Manuel Barriopedro: “Metí el carrete del 23-F en el zapato”

Manuel Pérez Barriopedro es un fotoperiodista español cuya trayectoria profesional se ha forjado a base de momentos importantes, como el día que cambió España, el 23-F y cuv3 ha tenido la posibilidad de poder charlar con él y recordarlos.

Comenzó su andadura en el periodismo durante la época franquista donde se dedicó a inmortalizar imágenes del dictador y del régimen.

Posteriormente, durante la democracia fue galardonado con el World Press Photo of the Year en 1981 por la foto que dio la vuelta al mundo por el intento de golpe de estado del teniente coronel Antonio Tejero Molina en el Congreso de los Diputados de Madrid.

“No podía ver las fotos que había tomado pero algo había”

Momentos de tensión e incertidumbre

“Tenía a quince centímetros de distancia a un guardia civil apuntándonos, pero en un momento decidí sacar el carrete y guardármelo en el zapato antes de que me requisaran la cámara”, afirma Barriopedro.

Tuvo la suerte de perpetuar el momento haciendo once capturas de las cuales solo una estaba perfectamente nítida y enfocada.

“No podía ver las fotos que había tomado pero algo había”. Con estas palabras Barriopedro explicaba a cuv3 las tretas que tuvo que usar para poder salir del Congreso con el carrete cuando los guardias civiles les dejaron ir.

Los valientes del 23-F

Barriopedro pasó miedo cuando supo que el teniente coronel había irrumpido en el Congreso pegando tiros. Eran una veintena de fotógrafos pero sólo dos de ellos consiguieron el tesoro más preciado, conocidos como “los Manolos”. 

Manuel Pérez Barriopedro y Manuel Hernández de León, ambos trabajaban para la agencia EFE, tuvieron el valor de arriesgarse a tomar instantáneas con su cámara analógica, sabiendo que la probabilidad de que saliera bien eran mínimas.

Aún así, Barriopedro se dio cuenta que en el sitio donde se encontraba retenido por uno de los guardias civiles armados había un hueco por dónde decidió fotografiar sin pensarlo dos veces. “Eran tiros reales, sabíamos que no era broma”, comenta el fotoperiodista.

“Eran tiros reales, sabíamos que no era broma”

A día de hoy se sigue preguntando así mismo cómo tuvo esa frialdad para actuar, aún así piensen ustedes: ¿en esa situación serían capaces de obedecer las instrucciones de los oficiales armados o harían lo posible por una foto sabiendo que es peligroso?

(Con información de Adrián Linares)

(Visited 286 time, 1 visit today)

About Sandra C. Ramiro

Estudiante de 4º periodismo en Villanueva C.U

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.