El hockey hierba tiene a sus “Campeones”

El trabajo en equipo, saber compartir, colaborar, cooperar, depender de otros, valorar la frustración de las derrotas y canalizar las victorias son los principales valores de cualquier deporte en equipo. Y el hockey no iba a ser menos.

El Club Hockey Pozuelo es un club deportivo especializado tanto en el hockey hierba como sala, que abarca equipos desde los más pequeños de 4 años hasta el grupo de ‘papis y mamis’. Sin embargo, la presidenta y Fernando Sierra, alumno del club que en su día tenía 12 años y que tiene un hermano con discapacidad intelectual, se dieron cuenta de que faltaba un equipo para estos.

Después de que la familia preguntara si este tendría la posibilidad de jugar, el club no encontró un grupo que se adaptase a sus características de iniciación, pues no eran una escuela con demasiada gente. A pesar de esto, siempre tuvieron la idea en mente de que las personas con discapacidad también pudieran jugar al hockey. Una vez que se empezó a popularizar en España, se le volvió a dar un impulso junto a Sierra y al Ayuntamiento de Pozuelo sabiendo que no podían dejar pasar un equipo para ellos.

[Todos los reportajes de La Correspondencia de Villanueva]

El ‘Special hockey’, además de los objetivos generales, trata de buscar la inclusión. “Únicamente hay que adaptar ciertas habilidades motrices con el juego, pero, sinceramente, no mucho más que a los niños de 5 años o al equipo de padres que empieza a jugar por primera vez. Es decir, todo el mundo necesita que se le adapte en determinados niveles, y ellos tienen una discapacidad por la cual necesitan una adecuación a la hora de aprender, de iniciarse y comprender las reglas” afirma Mónica García González, presidenta del club.

A día de hoy, no son muchos los componentes del equipo ya que, afortunadamente, el Ayuntamiento de Pozuelo cuenta con una gran variedad de actividades especializadas para personas con discapacidad. Por lo tanto, aunque prueban el deporte y les gusta, es imposible cuadrar el horario de todos ellos.

El éxito de ‘Campeones’ ha aumentado la visibilidad del deporte para discapacitados

La ayuda de ‘Campeones’

Sierra está convencido de que, tras el éxito y gran reconocimiento que ha tenido la película ‘Campeones’, el mundo del deporte para discapacitados ha cogido mucho auge y visibilidad: “Creo que es una ola que ha aparecido ahora y a la que se ha subido todo el deporte para discapacitados, pero no sé si esto va a perdurar en el tiempo”.

Es la columna vertebral de muchas entidades y la película ha ayudado a visualizar esa inclusión que se da, especialmente en los más pequeños, de manera mucho más natural. “En un deporte es cuando realmente pueden disfrutar unos de otros; niños con y sin discapacidad”, declara la madre de uno de los jugadores.

Cada uno asume un rol, se compenetran y forman un equipo

Para conocer todo ello mucho más de cerca, el equipo de CUV3 acudió un lunes por la tarde al entrenamiento.

Un entrenamiento con ellos

“Los entrenamientos son cada día distintos, pero similares”. El entrenador explica que depende mucho del estado de ánimo con el que vayan los chicos. Se plantea unos objetivos a largo plazo y, aunque a veces improvisa, muchos ejercicios son semejantes. Tratan de conservar las reglas básicas del hockey, pero siempre adaptándolas a cada uno de ellos; por lo que hay diversidad de niveles y de personas. En cuanto al material con el que juegan, es el mismo. Sin embargo, a la hora de entrenar deben contar con muchos más elementos para que corran, salten, pasen la bola por encima, etc.

Una vez que llegan todos a las instalaciones y se saludan con cariñosos y emotivos abrazos, el entrenador se dispone a preparar el material necesario para ese día, el cual escogen y colocan entre todos. Cuerdas, conos, petos; lo que sea necesario para que disfruten de un deporte en equipo como es el hockey.

Entre risas, bromas y saltos colocando el ejercicio que van a disputar, Fernando y otra jugadora del club que ayuda a entrenarlos, Sofía Pampín, explican las normas del juego. Mientras manejan la bola con el stick, deben quitar el peto que lleva colgando el compañero. Los jugadores se equivocan y se cansan, pero, aun así, no sueltan el material ni dejan de intentarlo en ningún momento; se trata de todo un digno ejemplo a seguir.

Llega la hora del descanso y corren entusiasmados, junto a sus entrenadores, a beber agua. Es precisamente en este momento, cuando parecen un equipo; a pesar de sus diferencias, distintas edades y habilidades, permanecen unidos riéndose durante todo el entranamiento. El material se cambia, ahora se colocan en diversas posiciones y a cada uno de ellos se le asigna un rol, los cuales deben saber asumir y compenetrar para que finalmente se marque gol. Y así fue.

El más pequeño de todos comenzó arrastrando la bola entre dos cuerdas, se la pasó a su compañero, el cual giró con ella alrededor de un cono llegando el turno del tercero. Este paró la bola, se colocó y tiró a portería marcando el gol del entrenamiento. Todos corrieron a abrazarse y dar por finalizado el entrenamiento de la mejor manera posible. Tras un largo día de aprendizaje, todos ellos en equipo, incluidos ambos entrenadores, formaron un equipo unido que se vió reflejado en la celebración de un gol.

Fernando Sierra: “Entrenarles es un interés personal del que disfruto y aprendo cada día”

La clave de Fernando Sierra

El club no dudó en confiar en él a la hora de ser el entrenador del equipo. Es un apasionado del hockey y jugador del CHP desde los inicios del club hasta día de hoy. Tras ser él y su hermano, junto a la presidenta, los principales a la hora de pensar en la creación del equipo y haber luchado por conseguirlo; el primer nombre que apareció como entrenador fue el suyo. De formación es psicólogo y trabaja desde hace más de 10 años con personas con discapacidad intelectual.

Se decantó por entrenar a este equipo debido a un interés personal del que disfruta en cada momento y aprende de cada entrenamiento. Él, como apasionado del deporte y profesional de la discapacidad, reconoce que la evolución que ha sufrido la unión entre deporte y discapacidad es muy buena: “Si echas la vista atrás, apenas había centros donde se practicara deporte para personas con discapacidad y los que había eran centros especializados”.

El deporte aporta una cantidad enorme de beneficios a cualquier persona: la parte física, mental, emocional y la social. Además, en el caso del último, hay una diferencia abismal entre hacer deporte en el colegio y en unas instalaciones públicas, las cuales abarca desde gente olímpica o División de Honor hasta los que están aprendiendo; jugadores de todas las edades, con y sin discapacidad.

El hockey es una suma de habilidades que facilita otros aprendizajes

Desarrollar la psicomotricidad

Concretamente, el hockey ayuda a desarrollar una psicomotricidad y coordinación motriz que a las personas discapacitadas les viene muy bien. La necesidad de manejar un stick golpeando una bola mientras corres y estás pendiente de tus contrincantes es una suma de habilidades que, posteriormente, facilita el desarrollo de muchas otras actividades, incluso el aprendizaje en el colegio. “Al fin y al cabo, es una comunidad -define el entrenador- la cual te permite conocer distintas realidades, y el equipo de ‘Special hockey’ refleja esa realidad de cómo las personas con discapacidad también hacen deporte”.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.