La obra maestra de Rubens estará, por obras, en el Thyssen

San Andres Rubens

El Thyssen tiene un invitado por sorpresa. Se trata de la obra maestra de Rubens, “El martirio de San Andrés”. Esta pintura estará en el hall central del Palacio de Villahermosa durante dos meses. El motivo por el que este cuadro adornará durante ese tiempo este museo es que la Fundación Carlos de Amberes ha decidido prestárselo por que su sede está en obras.

El presidente de la Fundación ha afirmado al entregar el cuadro que era algo “fuera de programa” y que lo han hecho debido a que “al estar en obras, habría que tenerlo en un almacén”. Viendo esa situación, consideraron mejor opción llevarlo a un lugar donde el público pudiera seguir disfrutando de la pintura.

“Al estar en obras, habría que tenerlo en un almacén”

El Museo Thyssen, por su parte, ha preparado un lugar especial para dar la bienvenida a esta obra de arte. Todas las personas a las que le interese Rubens podrán ver rodeando a “El Martirio de San Andrés” toda la colección que este centro cultural tiene del genio holandés.

Según la propia galería, habrá cuadros como “La ceguera de Sansón”, “Venus y Cupido”, “Retrato de una joven dama con Rosario”, “La Virgen con el Niño”, “Santa Isabel” y “San Juan Bautista”.

Predicando mientras era crucificado

San Andrés era un predicador que se dirigió a Acaya (actual Grecia) en tiempo de los romanos. Aquel hombre comenzó a hablar de Dios a las personas que allí vivían. La población comenzaba a practicar esta fe y el cónsul del lugar, Egeas, ante tal amenaza, mandó capturarlo y crucificarlo.

Para su sorpresa durante los días que estuvo padeciendo la angustia de la cruz, muchas personas comenzaban a congregarse en torno al Santo. Él, superando los límites del dolor, seguía predicando.  Egeas viendo el peligro de aquello se dirigió corriendo a ordenar que lo bajaran de la cruz. Cuando llegaron para desatarlo la multitud a su alrededor se había multiplicado y mirando a sus captores musitó a modo de oración: “No permitas, Señor, que me bajen vivo de aquí”. Según la leyenda, San Andrés murió en ese momento.

El cuadro refleja exactamente, con el estilo propio y magistral de Rubens, el momento en el que mira al cielo pidiendo que Dios impida que lo bajen vivo de aquella cruz. Cómo la multitud en torno a él lo defiende del soldado que viene a bajarlo.

Las expresiones, la composición, los gestos y su dinamismo prueban que se trata de una obra realizada en uno de los mejores momentos de Rubens como artista. Según el Thyssen, inspirado por Tiziano, logró realizar esta obra maestra.

La historia detrás del cuadro

El Martirio de San Andrés fue una de los últimas obras creadas por el artista flamenco. Solo hay un año de diferencia entre su finalización y la muerte de Rubens (1640). En esta última época y prácticamente el mismo año (no se sabe exactamente la fecha) el maestro barroco pintó algunas de sus obras cumbre como “Las tres gracias” o “El juicio de Paris”.

Esta obra en concreto la realizó como un encargo para Jan van Vucht, un flamenco que vivía en Madrid. Tras la muerte de este hombre decidió donar el cuadro a un “hospital” para hospedar a pobres y peregrinos que viniesen desde lo que hoy día es Holanda y Bélgica. Estos territorios por aquel entonces estaban sumidos en continuas guerras.

Ese lugar es lo que hoy se conoce como la Fundación Carlos de Amberes. Sin embargo, este cuadro no ha permanecido siempre en sus manos. Durante un tiempo estuvo en El Escorial y posteriormente en el Prado durante casi 50 años. Finalmente regresó a manos de esta asociación en 1989.

(Visited 31 time, 1 visit today)

About Álvaro Moreno

Estudiante de 4º de periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.