“La comida es medicina”

Un columpio con luces de neón en la entrada, ambiente muy chill, cero estrés, al estilo hawaiano con un toque latino, piñas y arbustos colgados por doquier y con música de fondo de Bob Marley hacen que el restaurante Anana, en Madrid, sea un lugar ideal para relajarse y disfrutar en un ambiente tropical. Su dueña, Alejandra Morrison, responde a las preguntas de cuv3.

Pregunta: Alejandra, cuéntenos un poco, ¿qué es Anana y cuál es el concepto del restaurante?

Respuesta: Anana es un restaurante al estilo de comida hawaiana que incluye platos calientes. En nuestra carta se encuentran platos hawaianos, como el caso del poke de salmón que está elaborado con aguacate, o edamame, wakame, que son ingredientes asiáticos. También tenemos diferentes tipos de ceviches, con una tendencia más latina, pero siempre con una línea saludable y fresca, que es el concepto principal de Anana. Por otra parte, ofrecemos un pollo teriyaki, el cual está hecho a base de leche de coco, y un pollo al curry como principales platos calientes.

El Food Truck

P: No solo es dueña de Anana, sino que recientemente ha abierto un Food Truck. ¿Qué es un Food Truck? ¿qué tipo de comida sirve? ¿tiene el mismo concepto de Anana?

R: El Food Truck es una tendencia que nace en California, Estados Unidos. La idea consiste en preparar la comida dentro de una van, furgoneta, o como su nombre lo indica en inglés truck.  Enriqueta, nombre del Food Truck, se encuentra en un estacionamiento privado de una empresa, y el concepto es completamente diferente al de Anana. En este nuevo proyecto ofrecemos unos wraps de pollo y un cordero a la plancha acompañado con patatas fritas, siendo una comida más mediterránea.

“El cliente ha aprendido a conocer qué es lo que está comiendo”

P: En su opinión, ¿a qué se debe toda esta nueva tendencia de comida sana?

R: Creo que todo empezó en los años 50´s cuando la comida empezó a ser muy procesada, y que todo ya estaba prehecho utilizando muchos conservantes. Actualmente, las personas han aprendido a conocer qué es lo que están comiendo, y cada día más los individuos están prefiriendo alimentarse de una manera más saludable.

P: Tengo entendido que estudió en Le Cordon Blue en París. ¿Nos podría contar un poco acerca de esta experiencia?

R: Sí, terminando el colegio logré convencer a mis padres de que me enviaran a esta prestigiosa escuela de cocina. Apenas tenía 17 años cuando empecé a cursar el Gran Diploma, el cuál consistía en hacer pastelería y cocina durante un año y medio. Aprendí bastante y de esa experiencia única, intensa e increíble soy quien soy hoy en día.

P: ¿Quién ha sido su role mole o su ejemplo a seguir en el mundo de la cocina?

R: Desde pequeña veía canales de cocina, y siempre me ha llamado la atención todo ese mundo. Mi padre cocina muy bien, y yo siempre he estado detrás de él cocinando, no me acuerdo exactamente cuándo pero un día decidí estudiar cocina.  Creo que mi madre estuvo siempre apoyándome, siento que ambos fueron quienes me impulsaron a lograr este sueño.

P: Antes de inaugurar el restaurante, no pensó en la opción de abrir el restaurante en Barcelona o en San Sebastián. ¿Por qué decidió abrir un restaurante en Madrid?

R: A pesar de que San Sebastián es centro gastronómico del mundo y Barcelona una gran ciudad, decidí abrir el restaurante en Madrid principalmente porque al venirme ya tenía familia en la capital.  En principio, yo no tenía pensado montar un restaurante, pero al llegar a Madrid me doy cuenta de que es una ciudad que está creciendo mucho y donde se están abriendo muchas oportunidades gastronómicas. En Venezuela tenía un catering. Una vez que llegué a Madrid vi la oportunidad de abrir Anana, con el concepto de un poke , aprovechando la llegada de nuevas tendencias gastronómicas de Estados Unidos a Europa.

“En Anana, tenemos el poke de salmón que es muy parecido al poke tradicional”

P: He escuchado varias veces la palabra poke. ¿Qué es un poke?

R: Un poke es un plato de entrada, que consiste en pequeños bowls de ensaladas de cortes de pescado, ya sea de salmón o atún, utilizando marinajes como la salsa soja o el aceite de sésamo. Es muy común en los mercados de pescados de Hawái, y en los Estados Unidos se empezó a popularizar el mismo concepto, pero con diferentes contornos y con una base de arroz de sushi.

Entre Venezuela y España

P: Me comentó que tuvo un catering en Venezuela. ¿Cuáles han sido las principales diferencias en los gustos y exigencias entre España y Venezuela?

R: La diferencia más grande creo que no tiene que ver con el público, sino con la parte operativa de un restaurante. En Venezuela, es muy difícil conseguir todos los ingredientes necesarios para preparar los platos que ofreces, en España es mucho más sencillo. Sin embargo, viendo el lado positivo, cuando me vine para Madrid, pude ver y usar una gran cantidad de ingredientes que no tenía y eso me impulsó a hacer mejores platos.  Sobre el público, en general estoy muy a gusto con los comensales españoles, los cuales han sido muy receptivos con la comida de Anana. Madrid es una ciudad turística, por lo tanto, no solo vienen españoles, sino que también vienen una diversidad de clientes de distintos países.

P:¿Ha pensado alguna vez en publicar un libro?

E: Pudiera en un futuro, pero actualmente estoy enfocada en mi página personal, alemorrisonandco, en donde publico mi experiencia trabajando en hostelería, algunos de los caterings que ofrecemos en el restaurante y varias recetas. En Anana, estamos muy enfocados en las redes sociales también, @ananamadrid y @EnriquetaFreshTruck, porque desde la bandeja donde te sirven la comida, hasta la servilleta azul turquesa que tienes en las mesas, todo está pensado para que le tomes una foto a tu comida y lo publiques. Hoy en día las redes sociales son un plus, porque no es solo una comida, sino toda una experiencia.

P: Siendo usted venezolana, le quería preguntar acerca de la situación actual que vive Venezuela…

R: Sí, por supuesto. Yo primero viví en París, después me fui a Miami y luego regresé a Venezuela, estuve un tiempo trabajando en catering y en pastelería. En el 2014 la situación empeoró drásticamente,  poco a poco se iban mis amigas y algunos familiares del país. Yo no quería salir de Venezuela, pero cada día era más difícil conseguir los ingredientes y tener un servicio de calidad, en ese momento decidí innovar en Madrid. Me gustaría que mis padres puedan venirse, Venezuela está pasando por una situación muy lamentable. El venezolano que está emigrando le está echando pichón, como decimos nosotros, dando lo mejor de sí a donde llegue.

(Visited 320 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.