“El mensaje de ‘Las chicas del cable’ favorece la igualdad”

Nadia de Santiago, actriz española, es una de las protagonistas de la exitosa serie de Netflix Las chicas del cable, y nos abre las puertas de su vida para poder conocer un poco más sobre ella, como profesional y como persona.

“Cuanto más conozco la profesión más me apasiona”

El 28 de abril de 2017 se estrenó por primera vez Las chicas del cable, la primera serie original de Netflix, que ha revolucionado la manera de pensar y de actuar. “Las chicas del cable me ha ayudado mucho a empoderarme”, afirma.

“La nominación al Goya a actriz revelación es secundario, pero para mí fue importante”

¿Cómo se define como actriz?

Pregunta: ¿Cómo fueron sus inicios?

Respuesta: Mi carrera como actriz empezó cuando tenía 10 años y fue un poco de casualidad. Mi madre trabajaba en un gimnasio, y allí también estaba la hermana de una actriz conocida de la época, y ella fue la que le propuso a mi madre que por qué no me apuntaba a una agencia de interpretación, porque era una niña con mucha energía y muy extrovertida. Al final me apuntó, yo accedí, y hasta hoy.

P: El hecho de tener una profesión tan inestable y tan intensa desde muy pequeña puede generar dudas para saber qué hacer en un futuro, ¿siempre tuvo clara su profesión?

R: Mi profesión para mí siempre ha sido un hobbie, aunque un hobbie de muchas horas. La verdad es que no siempre lo tuve claro. Tuve un momento de inflexión con 18 años cuando empecé a ver a mis compañeros elegir carrera, y me di cuenta de que no sabía si me quería dedicar a ello o no. Entonces me metí a un módulo de documentación sanitaria. El problema es que faltaba mucho porque me empezó a salir mucho trabajo como actriz y al final lo tuve que dejar.

P: Ser actriz es una profesión más amplia de lo que puede parecerle a primera vista al espectador. ¿Qué es lo que más admira de ella?

R: Creo que es una profesión que desarrolla mi empatía, y que además florece muchas facetas de la propia Nadia. Esta profesión hace que me conozca a mí misma todo el rato. Cuanto más la conozco, más me apasiona. La profesión es muy rica, muy activa, cambiante, y eso me ayuda a profundizar en mí misma. Estoy todo el rato viajando con los personajes y desarrollando la imaginación y la creatividad, que es algo que necesito.

P: Hay que tener en cuenta que es una profesión muy expuesta al mundo, ¿puede esto llegar a ser el motivo de querer dedicarse a otra cosa más sencilla y estable?

R: Para ser actriz te tienes que acostumbrar a estar el 50% del tiempo en paro. Hay que tomárselo sin ningún tipo de drama, es algo normal. De hecho, en el momento que no estás trabajando, puedes invertir el tiempo en formarte o en estudiar otra cosa. Es algo positivo y además te viene muy bien para desarrollar la fe y la esperanza. Siempre se ha contado que el actor es esperar una llamada, pero creo que tú mismo también puedes ser activo ahí.

Proyectos que más influyen

P: Personalmente, ¿qué proyecto diría que ha sido el más influyente para usted?

R: En mi caso, ´Las 13 rosas` fue una película muy bonita de hacer. Fue muy impactante conocer al personaje que interpretaba en la película y, a la vez, un shock escuchar cómo contaba lo que yo iba a interpretar. Fue increíble, sobre todo el intentar estar a la altura de esa tragedia. Además, me gusta mucho también que hoy en día se recuerde. Me nominaron al Goya a actriz revelación, que es secundario, pero en ese momento fue algo muy importante para mí. Con otro papel que me quedo mucho es con la película de ´Ali´, de Paco Baños. Ha sido el único papel en el que he sido tan protagonista, porque salía yo todo el rato. Además, me gustó trabajar con Veronica Forqué por la relación que teníamos. Fue una joya de esas que luego no tuvo mucha promoción, ni mucho dinero para salir a muchas salas de cine, pero la volvería a hacer una y otra vez.

Repercusión de Las chicas del cable

P: Las chicas del cable es una serie que ha tenido mucha repercusión a nivel mundial, ¿diría que ha tenido alguna repercusión a nivel personal?

R: Las chicas del cable me ha dado algo increíble. Me siento tremendamente afortunada y me lo digo casi cada día. El hecho de que se pueda ver tu trabajo en 190 países es el futuro y el presente, y es algo que todavía cuesta creer. No he vivido en la típica familia convencional, porque tampoco he tenido mucho la figura paterna y nunca he vivido un machismo, pero Las chicas del cable me ha ayudado mucho a empoderarme y a darme cuenta de cómo se concebía a la mujer en esa época, y ver cómo vamos trabajando poco a poco para ir ganado cada vez más libertad. Me llena de poder para seguir luchando.

P: Además de influir personalmente en uno mismo, ¿cree que ha tenido algún movimiento de conciencias en la sociedad?

R: Todo lo que consumes siempre te aporta algo. Son cuatro mujeres de cuatro mundos muy diferentes que se reafirman, que cada vez saben más lo que quieren y luchan por ello, y creo que ese mensaje es el que está funcionando para ayudar a conseguir una igualdad.

(Visited 69 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.