Barcelona, el campo de batalla entre EEUU y China

Todo comenzó el 22 de marzo de 2018, cuando Donald Trump desató la guerra comercial contra China, al aplicar aranceles de 50. 000 millones de dólares a los productos del país oriental. Trump justificó esta acción como respuesta a las supuestas prácticas comerciales desleales de China a lo largo de los años. Como respuesta el Ministerio de Comercio chino aplicó aranceles a 128 productos estadounidenses.

Paralelamente, la marca tecnológica Huawei, con sólo 30 años de experiencia, logró situarse como el segundo vendedor más grande del mundo de smartphones, por cuota de mercado con unos ingresos anuales de más de 92.000 millones de dólares y con una plantilla de unas 180.000 personas. Así, colocó a China entre las principales compañías tecnológicas internacionales, y presentándose como un fuerte rival para Apple (Estados Unidos).

Desde este lunes 25 de febrero Barcelona, más en concreto el Mobile World Congress ha pasado a ser el campo de batalla de esta guerra comercial donde la marca china Huawei ha dejado patente su declaración de intenciones. Ha pagado casi ocho millones para hacerse con el mayor stand de todo el pabellón.

Dentro de este contexto de guerra comercial, la detención en Canadá de Meng Wanzhou, responsable de finanzas de la firma (e hija del fundador de la empresa), por cometer fraude bancario al violar presuntamente las sanciones a Irán, comenzó a asentar las bases en la opinión pública norteamericana, de que China es sospechosa de espionaje.

Para rematar, este mes la CIA, el FBI, la NSA y la Agencia de Inteligencia de Defensa alertaron de que los fabricantes de teléfonos chinos son una amenaza para la seguridad de los estadounidenses.

No existen evidencias de que tales dispositivos espíen a sus usuarios, de hecho, actualmente sólo existe una Investigación de Bloomberg que asegura que hackers chinos habían logrado infiltrar pequeños chips (del tamaño de un grano de arroz) en miles de placas base con las que habrían extraído información a más de 30 multinacionales.

Ren Zhengfei, el fundador de Huawei, rompió su silencio para desmentir las acusaciones que se vertieron sobre la firma. Este terremoto de información no sólo ha dañado la imagen de la compañía, también he provocado un tambaleo de sus acciones durante el último trimestre.

La unidad europea a prueba de fuego

En Bruselas se han encendido las alarmas, pero en Europa no hay una respuesta unánime. España aún no se ha posicionado para determinar si estos dispositivos móviles son peligrosos para la seguridad de la información de sus usuarios. Por el momento.

Mientras tanto, según Bloomberg, Huawei sigue en conversaciones con gobiernos de toda Europa sobre estándares de seguridad para nuevas tecnologías. En negociaciones similares. En 2007 la firma china facturó más de 4.000 millones de euros solo en el mercado europeo, en mayor parte en la venta de dispositivos de telefonía.

(Visited 26 time, 1 visit today)

About Alejandro Mata

Estudiante de 4º de Periodismo del Centro Universitario Villanueva. También he publicado en medios como El Mundo y Merca2 con Bloomberg.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.