Ramón Salazar: “El éxito de la serie ‘Élite’ abre muchas puertas”

El éxito es el resultado del esfuerzo, de la tenacidad y del sacrificio. En el mundo del cine más si cabe, pues la competencia es tan dura que no permite ni un instante de relajación. Por ello la constancia siempre se ve premiada. Esto es lo que le ha sucedido a Ramón Salazar, director y guionista de cine que disfruta de uno de sus mejores momentos profesionales. A la cabeza de la dirección de Élite y a partir de 2019 en la de Vis a visel malagueño se ha consagrado como una figura destacada en el panorama cinematográfico español. En Los Ángeles y con motivo de la Recent Spanish Cinema tuvimos la suerte de charlar con él en la muestra de su película La enfermedad del domingo, que dirigió y de la que escribió el guión.

Pregunta: ¿Qué diferencia hay entre rodar una serie y una película, hay algún tipo de dificultad añadida en alguna de las dos?

Respuesta: La diferencia entre rodar películas y series tiene que ver con el nivel de producción. Por ejemplo en La enfermedad del domingo tuvimos un periodo de adecuación al proyecto porque tan solo éramos yo y las dos actrices, pero yo trato de trabajar de la misma manera que es como a mí me gusta, poniendo toda la carne en el asador, y en el caso de esta película tuve el privilegio de tener al lado a Susi Sánchez en todo el proceso de escritura del guion y podía ir teniendo un feedback con ella a medida que escribía. Por ejemplo, la serie Élite exigía estar implicado en el proceso de casting para elegir a los actores y tener un mes y medio de ensayo con ellos, porque al ser tan jóvenes era muy importante “ecualizarlos” a todos y que tuviesen un buen conocimiento de los personajes que iban a defender. Pero básicamente la preparación acaba siendo la misma, intento trabajar de la manera que más me gusta ya sea en una serie o en una película.

P:Hablando de Élite, la serie cuenta con actores que han participado en otra serie exitosa, ¿se concebía su elección como un seguro de éxito? ¿Cómo fue ese proceso de casting?

R: No, de hecho cuando hicimos el proceso de casting La casa de papel no había tenido el éxito que tuvo posteriormente cuando se estrenó en Netflix. Entonces Jaime, María y Miguel entraron igual que los demás en el proceso y fueron seleccionados porque consideramos que eran los mejores pero no porque pensáramos que el éxito de La casa de papel iba a apoyar la serie porque aún no había ocurrido el boom. De hecho, cuando la serie comenzó a tener éxito, Élite se encontraba ya en medio del rodaje, aunque obviamente ha sido un gran apoyo de cara a la parte promocional una vez estrenada la serie pero no tuvimos ese pensamiento. De hecho lo que queríamos era que mas o menos todo el reparto fuese gente que ya tuviera cierta experiencia pero que no fuese muy conocidos, que fuera un factor sorpresa.

“Queríamos que los actores indagaran sobre sus propios personajes”

P: ¿Por qué se tomó la decisión de no desvelar a los actores qué personaje iba a ser el asesino de Marina?

R: Tomé la decision de no contarle a los actores quién era porque la idea era que en el trabajo de ellos todos pudieran trabajar. En un momento dado ellos podrían haber sido los asesinos, y yo creo que eso le dio más capas y más profundidad a cada uno de ellos tratando de descubrir que había dentro de sus personajes que pudiese terminar matando a la protagonista. Luego sí que hicimos una lectura dos semanas antes de rodar el último capítulo y ahí descubrieron quién era el asesino, pero queríamos trabajar con esa sorpresa durante el proceso de ensayos y de rodaje.

P: ¿La identidad del asesino era una idea fijada desde el inicio o fue variando durante el trascurso del rodaje?

R: Siempre estuvo claro desde el principio quién iba a ser el personaje que encarnara ese papel y eso ayudó mucho a preparar todo lo que iba a venir al final desde el primer capitulo.

Un objetivo fijo

P: Desde el punto de vista personal ¿que le han aportado las direcciones de La enfermedad del domingo y Élite?

R: La enfermedad del domingo fue un proceso personal porque yo escribí el guión, fue un trayecto de maduración mucho más largo, casi de tres años antes de empezar a rodar y un camino muy íntimo con dos actrices solventes con mucha experiencia. Lo que me interesó de Élite fue trabajar con un reparto coral con gente que no tenía más de 20 años. La energía que ha habido rodando Élite ha sido la opuesta al trabajo de La enfermedad del domingo y eso es lo que más me interesa a mi cuando paso de un proyecto a otro, la idea de no repetirme ni en los proceso creativos ni en los de rodaje y trabajar con un reparto tan apasionado y tan joven ha sido un chute de energía y juventud en el rodaje.

P: ¿Es este el mejor momento de tu carrera?

R: (Entre risas) El mejor no lo sé, pero el más prolífico si, de repente haber estrenado mi película y que Élite esté teniendo tanto éxito obviamente abre muchas puertas y sobre todo algo que no venía siendo muy habitual en la década anterior, que es tener trabajos ya fijados para los próximos dos o tres años y eso es muy reconfortante y desde luego es un momento muy dulce.

(Visited 75 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.