La escritora “lunática” de Gran Vía

Escritora

En Gran Vía podemos respirar tanto un ambiente de lujo y de consumismo como un aroma menos vistoso, la pobreza que habita en sus calles. Según un censo realizado en la Comunidad de Madrid, 2.576 personas se encuentran sin hogar. De esas personas, la mayoría recurre a los albergues municipales para pasar la noche. Sin embargo, casi un millar de personas se encuentra entre ese grupo llamado “los sin techo”. En esta situación se encuentra la escritora de cuentos que reside en la calle Montera, Olga.

Escribir y vivir en la calle

Olga era una trabajadora más de esta sociedad, hasta que circunstancias de su vida la llevaron a la situación en la que se encuentra. Ella cuenta que está en la calle por amor a su novio y a su perro, Toby, el cual es el personaje principal de sus cuentos. Los cuentos de Olga tratan sobre cómo ella encontró a Toby, al que presenta como el Rey de Gran Vía. “Son todo metáforas y lo que hago es contar en forma de cuento como me conoció, a su madre”, explica. Sin embargo, no todos tratan de lo mismo.

Ahora mismo Olga se encuentra trabajando en unos escritos a los que titula Pensamientos de una lunática, y es que de esa manera se hace llamar ella. Estos pensamientos tratan sobre una mirada hacia la sociedad, su mirada, en la que se presenta como una observadora.

Para Olga, igual que para muchos escritores, escribir responde a una necesidad, que es el desahogo de su vida: “Yo no escribo pensando en que voy a poner, todo lo que siento lo escribo. Muchas veces no se ni lo que he escrito cuando he acabado un cuento, para mí es como un grito. Es algo espontáneo”.

Los cuentos como sustento de vida

“Mis cuentos demuestran que todo el mundo tenemos sueños, que todos sabemos hacer algo”

Muchas de las personas que se encuentran en una situación parecida a la de Olga recurren a la mendicidad como forma de conseguir un sustento para comer. Todos hemos visto a esa persona que se encuentra en la calle con un vaso y esa mirada perdida tratando de buscar la caridad de la gente. Para Olga, sus cuentos son su sustento.

No obstante, no solo son una manera de ganarse la vida, sino que con ellos quiere demostrar que todo el mundo tenemos sueños, que todos sabemos hacer algo y que la situación en la que nos encontremos no refleja cómo somos en realidad. “Transmiten una positividad a la gente, porque el que yo esté en la calle no significa que no pueda hacer algo bonito”.

“Estoy volviendo a escribir todo de nuevo. Me han robado varios cuadernos, pero yo sigo escribiendo”

Cuando estas con ella bajo el techo del Mc Donalds, notas esa vitalidad en su mirada, ese ímpetu por seguir escribiendo a pesar de las dificultades que implica sobrevivir, esa lucha por conseguir algo que ella solo puede concebir como un sueño, el llegar a ser una gran escritora algún día.

Aquí os dejamos una pieza de esta escritora “Lunática”, más cabal que muchos cuerdos.

(Visited 17 time, 1 visit today)

About Jose Santacruz

Estudiante de cuarto de periodismo, Villanueva CU

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.