Ignacio Socias: “La familia es importante e irremplazable”

Ignacio Socias representa a la familia ante la ONU

Ahora Madrid, mañana Bruselas. Semana que viene Barcelona. El mes próximo Nueva York. Para Ignacio Socias (Barcelona, 1957) viajar y conocer mundo es lo ordinario, pues representa, desde hace quince años, a la Federación Internacional para el Desarrollo de la Familia. Socias hace que la realidad de todas las familias a las que representa -de 68 países de los cinco continentes- esté presente en todos los organismos internacionales, sobre todo en Naciones Unidas (ONU).

Pregunta: ¿Por qué la familia tiene importancia?

Respuesta: Porque la familia es el principal agente social del desarrollo. Es la unidad básica en la que se aprenden todos los conocimientos necesarios y en la que, por tanto, se puede colaborar de una forma muy efectiva con todo lo que la ONU persigue.

“Lo que funciona es el compromiso”

P: ¿Qué tipo de familia hay que defender?

R: La que funciona para el bienestar individual y el desarrollo social. Y lo que funciona es el compromiso. El compromiso de un hombre y una mujer para, si tienen hijos, educarlos. Pero me gusta una idea que vi reflejada en un cojín en el aeropuerto de Hong Kong: La familia es donde la vida surge y el amor nunca termina.

Poner en contexto

P: ¿Qué ha pasado con la familia en los últimos 30 años?

R: Después de la IIGM se dan dos procesos paralelos. El primero fue el surgimiento y defensa de los Derechos Humanos. Esa declaración se fija sobre todo en las minorías: la mujer, discriminación racial, étnica o religiosa. Eso coincide con el segundo proceso: individualización de los derechos. Ese proceso ha sido muy positivo en muchos sentidos, el problema es que se ha olvidado de lo más importante, ayudado por una serie de ideologías.

P: ¿Mayo del 68?

R: Habría que remontarse hasta allí. Mayo del 68 es básicamente la negación de cualquier autoridad, de cualquiera regla, de cualquier norma. Y como consecuencia directa, ¿Cuál es la primera autoridad? La familia. Al poner en duda esa autoridad se pone en duda la familia. Se pone en duda que la familia sea algo necesario o incluso conveniente. Entonces, surge toda una serie de movimientos que piensan que el hombre puede ser feliz, alcanzar niveles de bienestar y desarrollo al margen de la familia. Incluso se veía a la familia como una limitación.

“Sin familia no hay bienestar personal ni desarrollo de la sociedad”

P: ¿Y cuál ha sido el resultado?

P: Ya ha pasado el tiempo suficiente como para evaluar las consecuencias de esos experimentos. Se ve que sin familia ocurren dos cosas muy importantes, hablando en términos puramente estadísticos: no hay bienestar personal y no hay desarrollo en la sociedad. Hay muchos estudios que demuestran cómo la salud física, la salud psíquica, los niveles de suicidio, drogadicción, fracaso escolar, etc. son más altos fuera de la familia. Y no es que lo diga yo, se sabe desde la Grecia clásica, cuando se dijo que el hombre es un ser social.

P: ¿Y las consecuencias de ese individualismo?

R: Las consecuencias han llevado a algo que no es negativo en sí, y es que haya muchas más capacidades de elección. Como consecuencia de este proceso hay mucha más libertad, pero no podemos olvidar que debe haber más responsabilidad. Imagina una pareja que decide no tener hijos, por lo que dispondrá de muchos más recursos para un bienestar más a corto plazo, como puede ser irse de vacaciones a mejores sitios o incluso a largo plazo, como hacerse un plan de pensiones. Ahora, ¿ese bienestar permanecerá en el futuro? Pues estadísticamente se ve que no, porque vemos el problema de tantas personas mayores que están solas, cuando la familia es el lugar adecuado no solo para los niños, sino también para los ancianos y los enfermos.

“Si no hay gente, ¿cómo iba a funcionar el sistema?”

P: ¿Cómo repercute eso en la sociedad?

R: Repercute negativamente, porque la sociedad necesita buenos profesionales. ¿De dónde saldrán? Porque tienen que salir de algún sitio. Además, resulta que estas personas que son buenos profesionales, pagan impuestos y hacen que el sistema fiscal funcione. Si no hay gente, ¿cómo iba a funcionar el sistema? Esto ha provocado un problema demográfico muy serio, que es inédito. El modelo de desarrollo siempre ha estado basado en el crecimiento poblacional, pero cuando este crecimiento deja de existir y las pirámides famosas se invierten…

La ONU hoy

P: ¿Qué recomienda Naciones Unidas actualmente?

R: El consenso está ahora en mismo en reconocer que la familia es importante e irreemplazable. Si no hay familia quién tiene a los hijos, quién los educa, quién cuida a los enfermos cuando la medicina no da para más, y lo mismo con los ancianos. Cuando uno fuma es libre de hacerlo, pero eso está muy penalizado fiscalmente. ¿Por qué está penalizado? Porque se supone que el que fuma, estadísticamente, luego supone un mayor gasto para la seguridad social. Sin embargo, no nos hemos dado cuenta todavía de que esos modos de organizarse la vida, tienen consecuencias públicas. Está muy claro que cuando se rompe el vínculo familiar, los hijos y el matrimonio mismo, sufren una serie de consecuencias que muchos hemos conocido de primera mano. ¿Por qué si uno fuma tiene que pagar unos impuestos muy grandes y si uno se divorcia no?

media de hijos que se tienen
Relación de la media actual entre los hijos que se tienen y los que se quieren tener.
Fuente: OECD Family Database

P: ¿Las familias tienen los hijos que quieren?

R: No. Dentro de este proceso de individualización del que hemos hablado antes hay algo muy positivo, se mire por donde se mire, que es la incorporación de la mujer al mercado laboral. La mujer aporta a la sociedad toda una serie de valores más propiamente femeninos, que hasta ahora estaban ausentes. Pero existe el problema de que al ser un mercado que no se ha tocado, que sigue siendo el de la revolución industrial, no está pensado para las mujeres. Esto provoca que quien quiere adquirir el compromiso de formar una familia se encuentre con una dificultad: si tienen tiempo, no tienen dinero; y si tienen dinero, no tienen tiempo. Hay un intercambio de tiempo por dinero para el que la familia no hay nunca suficiente.

P: ¿Qué han hecho y están haciendo ante este problema?

R: Que hay que valorar el trabajo del hogar como un trabajo de primerísima importancia. Ese trabajo tendría que estar en el currículum como cualquier otro. Alguien que diga que ha tenido tres hijos y he estado ocho años en casa cuidándolos, ha demostrado que tiene toda una serie de conocimientos, habilidades y aptitudes.

(Visited 399 time, 2 visit today)

About Javier Roca Ibáñez

Estudiante de 4º Curso de Periodismo y Relaciones Internacionales en Villanueva C.U. De cuando en cuando me da por leer, pensar, escribir, hacer fotos y viajar. No necesariamente en ese orden.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.