Adictos al móvil (III): no culpes a tu hijo, la culpa la tienes tú

Vivimos adictos al móvil y a las tecnologías

cuv3 analiza la adicción a las nuevas tecnologías desde cinco puntos de vista tomando como base la conferencia que Marc Masip, director del Instituto Psicológico Desconect@, pronunció en el espacio BBVA Aprendemos Juntos (elpais.com).

¿Cuántas veces hemos dado el móvil o la tablet a los hijos estando en alguna comida, en el coche o en casa para que no molesten? Hemos sustituido el chupete por un aparato tecnológico pero con un matiz, el chupete es algo que con el tiempo el niño desprecia y deja de usar y el móvil es algo que irá siempre a más. Vivimos adictos al móvil y a las tecnologías.

El chupete es un objeto de goma sin mayor utilidad, solamente hay que morderlo. El móvil es tener en la mano desde cuentas bancarias a datos personales, juegos, fotos y todo el océano de internet. La Asociacón Americana de Pediatría aconseja que los niños de entre 2 y 5 años deben usar estos aparatos un máximo de una hora diaria.

También recuerda que los niños son “excelentes imitadores” por lo que anima a los padres a ejercer de modelos. Aunque a día de hoy pueda parecer difícil, la AAP también recomienda crear “espacios sin tecnologías” como en las comidas, reuniones familiares o en la habitación.

El móvil se ha convertido en la primera causa de accidente en carretera

Uso del móvil al volante

Según la DGT, el móvil se ha convertido en la primera causa de accidente en carretera por delante del exceso de velocidad. Desde Tráfico aseguran que la diferencia entre conducir con el móvil y borracho es prácticamente nula. A 120 km un coche recorre en tres segundos una longitud similar a la de un campo de fútbol. Esto supone que retirar la vista un momento de la carretera supone correr un grave peligro tanto para el conductor como para el resto de coches.

Desde siempre los mayores han dado ejemplo a los más pequeños poniéndose ellos primero el cinturón o lanzando frases tales como “hasta que todo el mundo no tenga puesto el cinturón no arranco”. Ahora debemos dar ejemplo en este tema. No usar jamás el móvil al volante y mucho menos habiendo menores. A la hora de exigir hay que ser primero ejemplar, además de que supone una irresponsabilidad poner nuestra vida en juego y la de los demás.

“La edad a partir de la cual podemos regalar móviles es a los 13 o 14 años”

¿Cuándo regalar móviles a los hijos?

El que fuera Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, lo tiene claro: la edad a partir de la cual podemos regalar móviles es a los 13 o 14 años, coincidiendo con el periodo de pubertad. En un informe escrito por Canalda y tituladoPor el uso responsable de las Tecnologías” da algunas claves a los padres sobre cómo lograr un buen uso de la tecnología en cada ámbito y cómo fomentar el uso en familia.

Según un estudio del INE sobre Equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en los hogares en España, en España sigue creciendo el número de niños que tienen su primer teléfono móvil a edad temprana. Decidir sobre cuándo es mejor regalar un dispositivo móvil depende de varias circunstancias, sobre todo las necesidades propias de cada familia. Pero lo que no puede pasar es que por presión social se regale un teléfono.

¿Cuántos de vuestros hijos os han dicho que quieren un móvil porque sus amigos tienen uno? Ante esto tolerancia cero. La necesidad que existe es estar conectados con sus compañeros, ver las mismas publicaciones que ello… Se sienten “desconectados”.

Actividades extraescolares y salir a la calle

En el informe anteriormente citado, de Arturo Canalda, se dan algunas recomendaciones para estimular a los niños y adolescentes con otras alternativas alejadas de los aparatos:

– Jugar con los amigos (el niño precisa de otros niños para crecer y desarrollarse. La comunicación con los demás y
las relaciones sociales son la base del aprendizaje y el crecimiento).
– Charlar y dialogar con la familia y los hermanos.
– La lectura, la música, la tertulia participativa.
– El deporte, el medio ambiente, el campo.
– La creatividad, las manualidades, la pintura.

Y un largo etcétera de actividades saludables y comunicativas, pues tiene que existir un tiempo para todo.

(Con información de Gabriel Serrano)

About Javier Arias

Estudiante 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.