“El principal problema del periodismo somos nosotros mismos”

El director de información y contenidos de la agencia Servimedia, Pablo A. Iglesias, abordó temas relacionados con la profesión periodística. Su público fueron los futuros periodistas del Centro Universitario Villanueva.

En primer lugar, se centró en compartir con los presentes cuáles eran para él los ingredientes fundamentales para ejercer la profesión de la mejor manera posible. Y es que, según comentó, la sabiduría y los conocimientos deben ser adquiridos y asentados desde el momento en el que “toca hincar codos”.

Además, otorgó la suficiente importancia al aprovechamiento de los años de grado. A través de ellos, el alumno debe empaparse de cuantas más fuentes de conocimiento, mejor.

“Mi sueño era trabajar en la radio”

Iglesias comentó que el periodista es aquel que sabe mucho de todo, pero de nada en profundidad, a no ser que se especialice algún ámbito. A pesar de que, en su caso concreto, es especialista en política y lleva cubriendo más de 15 años al Partido Popular. Es coautor de varios libros, entre ellos “Si yo fuera Presidente”, sobre Mariano Rajoy.

Recordó durante la charla cómo su sueño era trabajar en la radio, y cómo descubrió su vocación escuchando partidos de fútbol cuando era pequeño.

Se trata de un perfil muy constante y que siempre ha tenido claro que iba a ir a por todas para conseguir lo que se propusiese. Sin olvidar en ningún momento que él mismo era quien tenía que trabajar para ello. Y así lo hizo.

¿Cuál es la receta mágica para ser un buen periodista?

Constancia, esfuerzo, trabajo, esa es la receta mágica…

No importa el ámbito con el que se empiece ni cuál sea el de preferencia. La adquisición del conocimiento y de la práctica se lleva a cabo a través de la experiencia en diferentes formatos: radio, RRSS, televisión o prensa.

Entre los gajes del oficio está la versatilidad de temas con los que se puede topar y los que debe resolver con cierta agudeza. Además, es preciso destacar la importancia de la capacidad de expresión en los tiempos que corren, en los que ya nadie o casi nadie lee.

Durante su charla, Pablo A. Iglesias recordó cómo fue rechazado ante una prueba para acceder a una beca en Antena3. “Mi propio fracaso no me hizo quedarme sentado, me hizo aprender”, expresó con una sonrisa.

A través del transcurso de su trayectoria profesional, descubrió que el periodismo político estimulaba su mente. La política conseguía adentrarle en los entresijos del partido hasta convertirlo en uno de los mayores especialistas del país.

Resulta curioso conocer que, cada vez que le llaman de algún medio, el origen de la llamada se encuentra en algo que hizo mucho tiempo atrás. Así confirma que “todo lo que hagas merece la pena, todo sirve para algo”.

“Periodista es quien ha estudiado periodismo”

Respecto a las RRSS

Frente a la pregunta sobre su opinión respecto a la vigente importancia de las RRSS en la actualidad. Pablo resaltó la ventaja que supone poder emprender sin necesitar grandes medios ni inversión. Pero hizo especial hincapié en la importancia de ser periodista de verdad: “Periodista es quien ha estudiado periodismo y tiene los conocimientos necesarios para ejercerlo, no importa a través de qué soporte”.

El intrusismo en el ámbito laboral de la información es algo con lo que deben combatir los periodistas. Se ha de tener en cuenta que no todo el mundo sirve para hacer lo mismo. Todos los perfiles no pueden ceñirse a los mismos cánones y, mientras unos perfiles hacen periodismo, otros hacen entretenimiento. Son dos vertientes válidas que entre ellas no se han de mezclar.

Además del intrusismo, ¿qué otros problemas hay en el periodismo?

“Nosotros somos el primer problema del periodismo: los malos periodistas y las malas praxis”. Nuestra formación es el eslabón principal en el cual debemos poner toda nuestra energía. Hoy en día no existe peor periodista que el que se salta un off the record” para dar una exclusiva, por poner un ejemplo.

En este sentido, Iglesias defiende que el informador debe centrarse en la búsqueda de la verdad, en contar las historias.

Un periodista profundamente vocacional

Explicó que, durante todos estos años trabajando en el periodismo político, le habían llegado ofertas de trabajo de partidos para realizar comunicación más puramente corporativa. Contó que éstas fueron rechazadas a pesar de haberse encontrado en momentos críticos de su carrera.

Destaca que hasta hoy, en todo momento, le guía un factor que mantiene constante en su fórmula: la vocación. “No he querido pasarme al lado oscuro, para eso ya tendré tiempo, yo soy periodista puro”.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.