“Aceprensa ayuda al público a entender realidades importantes”

Entrevista a Rafael Serrano, director de Aceprensa

Rafael Serrano Valero (Madrid, 1961) es licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. Es autor de varios libros de carácter filosófico y religioso como, por ejemplo “Sobre Dios, la Iglesia y el Mundo”.

Desde hace dos años es el director editorial de Aceprensa, una agencia periodística especializada en el análisis de tendencias básicas de la sociedad, corrientes de pensamiento y estilos de vida. Serrano comenzó a trabajar en este medio en 1981 y, desde entonces, ha ido escalando puestos hasta convertirse en el máximo dirigente.

Periodismo y Filosofía

Pregunta: ¿Cómo acaba un filósofo dirigiendo un medio de comunicación?

Respuesta: Cuando cursaba segundo de Filosofía, tuve la oportunidad de entrar como becario en Aceprensa. Con esa suma modesta de dinero podía sostenerme, y convertida a euros de 2018 sería la envidia de un estudiante actual que en verano realiza prácticas en la radio. Trabajar en Aceprensa me hizo conocer temas muy interesantes, acceder a fuentes solventes, y me enseñó a documentarme, analizar, comprender y explicar. No me sentía apartado de la filosofía, porque el periodismo que se ejerce en Aceprensa tiene cierta semejanza con la tarea de Sócrates: cuestionar estereotipos, desmontar simplismos, hacer pensar. Cuando terminé la carrera, me incorporé a la plantilla; más tarde sustituí al anterior redactor jefe y llegué a director cuando se jubiló mi predecesor. De modo que mi trayectoria profesional luciría poco en LinkedIn: se parece más a la de un salaryman japonés.

P: ¿Con qué necesidad nació Aceprensa?

R: Aceprensa nació hace cerca de cincuenta años; pero responde a la necesidad fundamental que cubre ahora: ayudar al público a entender realidades importantes, tendencias que configuran la fisonomía de la sociedad y de la cultura.

Los hechos no se comprenden sin conocer los precedentes y el marco en que se sitúan

P: ¿Qué ventajas ve al periodismo de análisis que se realiza en Aceprensa con respecto a las noticias fugaces que nos van llegando cada día?

R: Se suele decir que un texto sin contexto es un pretexto, un subterfugio para arrimar el ascua a la sardina que interesa. Algo semejante se puede aplicar a muchas noticias: los hechos no se comprenden sin conocer los precedentes y el marco en que se sitúan. En Europa hay seria preocupación por las oleadas de inmigrantes y refugiados llegados en los últimos años. El año pasado, Italia recibió unos 120.000 arribados a sus costas o rescatados en alta mar. Pero el dato se ve con otra perspectiva si se tiene en cuenta a la vez que Italia perdió más de 150.000 habitantes por su crecimiento natural negativo (nacimientos menos muertes). En España, la inmigración permitió hasta 2016 un exiguo aumento de población. Contar hechos aislados viene a ser como leer una novela y olvidar los capítulos anteriores cada vez que se empieza uno nuevo: así no hay manera de enterarse de la historia.

P: ¿Cuáles son los criterios para seleccionar los temas que tratan?

R: Levantamos temas observando la actualidad, pero no los meros hechos, sino intentando descubrir lo que los hechos implican. Procuramos también detectar intelectuales y otras personalidades que proponen nuevas ideas. Buscamos noticias significativas, como iniciativas originales, que no aparecen en los diarios.

P: ¿Me puede contar alguna anécdota sobre fact-cheking de alguna noticia que haya vivido?

R: Un ámbito en que a menudo se difunden datos erróneos o infundados es el de la población, los recursos y el medio ambiente. En Aceprensa solíamos revisar las predicciones del Worldwatch Institute (WI) en su informe “El estado del mundo”; lo hicimos durante varios años, hasta que el informe perdió todo crédito por no acertar nunca. Por ejemplo, es curioso el caso del número de especies que se extinguen: 40.000 al año es el más citado; E.O. Wilson propone una horquilla de 27.000 a 100.000. La primera cifra es de esas que pasa de boca en boca, o de artículo en artículo, sin que nadie se pregunte de dónde sale. Sale de un libro de Norman Myers que se convirtió en canónico cuando lo recogió el informe oficial norteamericano “Global 2000”. Pero Myers nunca justificó su número, y más tarde aclaró que era una simple suposición. Ahora que hay una especie de fascinación por los números que pasan por garantía de objetividad, en Aceprensa queremos ayudar a los lectores a distinguir los que tienen fundamento de los arbitrarios.

(Visited 122 time, 1 visit today)

About Gabriel Serrano Herrería

Estudiante 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.