siente la música de la poesía. El teatro es lo que viene lo último. Además, para leer teatro hay que ir al teatro, verlo en el escenario.

A lo largo de tu trayectoria siempre hay alguna obra que concibes más importante, alguna en la que te dejas más la piel

¿Su personal obra maestra?
Yo no creo que tenga una. Me considero un buen director de teatro, nada más. Sí que es verdad que, a lo largo de tu trayectoria, hay alguna obra que concibes más importante. En mi caso, fue “Chéjov en el jardín”. Me emocionaba no solo el escritor, sino también la persona que fue. De alguna manera, para mí fue un modelo de vida y por eso quise hacer esa obra, que se estrenó en el Teatro Español de Madrid, todo un logro por parte de nuestra compañía. Podría decir que es mi personal obra maestra, aunque no considero que lo sea para nadie que no sea yo mismo.

(Visited 19 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.