La Tierra se muere, nos mudamos a Próxima Centauri b

exoplaneta

Año 2109. No hay cosechas, la humanidad se muere de hambre y sed. El clima es incontrolable y la vida, imposible. Enfermedades tropicales, nunca antes conocidas, se expanden sin control. El tiempo en la Tierra se agota.

Deberíamos tener naves de tamaño de continentes

Este es el escenario que dibuja Ecologistas en Acción. La asociación recoge los informes de diferentes científicos y de Naciones Unidas y prevé que en 90 años el planeta estará sumergido en un “escenario apocalíptico”. Las razones serían el veloz cambio climático y las emisiones de gas a la atmósfera.

¿Cuál es la solución que se plantean los científicos para cuando llegue el fin de la Tierra?: mudarse a los conocidos como exoplanetas.

¿Qué es un exoplaneta?

Un exoplaneta es un mundo fuera del Sistema Solar. Muchos científicos están buscando en estos lugares un posible futuro hogar para los seres humanos. Recientemente, se ha descubierto uno nuevo, Gliese 411 b; que posiblemente permita la vida. Aunque el calor podría ser un gran impedimento.

Sin embargo, la búsqueda de un planeta con las condiciones climáticas y atmosféricas adecuadas lleva ya mucho tiempo en curso. Hasta el momento los destinos más similares a la Tierra son 13.

Próxima Centauri b, el más parecido

El lugar más cercano para un éxodo de la humanidad sería Próxima Centauri b, situado a 4,2 años luz de la Tierra. Se trata del que tiene más parecido con este planeta (85%). TRAPPIST 1e le iguala en parecido pero la lejanía es mucho mayor, 40 años luz.

De momento, imposible

Abel Méndez, director del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria, ha explicado a Cuv3 que el mayor reto para viajar entre las estrellas es el tiempo. “Nuestra tecnología puede hacerlo, pero le tomaría más de 70 mil años llegar tan siquiera a la estrella más cercana. Si calculamos para hacerlo en 10 o 20 años entonces la nave tiene que ser del tamaño de un continente para poder cargar suficiente combustible. Así que a menos que inventemos un modo de propulsión de ciencia ficción, estaremos contenidos en nuestro Sistema Solar por mucho tiempo”, asegura Méndez.

Ningún exoplaneta es bueno para vivir

Por otra parte,  afirma que hay que identificar a qué lugares ir. “Nuestra información sobre planetas en otras estrellas (exoplanetas) es bien limitada. Decimos que un planeta es posiblemente habitable porque tiene el tamaño y órbita correcta para ser rocoso con agua líquida en la superficie. Pero la realidad es que no sabemos todavía cuánta agua o atmósfera tienen. Así que muchos pueden ser grandes desiertos, otros todo océano, ninguno bueno para vivir. Lo cierto es que es mucho más fácil construir telescopios gigantes para saber esto antes de poder tener la capacidad para llegar hasta estos planetas. Las próximas décadas serán claves“, declara el director.

(Con la colaboración de Álvaro Moreno)

(Visited 134 time, 1 visit today)

About Mónica Aldehuela Rodríguez

Estudiante de 4º de Periodismo C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.