Manuel Marlasca: “Mi agenda es lo más importante de mi trabajo”

Manuel Marlasca

En mi agenda aparecen los contactos de 302 policías, 105 guardias civiles y 120 abogados. Es lo más importante de mi trabajo”. Así lo cuenta el reconocido periodista de sucesos Manuel Marlasca, actualmente jefe de investigación de La Sexta Noticias y colaborador de Onda Cero en la sección Territorio Negro.

Es, además, hijo del emblemático periodista Manuel Marlasca Cosme, maestro del periodismo de investigación, fallecido hace dos años. También es nieto y hermano de periodistas. “No se me ocurrió hacer otra cosa además de querer ser periodista para contar historias”, afirma Marlasca.

Con los 31 años de profesión que lleva a sus espaldas, este periodista de letra roja recibe a cuv3  en la redacción de La Sexta para hablar sobre el periodismo de sucesos de calidad, las herramientas profesionales que hay que llevar en la mochila para el correcto tratamiento de la información y la no deformación de ésta por causa del entretenimiento.

El periodismo de sucesos y el intruso amarillismo

Pregunta: ¿Cómo debe de ser el tratamiento de este tipo de noticias?

Respuesta: Nosotros tenemos que dedicarnos hacer exclusivamente información.  En televisión, sobre todo, se ha confundido el entretenimiento y el espectáculo con la información. En los sucesos, la mala fama que arrastramos los periodistas es por eso. Hay que tratar de acercase de la forma más honesta a la verdad

“En televisión, entretenimiento se ha confundido con información”

P: ¿Considera que hay que subir los estándares de calidad?

R: Creo que no hay estándares de calidad  en el periodismo. En España, por ejemplo, el amarillismo ha  funcionado porque da audiencia. En la redacción no se trabaja. Y uno, como periodista, tiene que vivir en la redacción. Cuando veo alguien en la redacción viendo las ofertas de Zara me cabreo y pego un grito. Para mí es un sitio sagrado.  Esto es así porque las redacciones se han descapitalizado de gente, se ha dejado la transmisión de mayores a menores, es decir, el mayor transmitía unos códigos que no están escritos en ningún lado.  Ahora veo cómo llegan los chicos y nadie se ocupa de ellos, de enseñarles, de explicarles. Por eso se ha perdido esa calidad.

“En España el amarillismo ha funcionado porque da audiencia”

P: ¿Es difícil el tratamiento de las fuentes?

R: Es lo más complicado de todo, porque para ganarte una fuente hay que cultivarla mucho. Yo valgo lo que valen mis fuentes.

P: ¿Sigue siendo necesario que el periodista se persone en el lugar de los hechos?

R: Sí, indudablemente. Es muy distinto que alguien te cuente algo a estar en el sitio. La información va ser mucho más rica, con más detalles y matices. Uno de los grandes cánceres del periodismo es ese, que el periodista no se presente al lugar de los hechos.

P: ¿Cuál ha sido el caso que más le ha afectado en su trayectoria profesional?

R: Ha habido muchos. Pero es verdad que cuando eres padre, afectan mucho más los sucesos de niños.

P: ¿Qué necesita un periodista para dedicarse al periodismo de sucesos? 

R: Una capacidad de aprendizaje enorme y que nunca se te acabe. Además, este trabajo tiene una ventaja y es la cantidad de personas que conoces. Pero hay que tener muy claro que este tipo de noticias son delicadas y hay que tener una especial sensibilidad a la hora de hablar con las víctimas.

“Hay que tener en cuenta que este tipo de noticias son delicadas”

P: En febrero de este año presentará su nuevo libro. ¿Nos puede dar un adelanto? 

R: Operación Candy” es un libro que habla de la caza de un pederasta que secuestró y abusó de cinco niñas en Madrid. El libro relata, también, por lo espectacular de la operación, la implicación de los policías en el caso.

Provincias con el mayor número homicidios y asesinatos

Hablando de sucesos, según los datos del Sistema Estadístico de Criminalidad, durante los tres primeros trimestres del 2017 y 2018 hubo más homicidios dolosos, -aquellos en el que el criminal busca de forma intencionada la muerte de la víctima-, y asesinatos consumados, -los que inician con la idea mental de cometer el delito y termina con la consumación del mismo-, en las provincias de Madrid, Barcelona, Málaga, Murcia, Tenerife, y en dos provincias de la Comunidad valenciana, Alicante y Valencia.

Como dato curioso, se puede ver como en el 2017 fueron más altos estos índices en Barcelona, Madrid y Valencia, mientras que en lo que va de año son las provincias de Tenerife, Alicante y Málaga donde ha subido este número en comparación al año anterior, aunque Barcelona y la capital española sigue manteniendo tasas altas de homicidios y asesinatos. Murcia, sin embargo, comparte las mimas cifras en ambos años.

(Visited 69 time, 1 visit today)

About Natalia Dávila León

Estudiante de 4º curso de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.